Pro­ta­go­nis­mo

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

A me­nos de dos se­ma­nas pa­ra las elec­cio­nes, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral desa­rro­lla su pro­ta­go­nis­mo con ma­yor vi­si­bi­li­dad, co­mo de­be ser, mien­tras que el men­sa­je im­plí­ci­to pa­ra los can­di­da­tos, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y ac­ti­vis­tas es más que com­pren­si­ble, “za­pa­te­ro a tus za­pa­tos. Si ca­da quien asu­me su res­pon­sa­bi­li­dad, no sig­ni­fi­ca so­me­ti­mien­to si­len­cio­so, el fi­nal de la cam­pa­ña, ya cer­cano, se­rá un éxi­to co­mo to­dos los hon­du­re­ños deseamos pa­ra vi­vir, no sobrevivir, en paz, en con­vi­ven­cia ci­vi­li­za­da con de­re­chos y de­be­res. El te­ma de los cus­to­dios y ob­ser­va­do­res ha si­do acla­ra­do tan­to por los ma­gis­tra­dos del TSE co­mo por las per­so­nas que “echa­rán ojo” du­ran­te la vo­ta­ción y el es­cru­ti­nio. Su pre­sen­cia no ava­la la vo­ta­ción, ese es tra­ba­jo de to­dos los elec­to­res, cu­ya par­ti­ci­pa­ción ma­si­va el úl­ti­mo do­min­go de no­viem­bre se­rá la me­jor res­pues­ta a las aves de mal agüe­ro que, a ca­da pa­so que se da, ven un pre­ci­pi­cio o abis­mo ha­cia el que va­mos en ca­rre­ra. El mie­do, en ma­yor o me­nor me­di­da, ha ju­ga­do un pa­pel re­le­van­te en los co­mi­cios, por lo que no es ex­tra­ño que se si­ga ape­lan­do a es­te sen­ti­mien­to que, si no desaparece, de­bie­ra es­tar re­le­ga­do en un rin­cón por los pla­nes de go­bierno, por la vi­sión de país de ca­da uno de los as­pi­ran­tes. Pa­ra mo­ti­va­ción del per­so­nal y co­mo “acei­tan­do” el equi­po, el do­min­go se reali­zó un si­mu­la­cro de trans­mi­sión con re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles, pe­ro con de­tec­ción de fa­llas que en los días que fal­tan ha­brá de co­rre­gir­se. Sin em­bar­go, a juz­gar por los re­sul­ta­dos de la eva­lua­ción de la jor­na­da las de­fi­cien­cias se cen­tra­ron en la au­sen­cia de per­so­nas, el flu­jo de in­for­ma­ción des­de el cen­tro de vo­ta­ción ha­cia el ser­vi­dor cen­tral en Te­gu­ci­gal­pa se reali­zó con nor­ma­li­dad y ra­pi­dez, lo cual de­be me­jo­rar­se, pues los atra­sos son fuen­tes de sus­pi­ca­cias y le­ña pa­ra el fue­go de quie­nes tam­bién son ex­per­tos pes­ca­do­res en aguas re­vuel­tas. El uso de tec­no­lo­gía y sus pro­gra­mas abren in­men­sas po­si­bi­li­da­des, an­te las cua­les la trans­pa­ren­cia y la vi­gi­lan­cia en ca­da una de sus eta­pas son im­pres­cin­di­bles, pe­ro, al fi­nal, ni las má­qui­nas ni sus pro­ce­sos pro­gra­ma­dos tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra ni la res­pon­sa­bi­li­dad, sino las per­so­nas en el cen­tro de re­cep­ción y en ca­da una de las me­sas, ori­gen de la in­for­ma­ción, con las ac­tas fi­na­les de vo­ta­ción res­pal­da­das por los de­le­ga­dos de los par­ti­dos que fir­man el do­cu­men­to ofi­cial. Cla­ro que hay du­das, tan­tas man­dra­ka­das, una y otra vez, de to­dos los co­lo­res, que em­pu­jan a pen­sar “una vez más”. Pe­ro con to­do y eso, los hon­du­re­ños te­ne­mos la ci­ta de los pró­xi­mos cua­tro años el úl­ti­mo do­min­go de es­te mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.