¿Qué des­cu­brió la abuela?

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Emi­li­oSan­ta­ma­ríaS. DIRECTOR@EMILIOSANTAMARIA.COM

La sor­pren­den­te no­ti­cia la tra­jo el Na­tio­nal En­qui­rer de Ta­llaha­see, Flo­ri­da. Mu­chos la pu­sie­ron en du­da, pe­ro se com­pro­bó que era ri­gu­ro­sa­men­te cier­ta. Des­de en­ton­ces ha si­do co­mo un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos otros ca­sos si­mi­la­res. ¿Qué fue lo que ocu­rrió? Lau­ra Shultz, una abuela de 63 años, le­van­tó por la par­te de atrás su pe­sa­do au­to­mó­vil Buick pa­ra li­be­rar el bra­zo de su nie­to. Aunque ro­bus­ta, no se po­día de­cir que fue­ra una mu­jer muy fuer­te, lo más pe­sa­do que ha­bía le­van­ta­do an­tes de es­ta ha­za­ña, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, era “la bol­sa de ali­men­to de sus mas­co­tas, de unas 50 li­bras”. ¡Pe­ro an­te la emer­gen­cia ni si­quie­ra du­do en in­ten­tar­lo! ¿Có­mo pu­do en­ton­ces rea­li­zar se­me­jan­te ha­za­ña? Pa­ra ave­ri­guar­lo, el Dr. Char­les Gar­field, que es­cri­bía un li­bro lla­ma­do Peak Per­for­mers, que se pue­de tra­du­cir co­mo Desem­pe­ños so­bre­sa­lien­tes, viajó a Ta­llaha­see y se en­tre­vis­tó con ella. Se en­con­tró con una mu­jer que se ne­ga­ba cor­tés­men­te a ha­blar del caso, lo que sor­pren­dió enor­me­men­te al es­cri­tor. Fi­nal­men­te, cuan­do sin­tió que el tiem­po se ter­mi­na­ba, le pre­gun­tó de frente por qué no que­ría re­fe­rir­se a su ha­za­ña. Le di­jo que po­dría ins­pi­rar a mu­chos a com­pren­der los enor­mes y des­co­no­ci­dos po­ten­cia­les que to­dos lle­va­mos den­tro. Fi­nal­men­te, ella le ex­pli­có: “Si pu­de ha­cer eso cuan­do no me creía ca­paz, ¿qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra mí? ¿Quie­re de­cir que he des­per­di­cia­do mi vi­da sin ha­cer las co­sas que siem­pre an­he­lé? ¡Ima­gí­ne­se, des­cu­brir esto a los 63 años!”. El Dr. Gar­field le ha­bló en­ton­ces de mil ca­sos don­de gen­te in­clu­so de más edad ha­bía ini­cia­do ver­da­de­ras aven­tu­ras en mu­chos cam­pos di­ver­sos. Le di­jo que la vi­da no ha­bía ter­mi­na­do pa­ra ella. En­ton­ces, Lau­ra le ha­bló de su fas­ci­na­ción por las ro­cas. Siem­pre ha­bía que­ri­do es­tu­diar geo­lo­gía. ¿Cuál fue el resultado de es­ta plá­ti­ca? En­tró en FIU, ob­tu­vo el título y lue­go en­se­ñó en una uni­ver­si­dad de una co­mu­ni­dad local. Dos lec­cio­nes pa­ra apren­der de es­ta fas­ci­nan­te his­to­ria: una, que hay mu­chas co­sas, fí­si­cas y men­ta­les, que no ha­ce­mos hasta mo­men­tos de gran emer­gen­cia, y dos, que mu­chas per­so­nas ini­cian pro­yec­tos a una edad en que otros se sien­ten ya ven­ci­dos.

LONEGATIVO: Au­to­con­ven­cer­nos de nues­tras in­ca­pa­ci­da­des.

LOPOSITIVO: Des­cu­brir y asom­brar­nos del enor­me po­ten­cial que Dios pu­so en no­so­tros.

mu­chas­per­so­nas ini­cian­pro­yec­tos au­nae­da­den­que otros­se­sien­ten ya­ven­ci­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.