Car­mi­lla Wy­ler

Gran­des Crí­me­nes: Una con­di­ción especial

Diario El Heraldo - - Siempre -

SE­RIE 2/2 Es­te re­la­to na­rra un ca­so real. Se han cam­bia­do los nom­bres y se omi­ten al­gu­nos de­ta­lles.

ABe­to lo ma­ta­ron por la es­pal­da una ma­ña­na en que iba para su tra­ba­jo. Era guar­daes­pal­das, ha­bía si­do miem­bro de las Fuer­zas Es­pe­cia­les de las Fuer­zas Ar­ma­das y es­ta­ba en­tre­na­do para re­pe­ler cual­quier ata­que y para so­bre­vi­vir en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Pe­ro lo ma­ta­ron a cu­chi­lla­das. Para los de­tec­ti­ves de ho­mi­ci­dios solo la sor­pre­sa pu­do ayu­dar­les a los ase­si­nos, por­que es­ta­ban se­gu­ros de que eran al me­nos dos los cri­mi­na­les, ya que aquel hom­bre “era una fie­ra”. Es cier­to que te­nía mu­chos enemi­gos, que era un ma­ri­do vio­len­to y que no le te­nía mie­do a na­da, pe­ro aho­ra es­ta­ba muer­to y su muerte era un mis­te­rio. ¿Quién o quié­nes pu­die­ron ma­tar a Rem­ber­to? Y, ¿por qué?

Nina

La mu­jer re­gre­só a su ca­sa y se de­jó caer en la ca­ma; es­ta­ba can­sa­da y el do­lor no le ca­bía en el pe­cho. Por eso ya no qui­so ha­blar más con los de­tec­ti­ves. Ya les ha­bía di­cho todo.

“No sé por qué lo ma­ta­ron –re­pi­tió–. Be­to te­nía mu­chas ene­mis­ta­des, aun­que yo no le co­no­cí nin­gu­na, solo es que él me de­cía que te­nía enemi­gos, y a lo mejor por allí le vino el fra­ca­so”.

“¿Te­nía enemi­gos aquí en la co­lo­nia? –pre­gun­tó un de­tec­ti­ve.

“Que yo ha­ya sa­bi­do, no. Era bien ca­lla­do, no se me­tía con na­die y pa­sa­ba de la ca­sa al tra­ba­jo…” “¿Se pe­leó con al­gún ve­cino?” “Nun­ca”. “¿Lo vi­si­ta­ba al­guien sos­pe­cho­so?” “No lo vi­si­ta­ba na­die”. “¿Có­mo era con us­ted?” Nina sus­pi­ró, se lim­pió la hu­me­dad que te­nía ba­jo los pár­pa­dos, y res­pon­dió:

“Es que como era muy ce­lo­so, a ve­ces me in­sul­ta­ba”. “¿Le pe­ga­ba?” “Sí, a ve­ces, pe­ro era por mi bien, para que yo no fue­ra a da­ñar el ma­tri­mo­nio por­que ya sa­be us­ted como es uno de mu­jer que a ve­ces quie­re ha­cer su ley… y el hom­bre es el hom­bre”.

“En­ton­ces, ¿no sa­be o no tie­ne idea de quien pu­do ha­ber­lo ma­ta­do?” “No”. Eso fue todo. Na­da más iba a sa­car de aque­lla mu­jer su­frien­te.

Cuan­do los de­tec­ti­ves sa­lie­ron de la ca­sa, el ca­so se es­tan­có y ca­yó en los ar­chi­vos de la Di­rec­ción Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DNIC).

Po­lo

Es­ta­ba a pun­to de cum­plir die­ci­séis años, no era muy al­to, del­ga­do, de piel blanca, se­rio y tra­ba­ja­dor. Ya era al­ba­ñil, des­pués de dos años de tra­ba­jar como ayu­dan­te de uno de sus más gran­des ami­gos, “El Pe­li­llo”, pe­ro una ma­ña­na lo en­con­tra­ron muer­to en una ca­lle so­li­ta­ria de su co­lo­nia, cer­ca de la Ar­nul­fo Can­ta­re­ro Ló­pez. “El Pe­li­llo” di­jo que lo vio por úl­ti­ma vez en la tar­de, cuan­do sa­lie­ron del pro­yec­to en el que es­ta­ban tra­ba­jan­do, y que él se fue para la ca­sa y Po­lo se fue a la Des­pen­sa a com­prar “una pro­vi­sión”. “No sé por qué lo ma­ta­ron” –di­jo, al fi­nal. Los de­tec­ti­ves to­ma­ban no­tas y en­tre­vis­ta­ban a cuan­to cu­rio­so qui­sie­ra ha­blar con ellos.

“‘El Pe­li­llo’ y Po­lo eran bue­nos ami­gos. Si al­guien sa­be si el cha­va­lo te­nía enemi­gos, ese es ‘El Pe­li­llo’”.

Pe­ro ‘El Pe­li­llo’ ya ha­bía di­cho todo lo que sa­bía. “¿Desde cuán­do son ami­gos?” “Desde chi­qui­tos”. Pe­ro por más que pre­gun­ta­ran y re­pre­gun­ta­ran, no sa­ca­ron na­da cla­ro. Pe­ro al­go raro les iba a lle­gar por sor­pre­sa.

Lla­ma­da

Era del mé­di­co fo­ren­se.

“¿Po­dés ve­nir?” –le pre­gun­tó al de­tec­ti­ve a car­go del ca­so. “¿Qué hay?” “Al­go in­tere­san­te –res­pon­dió el doctor–, si es que mis ojos no me en­ga­ñan”.

Cuan­do el de­tec­ti­ve lle­gó, el fo­ren­se le en­se­ñó va­rias fo­to­gra­fías. Eran de las he­ri­das que Po­lo te­nía en la es­pal­da.

“¿Te re­cuer­da al­go es­to?” –pre­gun­tó el mé­di­co. “No”. “¿Te acor­dás del ex­po­licía que ma­ta­ron a cu­chi­lla­das en aque­llas gra­das…?” “¡Ya!” –gri­tó el agen­te. “A mí se me ha­cen pa­re­ci­das las he­ri­das, al me­nos va­rias de ellas…”

Di­jo es­to y le mos­tró otras fo­tos que guar­da­ba en un vie­jo fól­der.

“Y creo que es­tas fue­ron he­chas con uno de los cu­chi­llos con que ma­ta­ron al po­li­cía”. “¿Por qué di­ce?” “¿Ves es­te cor­te? Se pa­re­ce a es­te. Es más, es­toy se­gu­ro de que es igual”.

Las he­ri­das es­ta­ban au­men­ta­das mu­chas ve­ces en las fo­to­gra­fías y va­rias te­nían una ca­rac­te­rís­ti­ca especial: ha­bían cor­ta­do la piel de­jan­do una de­pre­sión cón­ca­va en la par­te de­re­cha.

“Es como si el cu­chi­llo hu­bie­ra es­ta­do ame­lla­do –di­jo el de­tec­ti­ve–, y tie­ne le­van­ta­da esa par­te del fi­lo”.

“A pe­sar de que lo afi­la­ron bien, no le pu­die­ron qui­tar ese de­fec­to”. “Y las dos he­ri­das se pa­re­cen”. “Lo que quie­re de­cir que a los dos los ma­ta­ron con el mis­mo cu­chi­llo”.

El de­tec­ti­ve se que­dó pen­sa­ti­vo por un mo­men­to.

“¿De dón­de tra­je­ron es­te ca­dá­ver?” –pre­gun­tó el fo­ren­se.

El de­tec­ti­ve dio el nom­bre de una co­lo­nia, y agre­gó: “Cer­ca de la Ar­nul­fo Can­ta­re­ro Ló­pez…” “En esa mis­ma co­lo­nia ma­ta­ron al ex­po­licía”.

El de­tec­ti­ve mi­ró al mé­di­co por un mo­men­to.

“En­ton­ces –di­jo–, po­dría­mos de­cir que el cu­chi­llo que ma­tó al po­li­cía y al al­ba­ñil es el mis­mo”.

“Y tam­bién se pue­de su­po­ner que el ase­sino tam­bién es el mis­mo”.

Co­lo­nia

Los de­tec­ti­ves fue­ron a la co­lo­nia de Po­lo, subie­ron las gra­das, lle­ga­ron a la ca­lle so­li­ta­ria don­de ma­ta­ron al mu­cha­cho, y re­gre­sa­ron. “No sa­bía qué era lo que es­tá­ba­mos bus­can­do –di­ce el agen­te–, pe­ro al­go me de­cía que po­día­mos en­con­trar una pis­ta en aquel lu­gar. Aho­ra sa­bía­mos que el cu­chi­llo ase­sino era el mis­mo y yo que­ría es­tar se­gu­ro de que el due­ño ha­bía ma­ta­do a los dos”. Pe­ro, ¿dón­de en­con­trar­lo?

Ve­la

La ca­sa don­de ve­la­ron el cuer­po de Po­lo era sen­ci­lla, de la­dri­llo sin re­pe­llar, te­cho ba­jo de zinc y pi­so rojo. El pa­tio era am­plio y allí es­ta­ban sen­ta­dos mu­chos de los ami­gos del mu­cha­cho. La abue­la, una an­cia­na de lar­go pe­lo gris, llo­ra­ba en una si­lla. Po­lo no te­nía pa­dres.

“So­mos de la Po­li­cía –se­ño­ra–, le di­jo el de­tec­ti­ve, acer­cán­do­se a ella–, y es­ta­mos aquí por­que que­re­mos en­con­trar al que ma­tó a su nieto”. Ella no di­jo na­da. “Era tan bueno” –mu­si­tó, po­co des­pués. “Que­re­mos ha­cer al­gu­nas pre­gun­tas,

No sé por qué lo ma­ta­ron –re­pi­tió–. Be­to te­nía mu­chas ene­mis­ta­des, aun­que yo no le co­no­cí nin­gu­na, solo es que él me de­cía que te­nía enemi­gos, y a lo mejor por allí le vino el fra­ca­so”.

En­ton­ces –di­jo–, po­dría­mos de­cir que el cu­chi­llo que ma­tó al po­li­cía y al al­ba­ñil es el mis­mo. Y tam­bién se pue­de su­po­ner que el ase­sino tam­bién es el mis­mo”.

se­ño­ra”.

“Há­gan­las, mi­jo, há­gan­las… Pe­ro por mí no se preo­cu­pen. Yo ya soy vie­ja y todo se lo de­jo a Dios”.

“El Pe­li­llo” es­ta­ba en una es­qui­na, a su lado, una mu­jer her­mo­sa, ves­ti­da de ne­gro, con el pe­lo cor­to y ojos hu­me­de­ci­dos por las lá­gri­mas. Cer­ca de ella es­ta­ban otras mu­je­res y más allá, un gru­po de ado­les­cen­tes.

“¿Re­cor­dás a esa mu­jer?” –di­jo de pron­to uno de los agen­tes, di­ri­gién­do­se al de­tec­ti­ve a car­go del ca­so, al tiem­po que se­ña­la­ba con la mi­ra­da a la mu­jer que es­ta­ba con “El Pe­li­llo”.

“Es la es­po­sa del po­li­cía” –ex­cla­mó el de­tec­ti­ve. Se acer­ca­ron a ella. “¿Nina? –le di­jo el agen­te–. ¿Se acuer­da de no­so­tros?” La mu­jer le­van­tó los ojos. “Sí –di­jo–, us­te­des son los po­li­cías que nun­ca su­pie­ron quién ma­tó a mi ma­ri­do”.

En ese mo­men­to “El Pe­li­llo” se pu­so de pie y ella lo mi­ró. Iba a de­cir­le al­go, pe­ro el mu­cha­cho se per­dió en­tre la gen­te.

“Veo que se ca­só de nue­vo” –le di­jo el de­tec­ti­ve, de pron­to. Nina se le­van­tó de la si­lla. “Ten­go de­re­cho” –di­jo. “Pe­ro ese mu­cha­cho es me­nor que us­ted como vein­te años…” “Y a us­ted ¿qué le im­por­ta?” Nina cru­zó la sala, sa­lió al pa­tio y se acer­có a “El Pe­li­llo”. Es­te la mi­ró con fu­ria y le di­jo al­gu­nas cosas que los de­tec­ti­ves no en­ten­die­ron. Lue­go vie­ron que “El Pe­li­llo” los mi­ra­ba.

“Es ce­lo­so el mu­cha­cho” –di­jo uno de los agen­tes.

“Pa­re­ce que a esa mu­jer le gus­ta que la mar­ti­ri­cen”.

“Qué ca­sua­li­dad, ¿ver­dad? Al ma­ri­do se lo ma­tan cer­ca de aquí, en unas gra­das, y con el mis­mo cu­chi­llo que ma­ta­ron a ese hom­bre ma­tan a Po­lo, gran ami­go del nue­vo ma­ri­do de Nina… ¿Cuán­tas coin­ci­den­cias más va­mos a en­con­trar en es­te ca­so?”

En aquel mo­men­to, Nina, con ros­tro en­co­le­ri­za­do, se vol­vió a los de­tec­ti­ves, pe­ro solo por un mo­men­to, lue­go ba­jó la ca­be­za y si­guió es­cu­chan­do en si­len­cio lo que le de­cía “El Pe­li­llo”, que ya no pa­re­cía tan fu­rio­so.

“Es­te le sa­lió tan bravo como el otro” –co­men­tó un agen­te.

“El otro la gol­pea­ba como si fue­ra bo­xea­dor” “A ella le gus­ta”. “Ese no es el pro­ble­ma… ¿Por qué es­tá esta mu­jer con un hom­bre más jo­ven que ella… No es que es­té mal la se­ño­ra, pe­ro de allí a te­ner una re­la­ción con un mu­cha­cho…” “Y no se preo­cu­pa por ocul­tar­la”. Los de­tec­ti­ves se acer­ca­ron a Nina. “Que­re­mos ha­blar con us­ted” –le di­jo uno de ellos.

“Ella no tie­ne na­da que ha­blar con us­te­des –di­jo ‘El Pe­li­llo’–; lo que les iba a de­cir del ma­ri­do muer­to ya se los di­jo”. “Que­re­mos ha­blar de la muerte de Po­lo”. Nina mi­ró a los de­tec­ti­ves y des­pués vio al mu­cha­cho que la te­nía aga­rra­da de un bra­zo.

“Na­da sa­be ella de eso. El ami­go de Po­lo era yo”.

“Se­ño­ra –agre­gó el de­tec­ti­ve, sin ha­cer ca­so de las palabras de ‘El Pe­li­llo’ y sin preo­cu­par­se de que al­re­de­dor de ellos se es­tu­vie­ran reunien­do los cu­rio­sos–; se­ño­ra, te­ne­mos que ha­blar…” Nina no di­jo na­da. “El Pe­li­llo” le apre­tó el bra­zo. “A su es­po­so lo ma­ta­ron de la mis­ma for­ma que ma­ta­ron a Po­lo –di­jo el de­tec­ti­ve–, acu­chi­llán­do­lo por la es­pal­da, y lo ma­ta­ron con el mis­mo cu­chi­llo”. La mu­jer dio un gri­to. “El Pe­li­llo” sol­tó el bra­zo. “No sa­be­mos na­da de eso” –di­jo. “Cui­dás mu­cho a tu mu­jer, ¿ver­dad?” –le pre­gun­tó el de­tec­ti­ve. “Es mi mu­jer” –res­pon­dió él. “Y, ¿la ce­lás mu­cho?” “¿Por qué no? Es mía”. “Ya”. El de­tec­ti­ve sa­có las es­po­sas de ace­ro de la fun­da que lle­va­ba en la cin­tu­ra, las abrió y le di­jo: “Vas a ve­nir con no­so­tros”. “El Pe­li­llo” dio un sal­to ha­cia atrás. “¿Por qué? Yo no he he­cho na­da”. “Que­re­mos ha­blar con vos”. “No se lo van a lle­var” –di­jo Nina, cu­brién­do­lo con su cuer­po. “El Pe­li­llo” ha­bía re­tro­ce­di­do. Un agen­te sa­có un ar­ma. “El Pe­li­llo” se de­tu­vo. “Le­van­tá las ma­nos –le di­jo, y agre­gó, di­ri­gién­do­se a otro de los de­tec­ti­ves–: re­gis­tra­lo”. De la cin­tu­ra de “El Pe­li­llo” sa­lió un cu­chi­llo lar­go, de ca­cha de ma­de­ra vie­ja y ho­ja an­cha que se an­gos­ta­ba en la pun­ta. Es­ta­ba en­vuel­to en una fun­da de cue­ro y car­tón. “¿Y es­to?” –le pre­gun­tó el de­tec­ti­ve. “Es mío –con­tes­tó él–, para de­fen­der­me”. El de­tec­ti­ve mi­ró de cer­ca el cu­chi­llo. Es­ta­ba ame­lla­do ca­si en el cen­tro. Una li­ge­ra cur­va le de­for­ma­ba el fi­lo. “Con es­te cu­chi­llo ma­ta­ron al es­po­so de Nina” –mur­mu­ró el de­tec­ti­ve–, y a Po­lo”. “El Pe­li­llo” ya es­ta­ba es­po­sa­do. Los de­tec­ti­ves ca­mi­na­ban ha­cia la salida en me­dio de un mar de mur­mu­llos. “Esa mu­jer es la cul­pa­ble” –di­jo una se­ño­ra gor­da, sin dien­tes, que es­ta­ba cer­ca de la puer­ta de salida. “¿Por qué di­ce eso, se­ño­ra?” –le pre­gun­tó un de­tec­ti­ve. “Yo no he di­cho na­da” –gri­tó la mu­jer. “Sí que lo di­jo, se­ño­ra, y ya que no quie­re ha­blar, va a te­ner que acom­pa­ñar­nos”. A es­tas al­tu­ras, el ve­lo­rio era un caos.

Cri­men

“Ma­tas­te a Po­lo por­que es­ta­bas enamo­ra­do de Nina, y Nina se acos­ta­ba con los dos, pe­ro vos la que­rías para vos solo. ¿Ver­dad que así son las cosas?” “El Pe­li­llo” no di­jo na­da. “Ya cap­tu­ra­mos a Nina y di­ce que vos y Po­lo ma­ta­ron a su es­po­so. “¡Esa mal­di­ta pe­rra! –gri­tó ‘El Pe­li­llo’–. Por esa ba­su­ra me me­tí en es­te lío…” “A ver, con­ta­nos”. “Ella era mu­jer de Be­to y vi­vía con Po­lo por­que le gus­ta­ban los chi­güi­nes… Po­lo es­ta­ba ce­lo­so y que­ría ma­tar al ma­ri­do, pe­ro le te­nía mie­do… Yo le di­je que le ayu­da­ba con la con­di­ción de que me de­ja­ra acos­tar­me con ella, y ella acep­tó…, aun­que a Po­lo no le gus­tó mu­cho la idea al prin­ci­pio”. “Y, des­pués, vos que­rías a la mu­jer para vos solo…, por eso ma­tas­te a Po­lo”. “El Pe­li­llo” no di­jo na­da. “Y us­te­des dos ma­ta­ron al ma­ri­do de Nina” –agre­gó el de­tec­ti­ve.

“Se­ño­res –di­jo, de pron­to, un hom­bre que en­tra­ba de lleno a la ofi­ci­na–, soy el abo­ga­do de­fen­sor del mu­cha­cho y desde es­te mo­men­to no va a ha­blar con us­te­des si no es­toy yo pre­sen­te”.

El ca­so ter­mi­nó allí. Aun­que no se pu­do com­pro­bar la com­pli­ci­dad de la mu­jer en el cri­men, “El Pe­li­llo” fue con­de­na­do por los dos ase­si­na­tos. Nina se fue de la co­lo­nia y, se­gu­ra­men­te, se vol­vió a enamo­rar.

“El Pe­li­llo” llo­ra su estupidez. Lle­va en la cár­cel va­rios años. Sal­drá en li­ber­tad ca­si de cin­cuen­ta, con su vi­da des­per­di­cia­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.