Juan Mi­guel Di­bán

Estilo - - Tendencias -

Mu­chas per­so­nas no se atre­ven a sa­lir de su zo­na de con­fort, por mie­do al fra­ca­so o por el qué di­rán. Pe­ro es­te mun­do es­tá he­cho pa­ra eso, pa­ra sa­lir a co­no­cer­lo y atre­ver­se a to­do, a co­mer en el lu­gar más ines­pe­ra­do, co­no­cer per­so­nas con di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta y pa­ra apren­der de los erro­res”. Es la fi­lo­so­fía de Juan Mi­guel Di­bán, un pro­fe­sio­nal de las cien­cias de la co­mu­ni­ca­ción y pu­bli­ci­dad, edi­tor de Abor­do, revista de via­jes de una ae­ro­lí­nea na­cio­nal y re­co­no­ci­do in­fluen­cer. Na­ció en San Pe­dro Su­la ha­ce 32 años y sus recuerdos evo­can a una Hon­du­ras de la que todos nos enamo­ra­mos, “pu­de dis­fru­tar de la se­gu­ri­dad de aque­llos años, me en­can­ta­ba sa­lir a la ca­lle todos los días y ju­gar con mis ve­ci­nos, pa­seá­ba­mos en bi­ci­cle­ta, ar­man­do pa­pe­lo­tes e in­ven­tan­do cual­quier co­sa pa­ra no estar en la ca­sa”. Su pa­dre na­ció en Pa­les­ti­na y fue cria­do en Chi­le y su ma­dre es co­lom­bia­na de raí­ces li­ba­ne­sas, por ra­zo­nes del des­tino se co­no­cie­ron en Hon­du­ras don­de se ca­sa­ron y ofre­cie­ron una in­tere­san­te he­ren­cia cul­tu­ral a él y a sus her­ma­nos. No hay du­da que pa­ra Di­bán la fa­mi­lia es in­va­lua­ble , “el me­jor re­ga­lo de la vi­da, lo que nos de­fi­ne, afor­tu­na­da­men­te ven­go de una muy uni­da y ale­gre, y siem­pre es­ta­ré or­gu­llo­so y agra­de­ci­do por ello”.

Co­mo cual­quier so­ña­dor él ha te­ni­do que en­fren­tar­se al mun­do pa­ra lo­grar sus me­tas. Des­de que se gra­duó del ins­ti­tu­to La Sa­lle en 2002, su­po que la co­mu­ni­ca­ción era una de sus pa­sio­nes y sin te­mor nos co­men­ta que cuan­do de­ci­dió co­men­zar es­te ca­mino en la Uni­ver­si­dad de San Pe­dro Su­la lle­ga­ron crí­ti­cas co­mo: “te vas a mo­rir de ham­bre es­tu­dian­do eso, acá no hay in­dus­tria”. Es­to no lo de­tu­vo, él cree fir­me­men­te que Hon­du­ras sí tie­ne opor­tu­ni­da­des en es­te cam­po. Fue edi­tor por dos años en la revista de mo­da y ten­den­cias EL/LA en la zo­na nor­te, un buen co­mien­zo pa­ra su ca­rre­ra. “De­fi­ni­ti­va­men­te fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble que me per­mi­tió desa­rro­llar otros ta­len­tos y que me abrió mu­chas puer­tas”. En 2006 hi­zo ra­dio tam­bién por un es­pa­cio de dos años en un pro­gra­ma mu­si­cal, “me en­can­ta­ría re­gre­sar a las ca­bi­nas, por­que la mú­si­ca es esen­cial en mi día a día, y creo que, a pe­sar de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les , nun­ca per­de­mos la cos­tum­bre de en­cen­der la ra­dio y es­cu­char lo que es­tá pa­san­do”. Mi­guel es muy de­di­ca­do a su tra­ba­jo, su ru­ti­na en Abor­do es co­mo la pa­la­bra lo in­di­ca, via­jes, aven­tu­ras his­to­rias por con­tar. La pu­bli­ca­ción es tri­mes­tral y pa­ra ca­da edi­ción él se en­car­ga de in­ves­ti­gar los des­ti­nos, in­for­ma­ción so­bre los lu­ga­res y so­bre to­do algo que con­quis­ta su co­ra­zón: pro­mo­ver las ri­que­zas de su mu­sa y amor eterno, Hon­du­ras. “Lo que más me gus­ta es co­no­cer per­so­nas ta­len­to­sas con his­to­rias ex­cep­cio­na­les, que se es­con­den en ciu­da­des pre­cio­sas o pue­bli­tos ma­ra­vi­llo­sos, que es­tán ha­cien­do co­sas in­creí­bles por nues­tro país, de­mos­trán­do­nos que cuan­do se quiere, se pue­de”. Con su ex­per­ti­se en la era di­gi­tal de las co­mu­ni­ca­cio­nes, acon­se­ja se­guir las re­glas de oro , “más allá de li­kes o se­gui­do­res, lo real­men­te importante es la ve­ra­ci­dad de su con­te­ni­do y la au­ten­ti­ci­dad de su es­ti­lo, y que so­bre to­do ge­ne­ren ac­cio­nes po­si­ti­vas, pro­po­nien­do nue­vas co­sas o al­ter­na­ti­vas so­bre algo. Es lo que son en la vi­da real, en su día a día; si ahí no lo ha­cen bien, no po­drán ha­cer­lo en el mun­do vir­tual”. Juan Mi­guel con­si­de­ra in­va­lua­ble la ho­nes­ti­dad den­tro de su pro­fe­sión, “por­que no hay co­sa más des­agra­da­ble que una per­so­na que pre­ten­de ser al­guien que no es. Sean crea­ti­vos y es­pon­tá­neos, sin te­mor a fra­ca­sar”, acon­se­ja.

Ade­más de ser edi­tor y crea­dor de con­te­ni­do grá­fi­co, di­rec­tor de arte y ves­tua­rio en pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les, em­ba­ja­dor de mar­ca, host y re­la­cio­na­dor pú­bli­co tam­bién ha in­cur­sio­na­do en el cam­po del mo­de­la­je. Re­cien­te­men­te tu­vo la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en la pre­sen­ta­ción de la co­lec­ción “Te­gu­ci­gal­pa la ciu­dad que me di­se­ñó” con la que Yo­yo Ba­rrien­tos ce­le­bró sus 25 años de tra­yec­to­ria. La mo­da mas­cu­li­na es otra de sus afi­cio­nes y la ve des­de un pun­to ana­lí­ti­co, “ca­da vez en­con­tra­mos más pro­pues­tas que sa­len de los pa­rá­me­tros con­ven­cio­na­les y se aco­plan a las ten­den­cias glo­ba­les”, di­ce. En­tre sus di­se­ña­do­res na­cio­na­les fa­vo­ri­tos es­tán por su­pues­to Yo­yo, Jerry Cár­ca­mo y Tir­so Rubio, ade­más ad­mi­ra el tra­ba­jo de Carlos Cam­pos a quien en­cuen­tra “ex­cep­cio­nal por­que lo­gra plas­mar su vi­sión en ca­da co­lec­ción sin per­der su esen­cia, ni la del hom­bre la­tino mo­derno”. Ade­más com­ple­men­ta su lis­ta con los in­ter­na­cio­na­les Tom Ford, Dries van No­ten, Raf Si­mons y Ni­co­la For­mi­chet­ti. Aun­que sa­be­mos que lo que im­por­ta es su au­ten­ti­ci­dad co­mo ser hu­mano, es im­po­si­ble no re­pa­rar en sus ras­gos fí­si­cos, que son fie­les a su he­ren­cia ára­be. Tez mo­re­na, ojos os­cu­ros y una fi­gu­ra en­vi­dia­ble, ¿Có­mo lo­gra man­te­ner­la? Tra­ta de ali­men­tar­se sa­lu­da­ble, pe­ro acla­ra que na­da de die­tas, “co­mo un po­qui­to de to­do ba­lan­cea­da­men­te. El ejer­ci­cio es bá­si­co, voy todos los días al gim­na­sio, ese tiem­po es pa­ra mí, pa­ra des­co­nec­tar­me un po­co de la ru­ti­na dia­ria”. Co­mo via­je­ro y aman­te de los des­ti­nos na­cio­na­les sus si­tios fa­vo­ri­tos pa­ra ir de va­ca­cio­nes in­clu­yen Ca­yos Co­chi­nos y Uti­la y a ni­vel in­ter­na­cio­nal cual­quier si­tio que ten­ga pla­ya. Cree en el amor y su es­ta­tus es “siem­pre enamo­ra­do”.

Loany Ham es­tá en su me­jor mo­men­to y sa­be bien que de­be apro­ve­char­lo al má­xi­mo, si­guien­do su pro­pio le­ma “Li­ve and en­joy the most you can every­day”. A sus 24 años su recorrido po­dría des­lum­brar a cual­quie­ra. Es­tu­dió fas­hion mar­ke­ting en el Sa­van­nah Co­lle­ge of Art and De­sign, SCAD, y des­de en­ton­ces to­do ha ido en as­cen­so. Se de­ci­dió por esa ca­rre­ra por­que re­pre­sen­ta to­do lo que le ha gus­ta­do des­de pe­que­ña. “Fas­hion Mar­ke­ting en­la­za­ba dos co­sas muy im­por­tan­tes en mi vi­da pa­ra cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, la mo­da y los ne­go­cios. Apar­te es­ta ca­rre­ra es muy di­ver­sa, apren­dí a tra­ba­jar en di­se­ño, tex­ti­les, vi­sua­les, en­tre otros”. Ele­gir SCAD fue sin du­da la puer­ta a una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, “des­de mi edu­ca­ción, el pue­bli­to be­llo de Sa­van­nah, to­da las per­so­nas in­ter­na­cio­na­les que co­no­cí y que lle­gué a for­mar una amis­tad que to­da­vía man­ten­go con mu­chos”. Una vez gra­dua­da re­gre­só a Hon­du­ras y pron­to re­ci­bió un men­sa­je de Ga­brie­la Ze­la­ya, di­rec­to­ra de CreaMo­da, pa­ra in­vi­tar­la a for­mar par­te de su equi­po. “Me en­con­tré con la sor­pre­sa al re­gre­sar a Hon­du­ras que es­ta­ba ini­cian­do una em­pre­sa de­di­ca­da to­tal­men­te a la pro­duc­cion, mon­ta­je y ela­bo­ra­cion de even­tos, cam­pa­ñas, ac­ti­va­cio­nes y to­do lo que tie­ne que ver con el ru­bro de la mo­da. Aten­dí la in­vi­ta­ción rá­pi­da­men­te, ya que era la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar el mun­do de la mo­da en mi país. La ex­pe­rien­cia de estar con CreaMo­da me ha en­se­ña­do lo importante que es tra­ba­jar en equi­po, y el com­pa­ñe­ris­mo, lo que más dis­fru­to de es­te tra­ba­jo es la li­ber­tad de po­der desa­rro­llar una idea creativa des­de el ini­cio has­ta el fi­nal, cual­quie­ra que es­te sea: un even­to, una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, edi­to­ria­les de mo­da , sty­ling o ase­so­ría, en fin, es un tra­ba­jo di­ver­ti­do y que me sor­pren­de a dia­rio. Ade­más, Gabby and Jey son el me­jor dream team que uno pue­de te­ner”.

Si­mul­tá­nea­men­te Loany de­bu­tó con su no­ve­do­sa lí­nea de tra­jes de ba­ño Ma­dei­ra. La idea sur­gió jun­to a su ami­ga co­lom­bia­na, Camila Ren­gi­fo, des­pués de gra­duar­se jun­tas en SCAD, “cuan­do ambas re­gre­sa­mos a nues­tros paí­ses, de­ci­di­mos ini­ciar algo jun­tas pa­ra ver­nos más se­gui­do. Ahí fue cuan­do em­pe­za­mos a ver qué ha­cía fal­ta en Hon­du­ras y en­con­tra­mos ese va­cío de di­ver­si­dad en tra­jes de ba­ño. En nues­tra pri­me­ra co­lec­ción nos en­fo­ca­mos a mos­trar la iden­ti­dad de nues­tra mar­ca, sien­do di­ver­ti­da, co­que­ta y chic. Y lue­go nos ins­pi­ra­mos en las vi­bras tro­pi­ca­les, en lo abs­trac­to y en mu­cho co­lor”. Po­co a po­co y a pa­so fir­me, Ma­dei­ra se abre pa­so mien­tras Loany va desa­rro­llan­do nue­vos pro­yec­tos, apro­ve­chan­do al má­xi­mo su for­ma­ción aca­dé­mi­ca, si­guien­do su ins­tin­to y pa­sión por la mo­da y apren­dien­do to­do lo que pue­de. Se­gu­ra que las re­des so­cia­les se pue­den con­ver­tir en la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra cual­quier em­pre­sa, ha de­ci­di­do ex­plo­rar otra área, “es­toy des­cu­brien­do una nue­va eta­pa en la era di­gi­tal, voy a inau­gu­rar mi pri­me­ra tien­da on­li­ne: www.ro­kasty­le.com. Tam­bién he si­do in­vi­ta­da pa­ra ser co­la­bo­ra­do­ra en unos de los blogs más in­flu­yen­tes del país; Fas­hion Avai­la­ble. Don­de les com­par­ti­ré y po­drán des­cu­brir mi es­ti­lo y las úl­ti­mas ten­den­cias en la mo­da. De igual for­ma es­toy pla­ni­fi­can­do lan­zar una pe­que­ña lí­nea pa­ra hom­bre con Ma­dei­ra. Y muy pron­to es­ta­ré lan­zan­do una lí­nea ins­pi­ra­da en una de mis pren­das fa­vo­ri­tas. Ade­más, ya es­ta­mos en pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la nue­va edi­ción de Es­ti­lo Mo­da”. Pe­ro eso no es to­do, es­ta chi­ca de­ci­di­da a ex­plo­rar to­das las fa­ce­tas po­si­bles, es­tá emo­cio­na­da por­que es­te año jun­to a su her­mano Mi­guel in­cur­sio­nó en el arte cu­li­na­rio, aper­tu­ran­do un nuevo con­cep­to de co­mi­da asiá­ti­ca en el restaurante fa­mi­liar.

Co­mo bue­na Leo, per­sis­te y co­rre de­trás de ca­da sue­ño, “co­mo una mu­jer de ne­go­cio, mi me­ta es cre­cer y ex­pan­dir mis ne­go­cios. No se si me iría de Hon­du­ras, pe­ro sí em­pe­zar ne­go­cios en otros paí­ses. Por lo mo­men­tos es­toy via­jan­do mu­cho pa­ra po­der co­no­cer más e ins­pi­rar­me pa­ra nue­vas co­lec­cio­nes y pro­yec­tos, mi me­ta es cre­cer y ex­pan­dir­me”, ase­gu­ra.

Ella sa­be que pa­ra un em­pren­de­dor el ca­mino no es tan fá­cil, es­pe­cial­men­te en Hon­du­ras, “no es­ta­mos to­tal­men­te desa­rro­lla­dos en al­gu­nas áreas tec­no­ló­gi­cas o de lo­gís­ti­ca, que en su ma­yo­ría son los prin­ci­pa­les re­tos a los que nos en­fren­ta­mos los co­mer­cian­tes y que po­co a po­co se van sol­ven­tan­do”, expresa.

Fiel ad­mi­ra­do­ra de Vic­to­ria Beck­ham, Loany se­ña­la que la mo­da en Hon­du­ras ha da­do un gran pa­so, po­co a po­co se ha ido va­lo­ri­zan­do co­mo una in­dus­tria. “Hoy en día se es­tá in­vo­lu­cran­do y apo­yan­do a los di­se­ña­do­res, mo­de­los, blog­gers e in­flu­yen­tes. La in­dus­tria de la mo­da en La­ti­noa­mé­ri­ca me pa­re­ce fe­no­me­nal, en vis­ta que ha te­ni­do un cre­ci­mien­to es­tu­pen­do y es­to nos fa­vo­re­ce no so­lo por la tec­no­lo­gía, sino por las re­des so­cia­les, ya que po­de­mos lle­gar a más per­so­nas”.

En­tre sus di­se­ña­do­res fa­vo­ri­tos des­ta­can Ale­xan­der Wang, Oliver Rous­teing, di­rec­tor crea­ti­vo de Bal­main y Ales­san­dro Michele, el di­rec­tor crea­ti­vo de Gucci, “él lle­gó a rein­ven­tar y me­jo­rar la nue­va ima­gen de esa fir­ma con sus di­se­ños”.

Más allá de cual­quier per­so­na­je o ce­le­bri­dad, su ro­le mo­del no es­tá ni den­tro ni fue­ra de las pa­sa­re­las, sino en su ho­gar, “tal vez sue­ne cli­ché, mi daddy (co­mo siem­pre le di­go) Mi­guel Ham es una per­so­na con un gran co­ra­zón que me ha apo­ya­do en to­das mis de­ci­sio­nes im­por­tan­tes. Co­mo ro­le mo­del él me ha en­se­ña­do las lec­cio­nes no so­lo de la vi­da, sino que tam­bién ha si­do un men­tor e ins­pi­ra­ción pa­ra los ne­go­cios. Él me ha en­se­ña­do có­mo lu­char y tra­ba­jar por lo que uno quiere”. Pe­ro en la vi­da no to­do es tra­ba­jo pa­ra es­ta jo­ven di­se­ña­do­ra que de­fi­ne su es­ti­lo co­mo chic, trendy, sexy y edgy . Tam­bién tie­ne es­pa­cio pa­ra la di­ver­sión, “lo úni­co que ne­ce­si­tas pa­ra pa­sar­la bien cual­quier día, son tus ami­gas y mu­cho vino”. Ade­más de las ami­gas cuen­ta siem­pre con la fiel com­pa­ñía de Va­len­tino, “la me­jor com­pa­ñía que pue­de exis­tir. Es un snor­kie (Sch­nau­zer and Yorks­hi­re) que lle­va tres años con­mi­go”, di­ce en­tre son­ri­sas Loany, una jo­ven se­gu­ra, or­gu­llo­sa de sus lo­gros y de sus raí­ces asiá­ti­cas, una cul­tu­ra de la que ha apren­di­do que “con mu­cho es­fuer­zo, tra­ba­jo y dis­ci­pli­na, uno pue­de lo­grar lo que se pro­po­ne”.

A los em­pren­de­do­res les re­cuer­da: “no se den por ven­ci­dos, man­tén­gan­se fie­les a su con­vic­ción, re­cuer­den que es­te es el país de las opor­tu­ni­da­des. Pe­ro, so­bre to­do, no se ol­vi­den de mi­rar ha­cia arri­ba todos los días pa­ra dar las gra­cias y así po­der se­guir ca­mi­nan­do en­tre las nu­bes pa­ra so­ñar sin des­pe­gar los pies del sue­lo”.

Le en­can­ta la co­mi­da hon­du­re­ña y la mex ca­na, “tie­ne mu­chas sim itu­des. Am las tor­ti­llas de m z, los fri­jo­li­tos re­fri­tos, y los pas­te­li­tos de pe­rro”

Uno de sus pro­yec­tos fa­vo­ri­tos fue la pues­ta en mar­cha de la pri­me­ra edi­ción de Es­ti­lo Mo­da que “mar­có un antes y un des­pués en la in­dus­tria, en pro­duc­ción de even­tos, ca­li­dad de co­lec­cio­nes, mo­de­los con ex­pe­rien­cia, así co­mo di­se­ña­do­res emer­gen­tes y de re­nom­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.