Con­duc­ta éti­ca y su­fra­gio

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Ró­ger Mar­tí­nez rm­mi­ral­da@yahOO. es

Los se­res hu­ma­nos so­mos se­res in­te­gra­les, no te­ne­mos com­par­ti­men­tos es­tan­cos; ca­da uno de los ac­tos que rea­li­za­mos im­pac­ta so­bre los de­más. So­mos una uni­dad. Por eso es que la lu­cha por ad­qui­rir vir­tu­des hu­ma­nas de­be ser om­ni­com­pren­si­va, es de­cir, de­be abar­car el am­plio mar­co de to­das ellas. No ten­dría sen­ti­do, por ejem­plo, bus­car la ad­qui­si­ción de un há­bi­to co­mo la sin­ce­ri­dad y des­pre­ciar el or­den, así co­mo no ten­dría sen­ti­do que­rer ser la­bo­rio­so y no in­tere­sar­se por ser jus­to o pru­den­te u ho­nes­to. De he­cho, un com­por­ta­mien­to co­mo ese se con­si­de­ra un tras­torno de la per­so­na­li­dad, una no­ta­ble dis­per­sión en la con­duc­ta y hoy se ha­bla mu­cho de bi­po­la­ri­dad, tan­to co­mo en la psi­co­lo­gía clá­si­ca se ha­bla­ba de es­qui­zo­fre­nia. Ca­ra al pró­xi­mo tor­neo elec­to­ral es­tas ideas so­bre la con­duc­ta éti­ca de­ben con­si­de­rar­se. Si una per­so­na pre­ten­de ser éti­ca­men­te ín­te­gra, de­be­rá exa­mi­nar la re­la- ción que exis­te en­tre sus va­lo­res, sus op­cio­nes po­lí­ti­co-par­ti­da­rias, sus vir­tu­des hu­ma­nas y las ra­zo­nes que lo lle­van a vo­tar por tal o cual can­di­da­to. Un hom­bre o una mu­jer que se pre­cien de ser ín­te­gros de­be­rán con­si­de­rar si su vo­to for­ta­le­ce la de­mo­cra­cia, pro­pen­de ver­da­de­ra­men­te a la bús­que­da del bien co­mún y con­tri­bu­ye a la cons­truc­ción de una Hon­du­ras jus­ta, equi­ta­ti­va y so­li­da­ria. Esas se­rían ra­zo­nes vá­li­das pa­ra de­ci­dir por quién vo­tar. Pe­ro si lo que mue­ve a ele­gir a un can­di­da­to es la pa­sión par­ti­da­ria cie­ga e irra­cio­nal, los in­tere­ses per­so­na­les o de gru­po, los be­ne­fi­cia­dos pre­via­men­te re­ci­bi­dos o el ape­go a los pri­vi­le­gios que ge­ne­ra el usu­fruc­to del po­der, es­ta­mos an­te un ca­so de con­duc­ta an­ti­éti­ca gra­ve que pue­de ter­mi­nar por des­truir en el in­di­vi­duo la brú­ju­la mo­ral que al­gu­na vez pu­do ha­ber orien­ta­do sus de­ci­sio­nes. La ma­yo­ría de las le­gis­la­cio­nes elec­to­ra­les de los paí­ses exi­gen que el vo­tan­te sea ma­yor de die­ci­ocho años, es­to de­bi­do a que se su­po­ne que a esa edad se ha al­can­za­do la ma­du­rez ne­ce­sa­ria y se ha desa­rro­lla­do el cri­te­rio in­dis­pen­sa­ble pa­ra to­mar de­ci­sio­nes ra­cio­na­les y co­rrec­tas en te­mas po­lí­ti­cos. Con re­gu­la­cio­nes le­ga­les co­mo esa se bus­ca que no ha­ya po­si­bi­li­dad de ma­ni­pu­la­ción y que el vo­to sea li­bre y pro­duc­to de una de­ci­sión per­so­nal in­teli­gen­te. Pe­ro a los años que se tie­nen de­be aña­dir­se una con­cien­cia bien for­ma­da, una con­cien­cia que hu­ya de la ten­ta­ción mez­qui­na de vo­tar, re­pi­to, por in­tere­ses tor­ci­dos, por sec­ta­ris­mo o por am­bi­cio­nes par­ti­cu­la­res, aun­que se dé al tras­te con la Ley y con el fu­tu­ro de la pa­tria. De­ja­mos de con­du­cir­nos éti­ca­men­te y nos ha­ce­mos trai­ción a no­so­tros mis­mos cuan­do no ele­gi­mos al me­jor por man­te­ner o con­se­guir un em­pleo o por ob­te­ner, in­sis­to, be­ne­fi­cios per­so­na­les aun­que el país se nos va­ya a pi­que.

nos­trai­cio­na­mos cuan­do­vo­ta­mos por­be­ne­fi­cios per­so­na­les aun­queel­país­se hun­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.