Las ve­las po­nen bri­llo y calor a la Na­vi­dad

Ade­más de dar bri­llo y calor, es­tas lle­nan el am­bien­te de fi­nos aro­mas

Diario La Prensa - - VIVIR -

RE­DAC­CIÓN. Una de las prin­ci­pa­les tra­di­cio­nes en las fies­tas na­vi­de­ñas son las ve­las. Ya sea en la sa­la, en una es­qui­na, las es­ca­le­ras, o en la me­sa del co­me­dor, es­tas pro­por­cio­nan un to­que cá­li­do y aco­ge­dor a su ho­gar. Pa­ra adap­tar­las a la de­co­ra­ción pro­pia de es­tas fe­chas pue­de acom­pa­ñar­las con be­llo­tas de pino, cin­tas, mus­go, ra­mi­tas, fru­tos se­cos, etc. Los co­lo­res que im­pe­ran son pla­ta y oro, pe­ro us­ted pue­de uti­li­zar el tono de su pre­di­lec­ción o el que se adap­te al res­to de la de­co­ra­ción. Lo me­jor de es­tos ele­men­tos es que vie­nen en dis­tin­tas for­mas y co­lo­res y se adap­tan a cual­quier ten­den­cia. Las ve­las re­pre­sen­tan la luz que vino a traer­nos el ni­ño Je­sús cuan­do na­ció de una vir­gen en Belén. Así que inun­de su ho­gar con ellas y re­fle­je a sus ami­gos y fa­mi­lia el bri­llo del Sal­va­dor del mun­do.

CO­LOR La ver­sa­ti­li­dad de las ve­las ha­ce que es­tas se adap­ten a cual­quier ti­po de de­co­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.