La im­por­tan­cia de la ac­tua­ción pro­fe­sio­nal en el cine hon­du­re­ño

Diario El Heraldo - - Siempre -

l se­guir ex­plo­ran­do el mo­vi­mien­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co en nues­tro país, es muy im­por­tan­te in­ci­dir en la pro­fe­sio­na­li­za­ción aca­dé­mi­ca y téc­ni­ca de los crea­do­res.

Es de re­sal­tar que mu­chos de los me­jo­res pro­fe­sio­na­les ac­ti­vos en nues­tra es­ce­na fíl­mi­ca ac­tual son o au­to­di­dac­tas apa­sio­na­dos del cine o gra­dua­dos de ca­rre­ras afi­nes como Ar­tes Vi­sua­les, Co­mu­ni­ca­ción o Pu­bli­ci­dad; no obs­tan­te, es ne­ce­sa­rio ma­ni­fes­tar al mis­mo tiem­po que a día de hoy con­ta­mos con pro­fe­sio­na­les gra­dua­dos y es­pe­cia­lis­tas en di­ver­sas dis­ci­pli­nas den­tro del cam­po au­dio­vi­sual que han es­pe­cia­li­za­do su for­ma­ción aca­dé­mi­ca o téc­ni­ca en la­ti­tu­des ex­tran­je­ras.

A fal­ta to­da­vía de una es­cue­la de cine for­mal en nues­tro te­rri­to­rio, co­exis­ten nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas en ci­ne­ma­to­gra­fía en el sec­tor no for­mal, como ta­lle­res, di­plo­ma­dos, la­bo­ra­to­rios y cla­ses par­ti­cu­la­res, don­de po­de­mos sub­ra­yar que con­ta­mos con una ins­ti­tu­ción de­di­ca­da a la ex­pe­ri­men­ta­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción en ani­ma­ción como Le­vel 7 Stu­dios y que la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de In­ge­nie­ría es­tá por es­ta­ble­cer la primera li­cen­cia­tu­ra en Cine y TV.

Es de agra­de­cer es­tas pro­me­te­do­ras y arries­ga­das apues­tas por par­te de es­tas y otras ins­ti­tu­cio­nes que sí creen en el po­ten­cial ca­tra­cho para ele­var­lo a la ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal a tra­vés de la for­ma­ción aca­dé­mi­ca. Ya con­ta­mos en el país con es­pe­cia­lis­tas en so­ni­do y mú­si­ca para cine, en di­rec­ción de fo­to­gra­fía, edi­ción, pro­duc­ción, di­rec­ción y cas­ting, pe­ro ado­le­ce­mos de más pro­fe­sio­na­les en las ra­mas de la di­rec­ción de ar­te, efec­tos es­pe­cia­les, dis­tri­bu­ción, asun­tos le­ga­les y, prin­ci­pal­men­te, ac­tua­ción para cine, y es que nues­tras pro­duc­cio­nes na­cio­na­les, en tér­mi­nos de ac­tua­ción, se han va­li­do del ta­len­to na­to de in­tér­pre­tes sin ex­pe­rien­cia o, como mu­chos de los ca­sos, con pre­via ex­pe­rien­cia en teatro. Aún re­co­no­cien­do

Aal­ta una es­cue­la ae cine for­mal y es­pe­cia­lis­tas en va­rias áreas

la gran la­bor que si­gue dan­do bue­nos fru­tos por par­te de nues­tra que­ri­da Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­te Dra­má­ti­co (ENAD), es ne­ce­sa­rio re­cal­car que el teatro y el cine -en ma­te­ria de ac­tua­ción- res­pon­den a len­gua­jes di­fe­ren­tes y, por tan­to, no pue­den ser con­fun­di­dos en el pro­ce­so ni por par­te de los crea­do­res del ar­gu­men­to ni por par­te de los ac­to­res y ac­tri­ces se­lec­cio­na­dos para dar vi­da a los per­so­na­jes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos.

To­man­do en cuen­ta que la ac­tua­ción es una pie­za fun­da­men­tal en el en­gra­na­je prin­ci­pal de una pe­lí­cu­la, de­be­mos ofre­cer a nues­tros ac­to­res y ac­tri­ces una for­ma­ción con­ti­nua y di­ná­mi­ca para que con sus re­cur­sos in­ter­pre­ta­ti­vos per­so­na­les es­tén lis­tos y lis­tas para en­fren­tar todo ti­po de cas­ting, ser ca­pa­ces de crear y en­ri­que­cer todo ti­po de per­so­na­jes.

Y es­to pen­sán­do­lo no solo para los ac­to­res y ac­tri­ces prin­ci­pa­les, sino tam­bién para los de apo­yo en un se­gun­do, ter­cer y has­ta en un cuar­to plano, ya que es pre­ci­so se­ña­lar que a es­tos úl­ti­mos, mu­chas ve­ces, se les sue­le des­cui­dar mu­cho en aten­ción a su rol por par­te de la di­rec­ción, de tal ma­ne­ra que en mu­chas de nues­tras pe­lí­cu­las ob­ser­va­mos que so­bre­sa­len al­gu­nas ac­tua­cio­nes prin­ci­pa­les pe­ro en el fon­do se no­ta una de­bi­li­dad es­cé­ni­ca en lo que po­dría­mos lla­mar, de buen mo­do, el pai­sa­je hu­mano de la pe­lí­cu­la. In­vi­to a re­vi­sar al­gu­nas pe­lí­cu­las re­cien­tes en las que en­con­tra­re­mos fre­cuen­te­men­te es­te de­ta­lle, que en lo gra­ba­do res­ta ca­li­dad a to­da la pues­ta en es­ce­na.

Otro de los as­pec­tos que es­pe­re­mos ca­da vez va­ya me­jo­ran­do en nues­tro cine, es el diá­lo­go. Hay que ha­cer no­tar que, ade­más de los guio­nis­tas, se es­tá po­pu­la­ri­zan­do la fi­gu­ra pro­fe­sio­nal del dia­lo­guis­ta en el cine uni­ver­sal por la im­por­tan­cia de es­tos en co­ne­xión al guión y a los ac­to­res y ac­tri­ces. In­du­da­ble­men­te, los diá­lo­gos para cine de­ben ser pre­pa­ra­dos muy es­pe­cial­men­te, ya que con­lle­van los tex­tos a ser ex­pre­sa­dos ver­bal­men­te y los sub­tex­tos que los in­tér­pre­tes de­ben lo­grar, ha­cer­nos lle­gar a tra­vés de su tra­ba­jo de co­ne­xión psi­co­ló­gi­ca. Todas es­tas y mu­chas con­si­de­ra­cio­nes y es­pe­ci­fi­ci­da­des más de la maes­tría ne­ce­sa­ria en ac­tua­ción son re­le­van­tes para exi­gir lo más pron­to po­si­ble una es­cue­la de ac­tua­ción para cine en nues­tro país

Na­po­león Pineda es uno de los gran­des ac­to­res na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.