Po­lí­ti­ca

Oc­ta­vio Car­va­jal: ¡Sú­per... ma­mo­nes!

Diario El Heraldo - - Siempre -

Sin du­da que re­tra­tar a ca­da uno (a) de los sú­per ma­mo­nes de la po­lí­ti­ca ver­ná­cu­la, de aque­llos (as) in­can­sa­bles de sor­ber la te­ta bu­ro­crá­ti­ca no es ta­rea fá­cil. En nues­tra se­gun­da en­tre­ga, dejaremos en­tre­ver quié­nes son los sú­per ma­mo­nes que tam­bién tie­nen su ane­xo, desde hi­jos, aman­tes has­ta pe­rio­dis­tas que he­re­dan la co­di­cia­da ubre es­ta­tal.

Ló­gi­co que Hon­du­ras no es el úni­co país en el mun­do don­de im­pe­ra el des­ca­ro. Los po­lí­ti­cos en su ma­yo­ría siem­pre nos ha­blan de cam­bios, pe­ro con las mis­mas ca­ras. El úni­co cam­bio que po­de­mos apre­ciar son sus arru­gas que cuel­gan de in­con­ta­bles ma­ro­mas. Han he­cho de la ne­ce­si­dad po­pu­lar su sin­gu­lar per­ver­sión. Ma­mar­se el Es­ta­do.

En nues­tro ar­tícu­lo del pa­sa­do domingo pin­ta­mos cier­tos ma­mo­nes po­lí­ti­cos ar­cai­cos. Los que no de­jan de ma­mar y los que mue­ren vol­ver a ma­mar así es­tén ca­nos. Cua­dros de ran­cias (os) y tam­bién de jó­ve­nes creí­dos de “op­ción” pe­ro no son más que vi­ca­rios. Fi­gu­ran hi­jos (as), pri­mos (as), es­po­sas (os), aman­tes, cu­ña­dos (as) yer­nos, nue­ras. Fi­la de ma­mo­nes.

Ma­man

Las an­sias no de­ben lle­var a las ma­sas a llo­rar y pe­car con­ti­nua­men­te. Los ma­mo­nes (as) tam­bién cam­bian de par­ti­do po­lí­ti­co para se­guir o re­tor­nar a la te­ta pú­bli­ca. Así bus­can co­lo­rear o huir de sus ro­bos. Todos sa­be­mos quié­nes son. Em­pe­ro, nos de­ja­mos lle­var por co­plas, por aren­gas ba­ra­tas de ca­da uno de los ma­mo­nes que brin­ca o ca­lla se­gún los tiem­pos.

Tam­bién hay da­mas que les en­can­ta ma­mar. Hablando y llo­ran­do por la ni­ñez eje­cu­tan gran­des ro­bos en la salud pú­bli­ca. Son pe­li­gro­sos hu­ra­ca­nes en todos los en­tes es­ta­ta­les. Su “amor” por los in­fan­tes es una far­sa. Les he­chi­za la ma­ma ofi­cial. Sus ma­ri­dos son sus es­cu­dos. Ló­gi­ca­men­te ma­man los dos con to­da y ra­lea. Es una ma­ma­da com­ple­ta.

Pe­ro los ma­mo­nes tie­nen sus cóm­pli­ces. Buen gru­po de po­de­ro­sos pe­rio­dis­tas ca­lla las sor­bi­das por­que for­ma par­te del far­do. Ca­da cua­tro años, va­rios co­mu­ni­ca­do­res se vi­go­ri­zan. Se­gún el pico así es la te­ta. No se sa­cian con un pe­zón. Al fi­nal todos son ma­mo­nes. Por eso ca­da ma­món po­see su­plen­te. Un hi­jo les es tan útil como una que­ri­da.

Tra­go­nes

Hay dos ma­mo­nes ocu­pan­do el pri­mer lu­gar. No les bas­tó ser pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Que­da­ron con ham­bre y lo­gra­ron otra se­gun­da chi­che en el Con­gre­so Na­cio­nal. A uno de ellos “do­lo­ro­sa­men­te” lo per­di­mos. Aho­ra “vi­ve” en el im­pe­rio. Qué re­li­quia de ma­món se nos fue. Por suer­te, ca­si to­da su pro­le, in­clu­yen­do her­ma­nas, fru­tos, nue­ras y yer­nos chu­pa del Es­ta­do.

En cam­bio, el otro, sí go­za li­bre­men­te la te­ti­lla. Se le se­ña­ló igual que a otros de la­drón pe­ro es­tá “le­gis­lan­do” a dos ubres. Esta vez no le apos­ta­rá al si­llón en el Con­gre­so pe­ro me­tió al her­mano que por ma­món se que­dó sin ta­bi­que. Su ra­za vie­ne lac­tan­do de los go­bier­nos desde los años se­ten­ta. Can­tan­tes de nar­co­co­rri­dos y be­llas da­mas tam­bién com­par­tie­ron la te­ti­lla gu­ber­na­ti­va todo en nom­bre de los po­bres que nun­ca ma­ma­ron.

Un ter­cer ma­mo­ní­si­mo tie­ne buen dien­te. Cla­vó pico en la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia (CSJ), lue­go en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Hon­du­ras (UNAH) y aho­ra va por la ma­ma vi­ta­li­cia. Si no se mue­re lo­gra­rá su cuar­to pe­rio­do al hi­lo en el he­mi­ci­clo. ¡Qué ma­món tan mag­ni­fi­co! Sus hi­jas tam­bién ma­man de la bu­ro­cra­cia. ¡Pa­dre e hi­jas, ma­mo­nas!

Cam­peón

El cuar­to sú­per ma­món es un te­rra­te­nien­te. Su apo­sen­to es un pa­raí­so a pu­ra ma­ma­da le­gis­la­ti­va. Tie­ne una ba­rri­ga in­me­di­ble. Es, has­ta aho­ra, el mo­de­lo de las cin­tu­ras de hue­vo. Es­te ma­món ne­ce­si­ta de un si­llón co­lo­nial. En el par­la­men­to ca­tra­cho re­sal­ta como uno de los más re­gor­de­tes. No co­me, se har­ta, y cuan­do ha­bla de­be­mos lle­var pa­ra­bri­sas.

El quin­to gran sú­per ma­món se ma­mó el país re­cien­te­men­te. Con­si­de­ra­do en las gran­des li­gas del nar­co­trá­fi­co como el pa­triar­ca. Su for­tu­na es tan in­men­sa que da­ría de ma­mar a cua­tro mi­llo­nes de hon­du­re­ños du­ran­te ocho años. Em­pe­ro, como es tra­gón, pre­fie­re no com­par­tir la bi­co­ca, Ma­món del era­rio y ma­món del ba­jo mun­do. ¡In­ven­ci­ble ma­món!

Es sin du­da el cam­peón de los ma­mo­nes. Con sus enor­mes col­mi­llos pin­chó todas las te­tas del Es­ta­do. Has­ta las mu­je­res se hin­can para que na­die se que­de sin ma­mar. ¡Ma­món y exi­gen­te!

FO­TO: EL HERALDO

“Las an­sias no de­ben lle­var a las ma­sas a llo­rar y pe­car con­ti­nua­men­te”. MA­MO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.