Llan­to y mu­ñe­ca

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

La in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da re­cien­te­men­te por LA PREN­SA po­dría ha­ber si­do fuen­te de una novela o re­la­to cor­to del li­te­ra­to Franz Kaf­ka, cu­ya obra es ca­li­fi­ca­da co­mo una de las más in­flu­yen­tes en la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal y está re­ple­ta de te­mas y arquetipos so­bre la alie­na­ción, la bru­ta­li­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, con­flic­tos entre pa­dres e hi­jos, per­so­na­jes en aven­tu­ras te­rro­rí­fi­cas, laberintos de bu­ro­cra­cia y trans­for­ma­cio­nes mís­ti­cas. Todo un mun­do que ha va­li­do pa­ra ca­li­fi­car si­tua­cio­nes se­me­jan­tes a lo lar­go de los años co­mo kaf­kia­na, con sig­ni­fi­ca­do, se­gún la RAE, “di­cho de una si­tua­ción: ab­sur­da, an­gus­tio­sa”. Dos años, ape­nas habla, mu­cho me­nos con gen­te des­co­no­ci­da, cu­yo ros­tro frun­ci­do y mi­ra­da agria des­de la al­tu­ra da po­der, di­men­sión in­com­pren­si­ble y atro­na­do­ra pa­ra la ni­ña, cu­ya fa­mi­lia en ese ins­tan­te es la mu­ñe­ca que abra­za con fuer­za con­tra su pecho co­mo úni­ca for­ta­le­za que no está dis­pues­ta a de­jar­se arre­ba­tar. Aque­llo de la con­ven­ción de la ni­ñez ha cho­ca­do con­tra “to­le­ran­cia ce­ro” y la par­te más dé­bil, en evi­den­te e in­hu­ma­na in­de­fen­sión, de an­te­mano lleva to­das las de perder, pues las re­gu­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les des­apa­re­cen y la ley, “nues­tra” ley, se cumple y la ha­ce­mos cumplir. Una voz des­co­no­ci­da en­vuel­ta en una mi­ra­da de arri­ba ha­cia abajo se es­cu­cha: “¿Cuán­tos años tie­nes? ¿Ha­blas español?”. Y la res­pues­ta fue en el idio­ma uni­ver­sal a esa edad: llan­to. ¿Des­co­no­ce­rá el juez el pro­ce­so de cre­ci­mien­to pro­gre­si­vo e in­te­gral del “baby”, ni­ño, ado­les­cen­te...? Las reac­cio­nes no se hi­cie­ron es­pe­rar no por el efec­to y el so­me­ti­mien­to del juez a la po­lí­ti­ca ra­di­cal an­ti­in­mi­gran­te, sino por el cruel tra­ta­mien­to que se dio a la pe­que­ña de dos años, se­pa­ra­da de su fa­mi­lia, al obli­gar­la a sen­tar­se en el banquillo pa­ra es­cu­char una acu­sa­ción y una re­so­lu­ción que ella no com­pren­de. Si esto es jus­ti­cia en el tri­bu­nal, có­mo lo se­rá en las ca­lles, en las re­da­das; pe­ro tam­bién ha­brá que di­ri­gir la mi­ra­da ha­cia la fa­mi­lia. Co­lo­ca a los pe­que­ños an­te ta­les per­so­nas que han en­tre­ga­do su sen­si­bi­li­dad a la in­hu­ma­na y du­ra ley, que aunque du­ra es la ley, pe­ro nun­ca de­bie­ra usar­se co­mo ins­tru­men­to de tor­tu­ra pa­ra que “apren­dan”, tal co­mo se ha evi­den­cia­do en la cri­sis mi­gra­to­ria al se­pa­rar, re­te­ner y ais­lar a mi­les de niños en cam­pa­men­tos don­de que­dan ais­la­dos de sus fa­mi­lias pa­ra di­sua­dir el flu­jo mi­gra­to­rio. La to­le­ran­cia des­apa­re­ció, tal co­mo se ex­pre­san los fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción Trump y se en­car­gan de prac­ti­car adus­tos jue­ces en con­tra de quie­nes sen­ta­dos en el banquillo uti­li­zan el úni­co len­gua­je en el que se pue­den ex­pre­sar mien­tras aprie­tan entre sus bra­zos la mu­ñe­ca: el llan­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.