Cuen­ta atrás

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

E l tres, dos, uno... de la cuen­ta atrás lle­ga a su fi­nal pa­ra sa­tis­fac­ción de los sam­pe­dra­nos y pa­ra con­fian­za de to­dos los hon­du­re­ños, pues una pro­me­sa ha que­bra­do los muros men­ta­les y es­ta­mos a pun­to de de­cir: ob­je­ti­vo pro­me­ti­do y cum­pli­do. La de­so­cu­pa­ción y cie­rre del pre­si­dio de San Pe­dro Su­la es to­do un ejem­plo del que­rer es po­der, pe­se a las di­fi­cul­ta­des y pre­ca­rias con­di­cio­nes en los re­cur­sos del Es­ta­do. El 15 de oc­tu­bre es la fe­cha pre­vis­ta y anun­cia­da pa­ra ce­rrar el li­bro, con ne­fas­tos ca­pí­tu­los, de la lar­ga his­to­ria del re­clu­so­rio que na­ció en las már­ge­nes de la Ca­pi­tal In­dus­trial pe­ro que ter­mi­nó en el co­ra­zón mis­mo de la ciu­dad, el pri­mer ani­llo de Cir­cun­va­la­ción, ave­ni­da Juan Pa­blo II, el barrio Ca­ba­ñas y co­lo­nias que han en­san­cha­do la ciu­dad has­ta los te­rre­nos con cul­ti­vos de ca­ña. La ex­pan­sión de la ur­be y el in­cre­men­to po­bla­cio­nal exi­gían, des­de ha­ce años, una so­lu­ción a es­te pro­ble­ma por la se­gu­ri­dad de los vecinos, por la ima­gen de la ciu­dad y por los mis­mos reos, cu­yo ha­ci­na­mien­to en las cel­das aten­ta­ba contra la dig­ni­dad y el de­re­cho de los pri­va­dos de li­ber­tad. Los dis­po­si­ti­vos del traslado de los re­clu­sos du­ran­te es­te año han da­do su fru­to des­de aquel pri­mer gran y exi­to­so ope­ra­ti­vo, el 15 de mar­zo, en el que a más de 700 pre­sos, ca­li­fi­ca­dos de al­ta pe­li­gro­si­dad, los tras­la­da­ron a las dos cár­ce­les de má­xi­ma se­gu­ri­dad re­cien­te­men­te cons­trui­das. La la­bor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Pe­ni­ten­cia­rio con el res­pal­do de or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do ha ido des­man­te­lan­do esos “mi­ni­feu­dos” con ab­so­lu­ta au­to­no­mía y to­tal sol­ven­cia crea­dos tras los muros de la pri­sión, co­mo uno de los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra erra­di­car la inope­ran­cia y la co­rrup­ción en el sis­te­ma car­ce­la­rio. En San Pe­dro Su­la co­men­zó ya, con la re­cu­pe­ra­ción del te­rreno, la de­li­be­ra­ción del des­tino que se va a dar a la pro­pie­dad, cu­yas prio­ri­da­des se­rán el bie­nes­tar de los vecinos y do­tar a la ciu­dad de es­pa­cio li­bre pa­ra la re­crea­ción que con­tri­bu­ya al me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción. Un cen­tro pú­bli­co atrae­rá a ven­de­do­res am­bu­lan­tes, que no tar­da­rán en po­se­sio­nar­se, con in­cre­men­to de des­or­den a me­di­da que pa­sen los días. Al fin a la cuen­ta atrás le fal­tan po­quí­si­mas ho­ras, pe­ro la cuen­ta ade­lan­te dis­po­ne de dé­ca­das pa­ra be­ne­fi­cio de los sam­pe­dra­nos e ima­gen de la ciu­dad con la dis­po­ni­bi­li­dad y uso de un es­pa­cio don­de la na­tu­ra­le­za y las per­so­nas es­tre­chen sin­ce­ros y fruc­tí­fe­ros la­zos de amis­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.