Trump con­tra los in­mi­gran­tes

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Jor­ge Ra­mos Ava­los OpiniOn@la­pren­sa. hn

Do­nald Trump tie­ne una nue­va ob­se­sión. Se lla­ma “mi­gra­ción en ca­de­na”. Quie­re ter­mi­nar con la prác­ti­ca de mu­chos in­mi­gran­tes que, una vez le­ga­li­za­dos, traen a sus fa­mi­lia­res a vi­vir con ellos a Es­ta­dos Uni­dos. La mi­gra­ción en ca­de­na es, en reali­dad, lo más nor­mal del mun­do. Su­pon­go que al pre­si­den­te le gus­ta es­tar con su fa­mi­lia. Bueno, a los in­mi­gran­tes tam­bién. La ley migratoria de 1965 -que es la que aún ri­ge al país- en­fa­ti­zó la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar y, por lo tan­to, ha au­men­ta­do dra­má­ti­ca­men­te el nú­me­ro de in­mi­gran­tes que vie­ne de Amé­ri­ca La­ti­na y de Asia. En Es­ta­dos Uni­dos ha­bía unos 43 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes en el 2015 (13.5% de la po­bla­ción), se­gún el Mi­gra­tion Po­licy Ins­ti­tu­te, y los paí­ses con más in­mi­gran­tes son, en es­te or­den: México, In­dia, Chi­na, Fi­li­pi­nas, El Sal­va­dor, Viet­nam, Cu­ba, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Co­rea del Sur y Gua­te­ma­la. Pe­ro es­to no pa­re­ce gus­tar­le al pre­si­den­te Do­nald Trump. “La mi­gra­ción en ca­de­na es un desas­tre pa­ra es­te país y es ho­rri­ble”, di­jo en una en­tre­vis­ta con la ca­de­na Fo­xNews. Lo que pa­sa es que an­tes de 1965 la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes que en­tra­ban a Es­ta­dos Uni­dos eran de Eu­ro­pa y aho­ra ya no. Cuan­do Trump ha­bla en con­tra de la “mi­gra­ción en ca­de­na” usa pa­la­bras cla­ve -o co­de words, en in­glés. Lo que real­men­te es­tá di­cien­do Trump es que no quie­re a más in­mi­gran­tes asiá­ti­cos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Le es­tá di­cien­do a los in­mi­gran­tes: tú te pue­des que­dar pe­ro tu her­mano o tu pa­dre ya no pue­den ve­nir. Si Trump pu­die­ra, cam­bia­ría las ac­tua­les le­yes mi­gra­to­rias. El di­ce que quie­re im­ple­men­tar un sis­te­ma ba­sa­do en el mé­ri­to de los so­li­ci­tan­tes. Eso sue­na muy bo­ni­to. Pe­ro en la prác­ti­ca le da­ría pre­fe­ren­cia a in­mi­gran­tes po­ten­cia­les de paí­ses ri­cos, don­de ya se ha­bla in­glés y don­de tie­nen ma­yor es­co­la­ri­dad. Pe­ro es­te no es el úni­co ata­que de Trump con­tra los in­mi­gran­tes. La lis­ta es gran­de: quie­re re­du­cir a la mi­tad el nú­me­ro de in­mi­gran­tes le­ga­les; aca­ba de eli­mi­nar el TPS (o pro­gra­ma de pro­tec­ción tem­po­ral) pa­ra ni­ca­ra­güen­ses y po­drían se­guir hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y hai­tia­nos; ter­mi­nó con el pro­gra­ma de Daca que be­ne­fi­cia­ba a 800 mil drea­mers -que lle­ga­ron ile­gal­men­te co­mo me­no­res de edad al país, in­sis­te en cons­truir un mu­ro inú­til y cos­to­sí­si­mo en la fron­te­ra con México; du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial pro­pu­so prohi­bir la en­tra­da al país a to­dos los mu­sul­ma­nes y les lla­mó cri­mi­na­les y vio­la­do­res a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos; y en lu­gar de per­se­guir cri­mi­na­les sus agen­tes de­tu­vie­ron du­ran­te va­rios días a una ni­ña de 10 años y con pa­rá­li­sis ce­re­bral -Ro­sa Hernández- lue­go de una ope­ra­ción. Do­nald Trump es es el pre­si­den­te más an­ti­in­mi­gran­te que ha te­ni­do Es­ta­dos Uni­dos des­de los años cin­cuen­ta, cuan­do se pu­so en prác­ti­ca la bru­tal Ope­ra­ción Wet­back. En esa ope­ra­ción, se­gún la ver­sión ofi­cial, más de un mi­llón de me­xi­ca­nos fue­ron de­por­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos y de­ce­nas mu­rie­ron en el pro­ce­so de ex­pul­sión. Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral Trump ju­gó con la idea de de­por­tar a 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos en dos años. El pro­yec­to es irrea­li­za­ble pe­ro la sim­ple idea es pe­li­gro­sa y ha ge­ne­ra­do du­ras ofen­sas con­tras los in­mi­gran­tes. Trump apa­ren­te­men­te es­tá in­ten­tan­do re­ver­tir el pro­ce­so de to­le­ran­cia y di­ver­si­dad que lle­va­rá a Es­ta­dos Uni­dos a con­ver­tir­se en una na­ción de mi­no­rías en 2044. En ese año to­dos los gru­pos ét­ni­cos del país -afro­ame­ri­ca­nos, la­ti­nos, asiá­ti­cos, na­ti­vos y blan­cos no his­pa­nos- se­rán mi­no­rías, se­gún una pro­yec­ción de la Ofi­ci­na del Cen­so. Y su es­tra­te­gia pa­re­ce ser la de ex­pul­sar al ma­yor nú­me­ro de in­mi­gran­tes po­si­ble y, al mis­mo tiem­po, evi­tar la en­tra­da ma­si­va de más ex­tran­je­ros. ¿Qué país va a pre­va­le­cer? ¿El de Trump o el de una na­ción que se creó con in­mi­gran­tes y que los si­gue co­bi­jan­do? Trump ha ga­na­do ca­si en to­do en su vida pe­ro en es­te pun­to no lo ha­rá. ¿Por qué? Por­que lle­gó muy tar­de. Quin­ce días des­pués que Trump anun­cia­ra su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en el 2015, la Ofi­ci­na del Cen­so in­for­mó que más de la mi­tad (50.2%) de to­dos los be­bés me­no­res de un año en Es­ta­dos Uni­dos ya no eran blan­cos. Trump tie­ne una idea vie­ja y nos­tál­gi­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Y mi úni­ca con­so­la­ción es sa­ber que, al fi­nal y en la ba­ta­lla más im­por­tan­te, Trump va a per­der.

es­tra­te­gia­de trum­pes ex­pul­sa­ral ma­yor­nú­me­ro po­si­ble­de in­mi­gran­tesy evi­tar­suen­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.