Per­fi­les

La pe­lí­cu­la “Morazán” re­vi­ve el es­pí­ri­tu unio­nis­ta

Diario El Heraldo - - Siempre -

La ex­pec­ta­ti­va era enor­me. En la sala de cine se per­ci­bía un am­bien­te de ner­vio­sis­mo, pe­ro tam­bién una do­sis ex­tre­ma de emo­ción.

Ape­nas ha­bían trans­cu­rri­do unos mi­nu­tos y lo que todo hon­du­re­ño bien na­ci­do es­tu­dió en la pri­ma­ria so­bre el pró­cer de la unión cen­troa­me­ri­ca­na apa­re­cía fren­te a los ojos ex­pec­tan­tes de más de 300 ci­né­fi­los que se pre­pa­ra­ron du­ran­te se­ma­nas para ver por fin la pe­lí­cu­la “Morazán” en la gran pantalla.

Las úl­ti­mas 48 ho­ras del hé­roe, na­ci­do en Hon­du­ras, ase­si­na­do en Cos­ta Rica y se­pul­ta­do en El Sal­va­dor, las re­su­mie­ron His­pano Du­rón y Da­go­ber­to Mar­tí­nez, en un guión de dos ho­ras que man­tu­vo a todos pe­ga­dos a sus asien­tos.

Los pri­me­ros diá­lo­gos de Fran­cis­co Morazán, in­ter­pre­ta­do por el ac­tor co­lom­biano Or­lan­do Valenzuela, de­jan cla­ro desde un ini­cio que la cin­ta con­ta­rá la historia del pró­cer, pe­ro se per­mi­ti­rá un po­co de fic­ción.

Valenzuela lo­gra su co­me­ti­do y se me­te en la piel del per­so­na­je, aun­que a ra­tos se le sa­le el acen­to co­lom­biano.

Pe­ro en ca­da es­ce­na con su hi­jo “Chi­co” Morazán, con Jo­sé Mi­guel Sa­ra­via, Vi­cen­te Vi­lla­se­ñor o con el general Jo­sé Tri­ni­dad Cabañas, aflo­ra esa ima­gen de ca­ba­lle­ro que nos cuen­tan los li­bros y sa­le a la luz un per­so­na­je que el mo­ra­za­nis­ta Mi­guel Cá­lix de­fi­ne como “el al­ma de la historia de Centroamérica”.

La historia

La pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por His­pano Du­rón de la mano de Fun­daupn Films y que es se­lec­ción ofi­cial del Fes­ti­val de Cine íca­ro, de­ve­la al hom­bre au­to­di­dac­ta a quien nin­gu­na es­cue­la mi­li­tar ins­tru­yó en el ar­te de la gue­rra, al ne­go­cia­dor, al idea­lis­ta que se ade­lan­tó a su tiem­po.

El guión se cen­tra en el mo­men­to his­tó­ri­co en el que Morazán can­sa­do, ham­brien­to y con sus tro­pas mi­na­das, mar­cha a He­re­dia en bus­ca de ayu­da para con­ti­nuar su lucha con­tra los con­ser­va­do­res que lo des­co­no­cen como je­fe de Es­ta­do de Centroamérica y le pi­den su ren­di­ción para lue­go juz­gar­lo y ase­si­nar­lo.

Ba­jo el le­ma de “Dios, unión, li­ber­tad” Morazán guió a sus hom­bres en 22 ba­ta­llas, todas ga­na­das; has­ta que fi­nal­men­te, trai­cio­na­do por sus ami­gos, fue aprehen­di­do en Cos­ta Rica y tras ser vio­len­ta­dos sus de­re­chos, fue fu­si­la­do el 15 de sep­tiem­bre de 1842, 21 años des­pués de la in­de­pen­den­cia.

Es­te he­cho y el mo­men­to pre­vio en que tra­ta de dic­tar­le a su hi­jo “Chi­co” Morazán su tes­ta­men­to, que es un le­ga­do para los pue­blos cen­troa­me­ri­ca­nos, mar­can sin du­da la par­te cum­bre de la pe­lí­cu­la.

Am­bas es­ce­nas re­vi­ven el fer­vor pa­trio, con­mue­ven has­ta las lá­gri­mas y po­nen en pers­pec­ti­va la gran­de­za de un hom­bre cu­yas ideas so­bre­vi­ven, a un már­tir, a un sím­bo­lo que ofren­dó su vi­da por la uni­dad de los pue­blos de Centroamérica.

Es­ce­nas y per­so­na­jes

La historia lo­gra su co­me­ti­do, edu­ca, re­me­mo­ra y es sin du­da una pie­za in­va­lua­ble para des­per­tar el amor a la pa­tria, que pa­re­ce per­di­do en el tra­jín del dia­rio vi­vir.

Aun­que du­ra dos ho­ras, no abu­rre, tie­ne es­ce­nas me­mo­ra­bles como el mo­men­to en el que el sa­cer­do­te lo­gra la con­fe­sión de Morazán y Vi­lla­se­ñor, la reunión de los adi­ne­ra­dos de la épo­ca de Cos­ta Rica que se unen para sa­car a Morazán del go­bierno de Centroamérica, la des­pe­di­da del pa­la­dín de su hi­jo “Chi­co” y el en­car­go de su fa­mi­lia a su ami­go. Has­ta el fu­si­la­mien­to, que de­ja en­tre­ver la gran­de­za y la va­len­tía de un hom­bre, que tras re­ci­bir en el pe­cho la primera rá­fa­ga es ca­paz de le­van­tar su ca­be­za y gri­tar: “Aún es­toy vi­vo”.

Y de los per­so­na­jes, bueno, Or­lan­do Valenzuela lo lo­gra, se me­te en la piel del hé­roe de una for­ma im­pre­sio­nan­te. Eduar­do Bähr tam­bién cum­plió, su pe­que­ño pe­ro inol­vi­da­ble pa­pel del sa­cer­do­te que ob­tie­ne la con­fe­sión de Morazán es sin du­da una pie­za cla­ve. Y

qué de­cir de Ti­to Es­tra­da, que in­ter­pre­ta al te­mi­do general Pin­to Suárez, acé­rri­mo enemi­go de Morazán, quien se con­vier­te en uno de los per­so­na­jes mejor lo­gra­dos de la pe­lí­cu­la. Has­ta Me­lis­sa Mer­lo, en su pa­pel de Jo­se­fa Las­ti­ri, que con un par de diá­lo­gos lo­gra con- ven­cer al es­pec­ta­dor. Hay un gran tra­ba­jo de pro­duc­ción, ¡bien por Ana Mar­tins!.

La fo­to­gra­fía es ex­ce­len­te, Cé­sar Her­nán­dez hi­zo lo su­yo. Y qué de­cir de los es­ce­na­rios de Cedros, La­ma­ní y Co­ma­ya­gua, que trans­por­tan al es­pec­ta­dor al si­glo XIX. Aun­que que­da­ron en deu­da con las ba­ta­llas, qui­zá un ma­yor nú­me­ro de ex­tras hu­bie­se he­cho la diferencia.

Por lo de­más, el lar­go­me­tra­je de His­pano Du­rón, que cie­rra con las no­tas del Himno a Morazán de Froy­lán Tur­cios y Fran­cis­co R. Díaz Ze­la­ya, es ya un re­fe­ren­te del cine na­cio­nal y rein­vin­di­ca a su di­rec­tor en un mo­men­to his­tó­ri­co del sép­ti­mo ar­te en el país. Es un ho­me­na­je al pró­cer cu­yo amor a Centroamérica mu­rió con él aquel fa­tí­di­co 15 de sep­tiem­bre de 1842

El ac­tor co­lom­biano Or­lan­do Valenzuela en el pós­ter de la cin­ta.

Una es­ce­na de la pe­lí­cu­la “Morazán” que re­vi­ve las úl­ti­mas 48 ho­ras de vi­da del pa­la­dín cen­troa­me­ri­cano. Me­lis­sa Mer­lo en el pa­pel de Jo­se­fa Las­ti­ri, la es­po­sa de Morazán. Los es­ce­na­rios de la pe­lí­cu­la trans­por­tan al es­pec­ta­dor al si­glo XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.