Sil­ves­tre

Diario El Heraldo - - Opinión - Luz Er­nes­ti­na Mejía P. Abo­ga­da

En me­dio de tan­to ta­len­to, aún no apa­re­ce la in­te­lec­tua­li­dad, lo que sea que pu­die­ra de­fi­nir con­cep­tual­men­te el com­por­ta­mien­to de la hon­du­re­ñi­dad. Me­nos pre­de­cir có­mo reac­cio­na­rá an­te lo que, a cor­to o lar­go pla­zo, ame­na­ce su bie­nes­tar, el pen­dien­te y su mí­ni­ma se­gu­ri­dad per­so­nal y ju­rí­di­ca, tam­bién pen­dien­tes. La in­dig­na­ción es­po­rá­di­ca y/o in­ter­mi­ten­te an­te la co­rrup­ción sur­te, pre­ci­sa­men­te, el efec­to de que, en for­mas es­po­rá­di­ca e in­ter­mi­ten­te, se pe­na­li­cen es­tos de­li­tos. No exis­te pro­por­ción en­tre lo dre­na­do por la co­rrup­ción y lo gas­ta­do en su per­se­cu­ción, ni en lo re­cu­pe­ra­do, me­nos en su di­sua­sión: se con­ti­núa ob­ser­van­do el acre­ci­mien­to de for­tu­nas de la na­da. La ac­ti­vi­dad com­pul­si­va de al­gu­nas en­ti­da­des y per­so­na­jes, me­ri­to­rio sin du­da, re­sul­ta insuficiente an­te el ímpetu de la ile­ga­li­dad y la de­ter­mi­na­ción de los co­rrup­tos. Sor­pren­de dón­de se en­cu­ba la co­rrup­ción, don­de me­nos se es­pe­ra. Mu­chos es­fuer­zos, de al­gu­nos so­lo los ne­ce­sa­rios pa­ra jus­ti­fi­car el gas­to de tan­to re­cur­so y de sus sa­la­rios. ¿Pe­ro cuál se­rá el ner­vio que hay que to­car en la hon­du­re­ñi­dad pa­ra que se in­dig­ne y en­cien­da an­tor­chas? Co­mo cuan­do exi­gie­ra la ve­ni­da de ex­tran­je­ros pa­ra nues­tra im­par­ti­ción de jus­ti­cia. O más co­rrec­to, ¿cuál ha­brá que to­car en los di­ri­gen­tes? Son al fi­nal quie­nes ha­cen eso, dirigir. Aca­ba de apro­bar­se el au­men­to del 18% a la ener­gía eléc­tri­ca. Sin pre­ce­den­tes. Ni un so­lo de­ba­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Ese es po­der y ma­ne­jo efec­ti­vo gu­ber­na­men­tal. Los seudolíderes de la opo­si­ción, en­fras­ca­dos en ali­men­tar sus re­pul­si­vos egos, en ha­cer fra­ca­sar el in­ten­to de dia­lo­go y en caer­le más mal a la po­bla­ción. Ter­cer­mun­dis­tas, al fin y al ca­bo. El bien co­mún ha si­do re­le­ga­do. La cla­se me­dia, en ex­tin­ción, es irre­le­van­te an­te la bús­que­da sil­ves­tre del po­der, co­mo en la sel­va. Con esas di­ri­gen­cias no avan­za­mos. Hay que bus­car otras. Otras con­cen­tra­das en mo­vi­li­zar y or­ga­ni­zar al pue­blo pa­ra de­fen­der sus de­re­chos, no en có­mo lle­gar a usu­fruc­tuar el po­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.