Pa­pel A ni­vel mun­dial el po­lí­ti­co tie­ne una pe­cu­lia­ri­dad: so­lo sa­ca la ca­ra cuan­do ur­ge del vo­to. En cru­za­da llo­ra a cán­ta­ros por los ro­tos. Abra­za o be­sa por pu­ra am­bi­ción

Diario El Heraldo - - Siempre -

po­pu­lis­mo que aton­ta al ton­to. Así jue­gan los de­ma­go­gos con la pe­nu­ria de los gen­tíos.

Los in­cul­tos aún creen que un pin­che mor­tal ha­rá ri­cos a los po­bres en un san­tia­mén. Dé­ca­das has­tia­das oyen­do, vien­do y le­yen­do a tram­po­sos que la po­bre­ría se­rá “pri­ma­cía” en sus fu­tu­ros go­bier­nos y ya co­ro­na­dos ni re­cuer­dan el so­na­do “cam­bio”. Se ha­cen los pen­de­jos. Ol­vi­dan las bu­rras, los na­ca­ta­ma­les y los ti­cu­cos ato­ra­dos en cam­pa­ña.

A ni­vel mun­dial el po­lí­ti­co tie­ne una pe­cu­lia­ri­dad: so­lo sa­ca la ca­ra cuan­do ur­ge del vo­to. En cru­za­da llo­ra a cán­ta­ros por los ro­tos. Abra­za o be­sa por pu­ra am­bi­ción (con ra­ras ex­cep­cio­nes). “Aquí con us­te­des nos sen­ti­mos co­mo en fa­mi­lia” gri­tan se­gún el in­te­rés. Pe­do uno y pe­do el otro. Pa­san las elec­cio­nes y so­lo cuel­ga el afi­che del men­ta­do ami­go.

El po­lí­ti­co char­la­tán jue­ga, co­mo siem­pre, a ga­nar el apo­yo del atra­so. “Cuan­do yo sea Pre­si­den­te ba­ja­ré los im­pues­tos…los po­bres no pa­ga­rán por la ener­gía eléc­tri­ca…”. Tri­lla­do cuen­to de un mal cuen­tis­ta. Ca­da ci­clo elec­to­ral son sal­va­do­res de nues­tra rui­na. Ofer­tan me­jo­res sa­la­rios a in­cau­tos en lu­gar de edu­car­los para ga­nár­se­los con te­són.

La­bios

Cra­so pro­ble­ma crean al con­ver­tir ciu­da­des inú­ti­les (por pa­ter­na­lis­mo). Ador­nan con la bo­ca lo que mo­lie­ron en el pa­sa­do. Re­ga­lan lo que no les cues­ta un cin­co. ¿A qué jue­gan es­tos vi­vi­do­res? Ló­gi­co, a lo­grar o a re­te­ner el po­der ba­jo cual­quier tram­pa. El ham­bre la to­pan con fri­jo­les, las ca­rre­te­ras las “eri­gen” con la­bia y la co­rrup­ción la lle­van en las uñas.

En tie­rras prós­pe­ras na­die es­ca­pa de los im­pues­tos ni oye ha­blar de que la ener­gía eléc­tri­ca se­rá gra­tis. Si dar una “bol­sa so­li­da­ria” o “cin­cuen­ta pe­si­tos” es co­rrup­ción co­mo acu­san quie­nes en­sa­yan sa­car a los ca­chu­re­cos, se­rá o no co­rrup­ción regalar el abas­to de luz si to­dos de­ben ser ejem­plo pa­gan­do lo que con­su­men. ¿En una pul­pe­ría nos re­ga­lan al­go? ¡Po­pu­lis­mo!

No po­de­mos de­ba­tir la co­rrup­ción sien­do pi­llos. Si al­guien ha­bla de men­guar los tri­bu­tos y el pre­cio de las ga­so­li­nas so­ña­re­mos que un pla­to de co­mi­da val­drá 50 y no 100 cien lem­pi­ras y, de chas­ca­da, un re­fres­co o un buen pos­tre. Un Pre­si­den­te o un go­bierno de­ben ami­no­rar los ex­ce­sos, ser pa­trón de ri­gor pe­ro exi­mir tri­bu­tos es co­rrup­ción. Las re­ga­lías al fi­nal siem­pre tie­nen una cos­to­sa fac­tu­ra para las ma­yo­rías. De­jen el dis­cur­so va­cío.

Si ba­jan las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos, eli­mi­nan el pea­je y la ta­sa de se­gu­ri­dad (en el Congreso), en­tre otras car­gas ¿de dón­de sa­ca­rán 20 mil mi­llo­nes de lem­pi­ras para sos­te­ner las de­man­das es­ta­ta­les? Si cae el cos­to de los car­bu­ran­tes com­pra­do con dó­la­res la ca­nas­ta bá­si­ca sal­drá ca­si gra­tis, las em­pre­sas cor­ta­rán la ci­fra de em­plea­dos y les ba­ja­rán el suel­do. Así fun­cio­na­ría la nue­va eco­no­mía se­gún los cuen­tis­tas.

La­dro­nes

Es una pi­la de po­lí­ti­cos y “téc­ni­cos” far­san­tes que to­do los en­de­re­zan al te­nor de las elec­cio­nes y de sus co­di­cias. Me­dio mun­do es la­drón, pe­ro quie­nes an­sían ser go­bierno ja­más han da­do cuen­tas de sus co­lo­sa­les frau­des. Unos es­tán en bu­ta­cas o es­con­di­dos y, otros, ca­lla­di­tos en sus pa­la­cios. Prohi­bi­do ol­vi­dar. Re­cuer­dan cuan­do un em­bus­te­ro di­jo que ni en sue­ños que­ría ver pre­so a un Pre­si­den­te. ¡Mal­na­ci­do!

Es­ta­mos fren­te a un fies­tón para dis­tar quién o quié­nes son los más vi­vos y quién o quié­nes son por lo me­nos real­men­te sin­ce­ros o me­ros y pe­li­gro­sos bri­bo­nes que año­ran su­je­tar el trono a pun­ta de ofer­tas ar­ti­fi­cia­les muy co­mún de po­lí­ti­cos vul­ga­res, fal­tos de agu­de­za e iló­gi­cos que al ver­se per­di­dos bus­can mil for­mas de per­sua­dir a las ma­sas y ga­nar la ba­ta­lla en me­dio de la con­fu­sión.

De­be­mos ser cau­tos. Que na­die nos ven­ga con cuen­tos de que son el “cam­bio” si lo que más les gus­ta es el cam­bio de re­tro­ce­so. No es­ta­mos para ca­len­tu­rien­tos ni para en­greí­dos, sa­be­lo­to­do. Se creen el re­me­dio pe­ro son peor que la en­fer­me­dad. ¡Dios nos pro­te­ja!

Los in­cul­tos aún creen que un pin­che mor­tal ha­rá ri­cos a los po­bres en un san­tia­mén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.