El ex­ce­so nun­ca es bueno

El Sín­dro­me del pa­dre o ma­dre he­li­cóp­te­ro po­dría es­tar crean­do una nue­va ge­ne­ra­ción con pro­ble­mas de per­so­na­li­dad. Aquí co­mo evi­tar con­ta­giar­te y criar hi­jos más fe­li­ces.

Estilo - - News -

Vi­vi­mos en un mun­do com­pe­ti­ti­vo en el que de­be­mos pre­pa­rar al má­xi­mo a nues­tros hi­jos pa­ra el fu­tu­ro. Que­re­mos que des­ta­quen en de­por­tes, que en­tren -y nun­ca sal­gan­del cua­dro de ho­nor, que ten­gan do­tes ar­tís­ti­cos, que in­te­gren clu­bes y que al gra­duar­se de la uni­ver­si­dad ob­ten­gan fa­bu­lo­sos tra­ba­jos y lle­ven una vi­da có­mo­da y sin pro­ble­mas de nin­gun ti­po. En ese afán no nos da­mos cuen­ta que po­de­mos con­ver­tir­nos en víctimas del lla­ma­do Sín­dro­me de la ma­dre o pa­dre he­li­cóp­te­ro, ese que so­bre­vue­la siem­pre so­bre las ca­be­zas de sus hi­jos, pen­dien­te en to­do mo­men­to de lo que les pue­de ocu­rrir. Es­te sín­dro­me es ca­paz de ago­biar al más pa­cien­te y pro­vo­ca an­sie­dad tan­to en los pa­dres co­mo en los hi­jos, que tar­de o tem­prano ter­mi­nan en una re­la­ción tó­xi­ca. Pa­ra evi­tar­lo va­le la pe­na po­ner en prác­ti­ca lo siguiente:

ES­CU­CHA ATU HI­JO: pres­ta ver­da­de­ra aten­ción y res­pe­ta sus pen­sa­mien­tos y pun­tos de vis­ta, dé­ja­lo que los ex­pre­se li­bre­men­te sin que im­pon­gas siem­pre tu pun­to de vis­ta. NO MANEJES SUS PRO­BLE­MAS EN LAS RE­LA­CIO­NES: no tra­tes de ayudarles a es­ca­par de las con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes a me­nos que creas que se tra­ta de al­go in­jus­to o un te­ma muy se­rio co­mo el bull­ying. Si tie­nen con­flic­tos o pro­ble­mas con ami­gos o com­pa­ñe­ros aníma­los a re­sol­ver­los so­los, de ma­ne­ra jus­ta y ma­du­ra pe­ro tú nun­ca in­ter­ven­gas.

NO HA­GAS SUS TA­REAS: sa­be­mos que sus no­tas se pue­den con­ver­tir en una ob­se­sión pa­ra ti pe­ro des­de pri­ma­ria de­bes en­se­ñar­les que es su res­pon­sa­bi­li­dad y que de­ben es­tar pen­dien­tes de sus pro­yec­tos, exá­me­nes y fe­chas de en­tre­ga. Pa­ra midd­le school ellos ya de­be­rían ma­ne­jar su car­ga es­co­lar de ma­ne­ra efi­cien­te so­li­ci­tan­do tu ayu­da so­lo en ca­sos que sea real­men­te ne­ce­sa­rio.

NO LE DES TRA­TO ES­PE­CIAL: los ni­ños de­ben cre­cer ro­dea­dos de amor y de to­das las mues­tras de afec­to y con­fian­za po­si­bles pe­ro eso no quie­re de­cir que crean que me­re­cen tra­to es­pe­cial por­que son di­fe­ren­tes, me­jo­res o con ma­yo­res ta­len­tos que otros. En­sé­ña­le que ellos no son el cen­tro del uni­ver­so, que to­dos los ni­ños son igua­les, que na­die es su­pe­rior y que pa­ra con­se­guir al­go hay que lu­char has­ta ga­nár­se­lo. EVI­TA LA SOBREPROTECCIÓN: los pa­dres es­ta­mos lle­nos de mie­dos, es al­go nor­mal, pe­ro de­be­mos apren­der a sol­tar un po­co a los ni­ños, de­jar­los li­bres. Es­tar ex­ce­si­va­men­te pen­dien­tes de su se­gu­ri­dad, im­pi­dién­do­les mo­ver­se o ac­tuar con cier­ta li­ber­tad por mie­do a que le pue­da ocu­rrir al­go so­lo trae­rá con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas.

Psi­có­lo­ga & Li­fe coach Jac­kie Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.