En­cuen­tros

Las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas del mun­do desde la Seoul Sky

Diario El Heraldo - - Siempre -

Ofre­ce una ex­pe­rien­cia des­lum­bran­te a tra­vés de un re­co­rri­do de aven­tu­ra, cultura, historia y adre­na­li­na, al­go co­mún en los paí­ses de­no­mi­na­dos de pri­mer mun­do. Se im­po­ne an­te to­da la ciudad de Seúl, en Co­rea del Sur, y es­tá en el Li­bro de los Ré­cords Guin­ness por su as­cen­sor y mi­ra­dor de cris­tal. Así es la to­rre Seoul Sky o Lot­te World To­wer, que con 555 me­tros de al­tu­ra y 123 pi­sos es el quin­to ras­ca­cie­los más al­to del mun­do.

En una vi­si­ta a Co­rea, EL HERALDO reali­zó el co­rri­do por el edi­fi­cio, el cual abrió sus puer­tas en abril de es­te año.

Lo pri­me­ro es re­ser­var los bo­le­tos me­dian­te la Seoul Sky App, una apli­ca­ción que se descarga en el mó­vil. El cos­to por per­so­na es de 27 dó­la­res los adul­tos y 24 los ni­ños, lo que equi­va­le a 631 y 561 lem­pi­ras.

Al lle­gar, la vis­ta se ve obli­ga­da a di­ri­gir­se ha­cia arri­ba a fin de ob­ser­var el pi­nácu­lo del edi­fi­cio, que se ve tan al­to que pa­re­ce que ro­za­ra la in­men­si­dad del cie­lo.

En la entrada prin­ci­pal, la pa­ra­da obli­ga­to­ria es la es­ta­ción de fo­to­gra­fía, don­de todos los vi­si­tan­tes se to­man al­gu­nas grá­fi­cas que pos­te­rior­men­te se pue­den ver y com­prar.

Se­gui­da­men­te se pa­sa al área de ins­pec­ción con má­qui­nas de ra­yos X como el sis­te­ma de los ae­ro­puer­tos.

Lue­go se ba­jan gra­das has­ta el sub­sue­lo B1 en el que es­tá la re­cep­ción y sala de ex­po­si­ción de la ma­que­ta del edi­fi­cio y va­rias mues­tras mi­nia­tu­ra.

La re­cep­ción es­tá am­bien­ta­da con mu­ra­les di­gi­ta­les que pre­sen­tan la historia, la cultura y los prin­ci­pa­les pa­tri­mo­nios na­cio­na­les de una for­ma muy in­tere­san­te, con imá­ge­nes, so­ni­do y co­lo­res lla­ma­ti­vos. Así con­ti­núa has­ta todo el pa­si­llo como guías ha­cia el as­cen­sor de al­ta ve­lo­ci­dad.

El in­te­rior del as­cen­sor que trans­por­ta a los vi­si­tan­tes ha­cia el ob­ser­va­to­rio de la plan­ta 118 en solo un mi­nu­to tam­bién ofre­ce fan­tás­ti­cas es­ce­nas na­tu­ra­les de Co­rea en sus tres lados y el te­cho, todo fun­cio­na con un total de 15 pan­ta­llas.

Es por ello que el Seoul Sky ha ro­to tres ca­te­go­rías en el Li­bro de los Ré­cords Guin­ness. El mi­ra­dor ubi­ca­do en el 118 es “el mi­ra­dor con sue­lo de cris­tal más al­to del mun­do”. Ade­más su ele­va­dor tie­ne dos ré­cords; el de ser el “trans­por­te in­terno de en­la­ce más lar­go del mun­do”, y el “ele­va­dor de dos pla­ta­for­mas más rá­pi­do”, mo­vién­do­se a 10 me­tros por se­gun­do.

El com­ple­jo de es­ti­li­za­do di­se­ño con­tie­ne tien­das en las plan­tas de la 1 a la 6, ofi­ci­nas (7-60), re­si­den­cias (61-85), ho­tel de lu­jo 7 es­tre­llas (86119) y plan­tas de ac­ce­so al pú­bli­co (120-123).

Mi­ra­dor

La ma­yor atrac­ción es el mi­ra­dor a 478 me­tros de al­tu­ra, que tie­ne ca­pa­ci­dad

para 900 per­so­nas, gra­cias a su pi­so de cris­tal con solo aso­mar­se y ver ha­cia aba­jo se sien­te una descarga de adre­na­li­na, hor­mi­gueo en las pan­to­rri­llas y an­sie­dad.

Es­to su­ce­de a la ma­yo­ría de vi­si­tan­tes y no solo a per­so­nas que pa­de­cen acro­fo­bia o te­rror a las al­tu­ras. Es­to por la idea de caer al va­cío, pe­ro el vi­drio tem­pla­do tie­ne una ca­pa­ci­dad de so­por­te de una to­ne­la­da por me­tro cua­dra­do, equi­va­len­te a unas 222 per­so­nas que pe­sen 75 ki­los ca­da una, se­gún la com­pa­ñía.

Desde allí arri­ba se ob­ser­va la mag­ní­fi­ca vis­ta de la ciudad de Seúl y el río Han que la atra­vie­sa. Todo desde allí se ve tan di­mi­nu­to, in­clu­so los cien­tos de edi­fi­cios que hay en la ciudad de Seúl.

Tam­bién se mi­ran cer­ca de la to­rre otras fan­tás­ti­cas edi­fi­ca­cio­nes de Lot­te Corporation, como el par­que te­má­ti­co y el acuario.

En los días que el cie­lo es­tá des­pe­ja­do, los vi­si­tan­tes tie­nen la suer­te de vi­sua­li­zar has­ta la ciudad de In­cheon y el Mar Amarillo. Otro pun­to im­per­di­ble es el pi­so 120 don­de se en­cuen­tra la tien­da de re­cuer­dos de la to­rre. Fi­nal­men­te hay que ba­jar otra vez al sub­sue­lo para sa­lir del Seoul Sky y cru­zar al otro lado de la ca­lle, pe­ro a tra­vés de un cen­tro co­mer­cial sub­te­rrá­neo que co­nec­ta con la es­ta­ción del me­tro

Esta Rna es­cul­tu­ra es par­te de los atrac­ti­vos y los vi­si­tan­tes pue­den po­sar para una Oo­to­graOía.

En las pri­me­ras seis plan­tas se ubi­can ex­clu­si­vas tien­das con fi­nas y ar­mo­ni­za­das de­co­ra­cio­nes. En el pi­so 118 es­tá el mi­ra­dor. Desde allí la ciudad pa­re­ce una ma­que­ta de edi­fi­cios mi­nia­tu­ras.

La zo­na de ac­ce­so es­tá de­co­ra­da con Po­ro­ro, el pe­que­ño pin­güino, que es un fa­mo­so di­bu­jo ani­ma­do de Co­rea. La to­rre es pro­pie­dad de Lot­te Corporation, un con­glo­me­ra­do for­ma­do por más de 60 em­pre­sas.

Así es como se mi­ra la to­rre desde la ca­lle y la entrada prin­ci­pal.

El pa­si­llo que lle­va has­ta el as­cen­sor es­tá am­bien­ta­do con mu­ra­les di­gi­ta­les.

En una sala se ex­po­nen los tres Ré­cords Mun­dia­les Guin­ness ob­te­ni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.