Pro­mo­ver el en­ten­di­mien­to

Diario El Heraldo - - Opinión - Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro Es­cri­tor

Te­ne­mos que pro­mo­ver vías de en­ten­di­mien­to. Es­to es bá­si­co. Las re­li­gio­nes, en es­te sen­ti­do, mien­tras oran y sir­ven, pue­den y de­ben ha­cer bue­nos sem­bra­dos de amor para ac­ti­var ca­mi­nos de co­mu­nión. Los go­ber­nan­tes, igual­men­te, han de amar a su pue­blo con hu­mil­dad”.

N o te­ne­mos co­ra­zón. So­mos como pie­dras so­bre el horizonte de los días. Cues­ta creer­lo, pe­ro es así, co­exis­ti­mos en oca­sio­nes sien­do el peor enemi­go de no­so­tros mis­mos. A los he­chos me re­mi­to: el 77% de los me­no­res mi­gran­tes o re­fu­gia­dos que em­pren­den la ru­ta del Me­di­te­rrá­neo cen­tral fue­ron víc­ti­mas de abu­so, ex­plo­ta­ción o su­frie­ron prác­ti­cas equi­pa­ra­bles a la tra­ta de per­so­nas, se­gún un in­for­me con­jun­to del Fon­do de la ONU para la In­fan­cia (Uni­cef) y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal para las Mi­gra­cio­nes (OIM), di­vul­ga­do re­cien­te­men­te. Ha­cer es­pa­cio para nues­tros análo­gos re­quie­re de va­lor y per­se­ve­ran­cia; pe­ro, so­bre todo, lo que no po­de­mos y no de­be­mos ha­cer es per­ma­ne­cer sin ha­cer na­da, per­mi­tien­do que las tra­ge­dias y los co­mer­cios de vi­das hu­ma­nas pa­sen des­aper­ci­bi­das. Qui­zás nues­tro pri­mer pa­so sea sen­tir el do­lor de los de­más como al­go pro­pio, para po­der cam­biar de ac­ti­tud an­te el su­fri­mien­to de la hu­ma­ni­dad. Nun­ca de­be­mos acos­tum­brar­nos a per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­tes an­te la siem­bra de mal­da­des.

Te­ne­mos que pro­mo­ver vías de en­ten­di­mien­to. Es­to es bá­si­co. Las re­li­gio­nes, en es­te sen­ti­do, mien­tras oran y sir­ven, pue­den y de­ben ha­cer bue­nos sem­bra­dos de amor para ac­ti­var ca­mi­nos de co­mu­nión. Los go­ber­nan­tes, igual­men­te, han de amar a su pue­blo con hu­mil­dad. Así, pues, ca­da ser hu­mano que asu­me res­pon­sa­bi­li­da­des ha de te­ner cla­ro lo de ser­vir al bien co­lec­ti­vo, y ha de des­po­jar­se de los in­tere­ses sec­to­ria­les. In­du­da­ble­men­te es­ta­mos lla­ma­dos a en­ten­der­nos, sin ne­gar la du­ra reali­dad que vi­vi­mos, por esa au­sen­cia de éti­ca y de sen­ti­do hu­mano, que nos he­mos de­ja­do des­va­li­jar. Es evi­den­te que te­ne­mos que pro­mo­ver más uni­dad den­tro de nues­tra so­cie­dad y, por en­de, ha­ce fal­ta im­pul­sar la pro­pia di­men­sión hu­ma­na, apro­ve­chan­do mejor la glo­ba­li­za­ción para ayu­dar­nos más unos a otros, má­xi­me en unos mo­men­tos de tan­tas de­sigual­da­des. Hoy en día, mien­tras emer­ge una ri­que­za ob­te­ni­da por unos pri­vi­le­gia­dos, no siem­pre por me­dios lí­ci­tos, es­can­da­li­za la pro­pa­ga­ción de una po­bre­za en gran­des sec­to­res so­cia­les. An­te es­te es­ce­na­rio in­jus­to he­mos de res­pon­der con una nue­va vi­sión del mun­do y de la pro­pia vi­da, coali­gan­do pos­tu­ras y es­ta­ble­cien­do cau­ces o pro­gra­mas de re­fe­ren­cia, que no solo nos pro­pi­cien el en­ten­di­mien­to en­tre se­me­jan­tes, tam­bién nos mo­ti­ven a ser más coope­ran­tes en­tre cul­tu­ras.

Hu­ma­na­men­te he­mos de es­ti­mu­lar­nos ca­da vez más a in­ter­re­la­cio­nar­nos, desde la rec­ti­tud, por­que a todos nos in­tere­sa. Avi­var, en con­se­cuen­cia, una cultura de uni­dad de la fa­mi­lia hu­ma­na, con­lle­va re­for­zar esa alian­za que todos nos me­re­ce­mos, cuan­do me­nos para ha­llar­nos y tra­zar cau­ces de com­pre­sión que al me­nos nos in­jer­te un po­co de so­sie­go en el al­ma. Ya en su tiem­po lo de­cía el fi­ló­so­fo y teó­lo­go San­to To­más de Aquino (1224-1274), “el ser de las cosas, no su ver­dad, es la cau­sa de la ver­dad en el en­ten­di­mien­to”. Sin du­da, es desde la hon­du­ra, como con­flu­ye pen­sa­mien­to y sen­ti­mien­to en un au­tén­ti­co con­te­ni­do de amor, que lle­va a un pen­sar y desear co­lec­ti­va­men­te. Jus­ta­men­te, es a par­tir de es­te ám­bi­to de en­ten­di­mien­to y de diá­lo­go como po­de­mos avan­zar en hu­ma­ni­dad. Real­men­te son mu­chas las vi­das ator­men­ta­das por la in­to­le­ran­cia las que a dia­rio so­li­ci­tan nues­tro au­xi­lio. Nun­ca es tar­de para pres­tar ayu­da, para su­pe­rar nues­tras di­fe­ren­cias, sa­bien­do que todo de­pen­de de no­so­tros, de nues­tras ac­tua­cio­nes, de nues­tra ma­ne­ra de vi­vir. Oja­lá fué­se­mos más agen­tes de paz.

Ilu­sio­nar­se por en­ten­der­se uno a sí mis­mo y en co­rre­la­ción, para po­ner­se en con­tac­to con el mun­do como reali­dad, cap­tan­do sus la­ti­dos y a la vez su mo­do de sen­tir, de­bie­ra ser ma­te­ria obli­ga­to­ria en todos los cen­tros do­cen­tes, al­go que solo pue­de al­can­zar­se desde una bue­na dis­po­si­ción para com­pren­der y, así, po­der dis­cer­nir. For­mar­nos en el dis­cer­ni­mien­to es cla­ve an­te la abun­dan­cia de ho­ri­zon­tes que se nos pre­sen­tan. Por eso, ha­ce fal­ta que nos sin­ta­mos li­bres y res­pon­sa­bles para ese cam­bio pro­fun­do en el mo­do de en­ten­der la vi­da y las re­la­cio­nes en­tre no­so­tros, los hu­ma­nos. Por otra par­te, el he­cho de que de­ter­mi­na­das le­gis­la­cio­nes de al­gu­nos Es­ta­dos no san­cio­nen ni co­rri­jan he­chos de­lic­ti­vos que con­tra­di­cen sus mis­mas cons­ti­tu­cio­nes, e in­clu­so los pro­pios de­re­chos hu­ma­nos, lo úni­co que ha­ce es agran­dar las agre­sio­nes con­tra la dig­ni­dad del ser hu­mano. Desde lue­go, esta fluc­tua­ción es un sín­to­ma preo­cu­pan­te de un gra­ve de­te­rio­ro mo­ral que he­mos de ata­jar más pron­to que tar­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.