Un amor sa­lu­da­ble

En to­das las re­la­cio­nes hay pe­leas, sa­ber con­tro­lar­las y su­pe­rar­las es la cla­ve de una re­la­ción só­li­da y ar­mo­nio­sa

Estilo - - CONTENTS - Quiérete mu­cho! Lec­cio­nes pa­ra fo­men­tar la au­to­es­ti ma y el amor pro­pio

LO­VE LES­SONS

El doc­tor Ra­món To­rres es un fa­mo­so psi­có­lo­go de Asun­ción, Pa­ra­guay, au­tor del li­bro El amor, así de sim­ple, así de com­pli­ca­do. Su es­pe­cia­li­dad es tra­tar re­la­cio­nes de pa­re­ja, específicamente re­so­lu­cio­nes de con­flic­tos. Esa no­che lle­gó a Mia­mi pa­ra brin­dar el ta­ller Del amor tó­xi­co al amor sa­lu­da­ble. Una char­la en­fo­ca­da en de­jar de su­frir por amor, pa­ra sol­tar y de­jar ir, o pa­ra co­no­cer el amor sa­lu­da­ble que ne­ce­si­tas. con sed de apren­der, lle­go pun­tual a las 7 del ano­che y me sien­to en pri­me­ra fi­la. Mi­nu­tos des­pués apa­re­ce el doc­tor to­rres en el es­ce­na­rio. en una ex­tra­ña pe­ti­ción di­ce con tran­qui­li­dad ,“le­van­te la mano la­pa­re­ja­que no pe­lea ”. El si­len­cio en el sa­lón ha­ce una in­có­mo­da pau­sa. des­pués de unos se­gun­dos, el pú­bli­co re­vien­ta en car­ca­ja­das. Cla­ro que todos te­ne­mos pe­leas. La li­ber­tad de po­der es­tar en desacuer­do es un de­re­cho hu­mano. So­mos li­bres de po­der ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos. Usual­men­te una dis­cre­pan­cia es un aviso que al­go de­be cam­biar. “A ve­ces pasan 25 años y las pa­re­jas si­guen re­sen­ti­das”, di­ce To­rres y agre­ga ,“el acos­tum­brar­se a ar­gu­men­tar sin re­so­lu­ción des­tru­ye tu ar­mo­nía y la de los que te ro­dean ”. La fór­mu­la, ex­pli­ca, es cam­biar la ma­ne­ra en que di­ces las co­sas. O sea, de­cir lo mis- mo, pe­ro su­til­men­te. Sin in­sul­tos ni malos tra­tos. ¡Con res­pe­to! Lle­gar a un acuer­do to­ma es­fuer­zo y de­di­ca­ción. La per­so­na que te es­ti­ma y quie­re, tra­ba­ja­rá y se es­for­za­rá por lle­var una vi­da ar­mo­nio­sa. Es im­por­tan­te en­ten­der por­qué pe­lea­mos con nues­tra pa­re­ja, hay que es­tar se­gu­ros que hay un fun­da­men­to y que no se tra­ta del sim­ple he­cho de no es­tar de acuer­do con ellos. Al­go muy im­por­tan­te en lo que el ex­per­to ha­ce én­fa­sis es en qui­tar­nos de la ca­be­za la idea de que de­be­mos cam­biar pa­ra re­ci­bir amor. Es una equi­vo­ca­ción muy fre­cuen­te pen­sar que la per­so­na con que te­ne­mos una re­la­ción cam­bia­rá to­do lo que no nos gus­ta por no­so­tros, “na­die cam­bia por obli­ga­ción, y me­nos, si el cam­bio es pa­ra de­jar de ha­cer lo que le ha­ce fe­liz”. Sin em­bar­go, To­rres en­fa­ti­za en que de­bes apar­tar al que no te ama, “el lí­mi­te es la dig­ni­dad. Si no te quie­re, no te me­re­ce. No po­de­mos ol­vi­dar que el amor es una cons­truc­ción de dos, si no hay dos, qui­zás no val­ga la pe­na. Cuan­do el amor se va, es un tor­men­to pa­ra los dos se­guir jun­tos”. Las tres ho­ras pa­sa­ron rá­pi­da­men­te y an­tes de ir­se, To­rres da un úl­ti­mo con­se­jo, “hay que que­rer­se uno mis­mo pri­me­ro, el amar­se uno mis­mo con lo­cu­ra evi­ta que de­pen­da­mos de al­guien más. Eres tu me­jor fan. Hay que es­for­zar­nos por ser fe­li­ces y es que pa­ra col­mo, so­lo se vi­ve una vez”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.