Ra­dio­gra­fía Una eco­no­mía de­vas­ta­da, una paz sin dis­cí­pu­los, una cor­te de adu­la­do­res a suel­do que di­cen ser el go­bierno, una na­ción sin es­pe­ran­za... des­cri­ben a Co­lom­bia

Diario El Heraldo - - Siempre -

opri­mi­da por los po­de­ro­sos. El Bo­go­ta­zo des­tru­yó una bue­na par­te del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de la ca­pi­tal, cau­só mi­les de muer­tos, lle­vó a Co­lom­bia al bor­de de la gue­rra ci­vil, sem­bró las se­mi­llas para una vio­len­cia que du­ra has­ta hoy y des­tro­zó las ex­pec­ta­ti­vas para que el país se hu­bie­ra con­ver­ti­do en un sis­te­ma po­lí­ti­co mo­derno, desa­rro­lla­do y ci­vi­li­za­do.

Desde en­ton­ces, desde ese ins­tan­te en que so­na­ron los cua­tro ba­la­zos en la ca­rre­ra Sép­ti­ma que ase­si­na­ron al cau­di­llo li­be­ral -¡ma­ta­ron a Gai­tán”, gri­ta­ban las ma­sas en­lo­que­ci­das ese día- apa­re­cie­ron en Co­lom­bia ca­si todos los gran­des ma­les que nos con­su­men has­ta hoy. La pe­sa­di­lla, tras la primera con­mo­ción, ape­nas co­men­za­ba y na­die pu­do ima­gi­nar en­ton­ces que lo peor es­ta­ba por lle­gar, que aque­lla muerte y sus con­si­guien­tes ma­les eran tan só­lo el pre­lu­dio de la gran tra­ge­dia que se aba­ti­ría en el país en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Irrup­ción de las gue­rri­llas

Irrum­pie­ron en las sel­vas, mon­ta­ñas y ve­re­das las gue­rri­llas gai­ta­nis­tas; el go­bierno con­ser­va­dor fue in­ca­paz de aten­der las de­man­das ne­ce­sa­rias que el país exi­gía en las ca­lles; los mi­li­ta­res au­pa­ron al po­der al general Ro­jas Pi­ni­lla; des­pués la oli­gar­quía bo­go­ta­na le des­alo­jó de Ca­sa Na­ri­ño y le man­dó al exi­lio; se fun­dó el inú­til Fren­te Na­cio­nal -que ni era un fren­te pro­pia­men­te di­cho ni, por su­pues­to, na­cio­nal-; los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, el li­be­ral y el con­ser­va­dor, se re­par­tie­ron du­ran­te años el po­der, los pri­vi­le­gios, las pre­ben­das, las em­ba­ja­das y los negocios; am­bos jun­tos, pues eran la mis­ma in­mun­di­cia, les ro­ba­ron las elec­cio­nes a la Alian­za Na­cio­nal Po­pu­lar (ANAPO) y des­pués se su­ce­die­ron, como en una ope­ra bu­fa in­ter­mi­na­ble, va­rios pre­si­den­tes de la mis­ma ca­ta­du­ra po­lí­ti­ca, mo­ral y éti­ca: una cua­dri­lla de ru­fia­nes y sin­ver­güen­zas sin pu­dor de­di­ca­dos al sa­queo de las ar­cas del Es­ta­do y en­tre­ga­dos al ser­vi­cio, como vul­ga­res la­ca­yos, de una oli­gar­quía vo­raz, ra­paz, egoís­ta e in­ca­paz de com­par­tir una par­te de sus di­vi­den­dos con un pue­blo ham­brien­to y can­sa­do de es­pe­rar en la co­la de la historia. Lue­go lle­gó el trío ca­la­ve­ras, los pre­si­den­tes Ga­vi­ria, Sam­per y Pas­tra­na, la guin­da de la tar­ta que le fal­ta­ba a Co­lom­bia tras dé­ca­das de atra­so se­cu­lar, sub­de­sa­rro­llo cró­ni­co y au­sen­cia de un pro­yec­to co­lec­ti­vo. Más de lo mis­mo.

Unos años de Uri­be, con cier­tos avan­ces en se­gu­ri­dad y atis­bos de po­ner co­to a tan­to des­pro­pó­si­to, aca­ba­ron como el ro­sa­rio de la au­ro­ra que se di­ce vul­gar­men­te y nos tra­je­ron a ese tahúr del Mi­si­si­pí que es el pre­si­den­te San­tos. El hom­bre que con­vir­tió a la paz en la lla­ve de Mán­da­la que de­be­ría abrir las puer­tas del uni­ver­so y re­sol­ver de una vez por todas los pro­ble­mas de Co­lom­bia. Pe­ro na­da de eso lle­gó, sino que tu­vi­mos que con­for­mar­nos con una eco­no­mía de­vas­ta­da, una paz sin dis­cí­pu­los, una cor­te de adu­la­do­res a suel­do que di­cen ser el go­bierno de la pa­tria, una na­ción sin es­pe- ran­za y los jó­ve­nes hu­yen­do an­te la fal­ta de ex­pec­ta­ti­vas al gri­to de ¡sál­ve­se quien pue­da! Na­da de na­da, na­da de ti, na­da de mí, una bri­sa sin ai­re, como di­ce la le­tra de la can­tan­te es­pa­ño­la Ce­ci­lia.

Tan só­lo el de­sola­dor triun­fo de la va­cui­dad en todos los sen­ti­dos y la ex­hi­bi­ción de una su­per­fi­cia­li­dad ra­ya­na en la estupidez, los dos ras­gos de­fi­ni­to­rios de la peor oli­gar­quía de Amé­ri­ca La­ti­na, en palabras del dic­ta­dor Hu­go Chá­vez, que a ve­ces has­ta ati­na­ba a de­cir al­go sen­sa­to en me­dio de sus in­ter­mi­na­bles bra­va­tas y ma­ja­de­rías. La ma­yor par­te de los go­ber­nan­tes y re­pre­sen­tan­tes de Co­lom­bia di­cen ser ser­vi­do­res pú­bli­cos, ¡ya qui­sie­ran!, son vul­ga­res la­ca­yos ven­di­dos al mejor pos­tor. No tie­nen ideo­lo­gía, las tie­nen todas con tal de se­guir en la ros­ca y que les den pla­ta. Qué tro­pa de mi­se­ra­bles.

El sue­ño de un ver­da­de­ro cam­bio, tal como lo so­ña­ra Gai­tán, cho­có con la reali­dad. El ré­gi­men del que ha­bla­ba Ál­va­ro Gó­mez si­gue ha­bi­tan­do en­tre no­so­tros y go­za de una salud no­ta­ble; si­gue mos­tran­do una for­ta­le­za inex­tin­gui­ble para des­truir los me­jo­res ta­len­tos y au­par a los me­dio­cres y a los más inep­tos a las co­pas del po­der. Po­dría ha­ber si­do otro destino el que le es­pe­ra­ba a Co­lom­bia, pe­ro no fue así y ese es el mun­do, ami­go, que de­cía el poe­ta Gar­cía Lor­ca. En lu­gar de esa es­pe­ran­za de Gai­tán, para des­gra­cia de todos, que­dó esta ca­ri­ca­tu­ra bur­les­ca, de­for­ma­da, ri­dí­cu­la, pa­té­ti­ca e in­jus­ta que es el sai­ne­te po­lí­ti­co que se re­pre­sen­ta en es­te país desde ha­ce dé­ca­das y que al­gu­nos lla­man -sin son­ro­jar­se­de­mo­cra­cia por­que sa­can ca­da cua­tro años unas ur­nas pol­vo­rien­tas de unos al­ma­ce­nes he­dion­dos para que vo­ten sus resignados súb­di­tos. Qué tris­te­za

En lu­gar de esa es­pe­ran­za de Gai­tán, para des­gra­cia de todos, que­dó esta ca­ri­ca­tu­ra bur­les­ca.

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ven­dió la paz como la lla­ve de man­da­la a todos los pro­ble­mas de la na­ción. Pe­ro na­da de eso lle­gó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.