El ne­go­cio de unos po­cos

Diario El Heraldo - - Opinión - Dar­win Pon­ce Pre­si­den­te de Ar­tícu­lo 19 Hon­du­ras

Ha­ce 40 años la mor­ta­de­la, com­pa­ra­da con el ac­tual bo­drio que lle­va ese mis­mo nom­bre, era una de­li­cia que nues­tras ma­dres nos ser­vían pa­ra acom­pa­ñar a los hue­vos, plá­tano fri­to y fri­jo­les en la ce­na o sim­ple­men­te con arroz al me­dio­día por­que no ha­bía pa­ra más. La he­roi­ca mor­ta­de­la re­sol­vía sa­bro­sa­men­te cual­quier tiem­po de co­mi­da. Es­ta de­li­cia de Bo­lo­nia ha des­apa­re­ci­do. En su lu­gar nos han inun­da­do de in­sus­tan­cia­les co­pias de lo que fue­ra es­te fiam­bre ple­be­yo na­ci­do en el me­di­te­rrá­neo ita­liano. Ci­lin­dros ro­sá­ceos lle­nos de so­ya, co­lo­ran­tes, so­dio, azú­car, acei­te ve­ge­tal y es­pe­cias han des­pla­za­do a es­te em­bu­ti­do que hoy to­ma­mos co­mo ejem­plo pa­ra ilus­trar lo que es­tá su­ce­dien­do des­de la in­dus­tria de los ali­men­tos en con­tra de los con­su­mi­do­res, en­ga­ñán­do­los, es­ta­fán­do­los y apro­ve­chán­do­se de la fal­ta de efec­ti­vo que hoy ca­la en mi­llo­nes de fa­mi­lias hon­du­re­ñas. La in­dus­tria del pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos nos ata­ca des­de to­dos los flan­cos: su­ce­dá­neos de em­bu­ti­dos, ju­gos, le­che y sus de­ri­va­dos y una in­ter­mi­na­ble lis­ta de pro­duc­tos que apa­re­cen en los anaque­les des­pla­zan­do a las op­cio­nes más sa­lu­da­bles y na­tu­ra­les. Los in­dus­tria­les in­vier­ten po­co en fa­bri­car pro­duc­tos con es­ca­so con­te­ni­do nu­tri­cio­nal y aun así se atre­ven a pre­sen­tar­los co­mo “ar­te­sa­nal”, “100% na­tu­ral”, “pu­ro”, “light” y otra se­rie de en­ga­ños que nos de­jan con la piel de ga­lli­na.

Y a pro­pó­si­to de ga­lli­nas, in­clu­so el po­llo que pro­ce­sa la in­dus­tria na­cio­nal ya no pue­de ca­ta­lo­gar­se co­mo “po­llo fres­co” por­que us­ted no en­cuen­tra en nin­gún mer­ca­do o pla­za un po­llo que no ha­ya si­do in­yec­ta­do con un coc­tel de sus­tan­cias que na­die co­no­ce. El po­llo en­te­ro o en pie­zas es­tá li­te­ral­men­te agu­je­rea­do, in­fla­do con una subs­tan­cia que es, a nues­tro pa­re­cer, re­pul­si­va y na­da na­tu­ral. Es­to ocu­rre no so­la­men­te con el po­llo con­ge­la­do, sino que es­ta prác­ti­ca ya es de ri­gor en los po­llos re­cién sa­cri­fi­ca­dos, con­tra­vi­nien­do re­gla­men­tos técnicos y con la anuen­cia de nues­tras fla­man­tes au­to­ri­da­des bue­nas pa­ra na­da. Las ga­nan­cias de la in­dus­tria por es­ta prác­ti­ca se­rían soe­ces, de acuer­do con nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes aún en cur­so. El pro­ble­ma ma­yúscu­lo que en­fren­ta­mos es el de la des­in­for­ma­ción, en­ga­ño y es­ta­fa. Si no­so­tros, que per­te­ne­ce­mos a una mo­des­ta or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res, po­de­mos no­tar se­me­jan­tes atra­cos pú­bli­cos, ¿por qué nues­tras au­to­ri­da­des nun­ca han po­di­do -o que­ri­do- in­ter­ve­nir en es­tos te­mas? ¿Có­mo es que no se dan cuen­ta de lo que su­ce­de en la in­dus­tria ali­men­ti­cia na­cio­nal? ¿Por qué es­te enor­me si­len­cio cóm­pli­ce? ¿Có­mo es po­si­ble que es­te­mos co­mien­do anual­men­te 400 mi­llo­nes de li­bras de po­llo in­yec­ta­do, so­bre­pe­sa­do y ma­ni­pu­la­do por una in­dus­tria que nos es­con­de es­te he­cho? Se­ño­res, es­to no pue­de ni de­be se­guir así. Cree­mos que aún se pue­de res­ca­tar la ca­pa­ci­dad de los hon­du­re­ños pa­ra po­der ali­men­tar­se “de­mo­crá­ti­ca­men­te”, con op­cio­nes pa­ra es­co­ger y sin ser en­ga­ña­dos. Pa­gar precios jus­tos por pro­duc­tos reales, de ca­li­dad y pro­du­ci­dos por una in­dus­tria responsable con el con­su­mi­dor co­mo es el ca­so afor­tu­na­do de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y su in­dus­tria ali­men­ti­cia, pa­ra ci­tar un ejem­plo. Pe­ro es­to pa­sa por ha­cer ver­da­de­ros cam­bios en las de­pen­den­cias don­de hay pie­zas cla­ves que hoy de­be­rían ocu­par­se en ve­lar por los con­su­mi­do­res, en lu­gar de en­ce­rrar­se en sus sa­lo­nes con los em­pre­sa­rios a fra­guar la si­guien­te mo­vi­da en el ta­ble­ro de la po­bre­za hon­du­re­ña.

No es jus­to que el go­bierno, a tra­vés de la au­to­ri­dad de­le­ga­da, se ha­ga de la vis­ta gor­da mien­tras unos po­cos ob­tie­nen enor­mes ga­nan­cias apro­ve­chán­do­se del ham­bre de to­do un país. La vi­da me­jor co­mien­za co­mien­do me­jor, por ejem­plo una gran ro­da­ja de mor­ta­de­la, pe­ro la ver­da­de­ra

Las ga­nan­cias de la in­dus­tria por es­ta prác­ti­ca se­rían soe­ces, de acuer­do con nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes aún en cur­so”.

“¿Có­mo es po­si­ble que es­te­mos co­mien­do anual­men­te 400 mi­llo­nes de li­bras de po­llo in­yec­ta­do, so­bre­pe­sa­do y ma­ni­pu­la­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.