CRUCIGRAMA

Diario El Heraldo - - Entretenimiento -

Pie­za hue­ca, ge­ne­ral­men­te ci­lín­dri­ca, más lar­ga que grue­sa, de di­ver­sos ma­te­ria­les y usos.

Pro­fe­ta he­breo, uno de los li­bros del An­ti­guo Tes­ta­men­to.

Oví­pa­ros de san­gre ca­lien­te que ge­ne­ral­men­te pue­den vo­lar. Es­ta­do de Ve­ne­zue­la. Al­ca­loi­de muy tó­xi­co que se ob­tie­ne del acó­ni­to. Pre­po­si­ción “de­ba­jo de”. Río de Asia, en la an­ti­gua URSS. Sím­bo­lo del co­bal­to. Río­del­nor­te­deI­ta­lia. Ob­ser­var. Sím­bo­lo del ce­sio. Fuer­za hip­nó­ti­ca, se­gún Rei­chen­bach.

En Cu­ba, es­pe­cie de be­ju­co de que se ha­cen ca­nas­tas. Par­te de un todo. A tem­po. Abre­via­ción po­pu­lar de bi­ci­cle­ta. Sa­bio de la ley ju­día. Hem­bra del león. Li­bro del An­ti­guo Tes­ta­men­to, que no apa­re­ce en la Biblia he­brea.

Anual. Dei­dad lu­nar egip­cia. Ono­ma­to­pe­ya de la voz del ga­to. Pa­de­cer do­lor una par­te del cuer­po. Fi­gu­ras de fal­sas dei­da­des. Be­ber as­pi­ran­do. Ob­ser­ve. Pa­sa­ba la vis­ta por lo es­cri­to. Se di­ce del co­lono ho­lan­dés que se es­ta­ble­ció en el Afri­ca Aus­tral en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVII. Ma­ni­jas.

In­ter­jec­ción ¡Ta­te!. Fru­tos de la vid. Ce­ri­flor. Ma­mí­fe­ro plan­tí­gra­do car­ni­ce­ro. Per­ci­bí el olor. En Fi­li­pi­nas, cuo­ta con que, como li­mos­na para sos­te­ni­mien­to del cul­to pa­rro­quial, con­tri­buía ca­da in­di­vi­duo de la fa­mi­lia, na­tu­ral o mes­ti­zo, desde que cum­plía 16 años.

Car­bo­na­to de so­dio cris­ta­li­za­do.

In­ter­jec­ción para ani­mar a las ca­ba­lle­rías.

Chu­pé sua­ve­men­te un lí­qui­do.

Ac­ción de re­po­blar o re­po­blar­se.

El que man­tie­ne re­la­cio­nes amo­ro­sas con in­ten­ción de ca­sar­se. Arro­jan. Vol­ve­rán una cosa a quien la te­nía an­tes. Abo­rrez­can. Te­nía lu­gar o entrada. Cu­lom­bio en la no­men­cla­tu­ra in­ter­na­cio­nal. Fi­ja­bas día para una cosa. La es­tre­lla más cer­ca­na. Pa­de­cer tos. Uni­dad de in­duc­ción mag­né­ti­ca. Ba­ñe con oro. Des­can­ti­llas me­nu­da­men­te con los dien­tes. Em­bro­llo. Ti­po de cos­ta co­mún en Ga­li­cia.

Com­par­ta­sus­pla­nes­con ami­gosy­fa­mi­lia­res.No­de­je­que­la in­cer­ti­dum­bre­nu­ble­su­vi­sió­no­le im­pi­da­se­guir­su­co­ra­zóny­sus­sue­ños. Con­fíeen­su­ca­pa­ci­dad­pa­ra­ha­cer­las cosas.Se­pue­deha­ce­ru­na­pro­me­sa.

Cui­de­me­jor­de­su­sa­lud. Mues­tre dis­ci­pli­na cuan­do se tra­te de la die­ta y el ejer­ci­cio y se sen­ti­rá bien con có­mo se ve y sien­te. Los tra­tos se­cre­tos pue­den ser ten­ta­do­res, pe­ro no val­drán la pe­na.

Se fa­vo­re­cen el cam­bio per­so­nal, el ro­man­ce o las me­jo­ras fí­si­cas. Me­nos ha­blar y más ac­ción lo ayu­da­rá a evi­tar una dis­cu­sión. Ofrez­ca amor y afec­to en lu­gar de que­jas y crí­ti­cas.

En­tre al juego. Sea un par­ti­ci­pan­te y mues­tre a todo el mun­do lo que es ca­paz de ha­cer. Los cam­bios po­si­ti­vos en el ho­gar alen­ta­rán me­jo­res re­la­cio­nes con la gen­te a la que ama y con la que pa­sa la ma­yo­ría del tiem­po.

Par­ti­ci­pe en un even­to que le dé una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te so­bre las op­cio­nes de es­ti­lo de vi­da dis­po­ni­bles para us­ted. La com­pren­sión de los be­ne­fi­cios y des­ven­ta­jas del mo­do en que vi­ve y có­mo se cui­da a sí mis­mo ayu­da­rá a lo­grar el cam­bio.

Arre­gle su en­torno o de­cí­da­se a ha­cer al­go que fo­men­te una mejor re­la­ción de tra­ba­jo con sus co­le­gas y miem­bros de su fa­mi­lia. Con­tri­bu­ya con su tiem­po o ideas a una cau­sa en la que cree.

Ex­plo­re sus op­cio­nes y con­si­de­re los cam­bios que me­jo­ra­rán su vi­da. Pa­sar tiem­po con al­guien a quien ama los acer­ca­rá más. In­vo­lu­crar­se y ayu­dar en una cau­sa dig­na da­rá lu­gar a nuevas amis­ta­des.

Pon­ga más esfuerzo en crear del ti­po de am­bien­te pro­pi­cio para desa­rro­llar sus sue­ños crea­ti­vos. El uso de la in­te­li­gen­cia y la ori­gi­na­li­dad lo ayu­da­rán a desa­rro­llar nuevas for­mas de usar sus ha­bi­li­da­des y ex­pe­rien­cia.

Una ex­cur­sión de un día lo acer­ca­rá a al­guien a quien ama. Ha­cer ajus­tes a su mo­do de vi­vir ayu­da­rá a es­ta­bi­li­zar su vi­da per­so­nal. Una opor­tu­ni­dad de ca­rre­ra o cam­bio au­men­ta­rá su po­ten­cial de in­gre­sos.

Bus­que for­mas al­ter­na­ti­vas de usar sus ha­bi­li­da­des para su be­ne­fi­cio. Las ofer­tas para ayu­dar a otros de­ben ajus­tar­se a re­glas y re­gla­men­tos es­tric­tos.

Pro­gre­sa­rá si ha­bla de sus pen­sa­mien­tos y pla­nes con al­guien a quien ama. Los cam­bios que ha­ga le da­rán ma­yor es­ta­bi­li­dad a su vi­da y ase­gu­ra­rán de que se di­ri­ge en la di­rec­ción co­rrec­ta. Se des­ta­ca el ro­man­ce.

Cam­biar la for­ma en que vi­ve o cui­dar mejor de su salud me­jo­ra­rá su vi­da. La ap­ti­tud fí­si­ca, co­men­zar una nue­va die­ta y pres­tar más aten­ción a su as­pec­to ayu­da­rá a me­jo­rar su vi­da amo­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.