BIO­GRA­FÍA

GIAN­NI VER­SA­CE

Estilo - - Sumario - fo­tos AFP pro­duc­ción & tex­tos Clau­dia Gó­mez

A 20 años de la muer­te del ícono, su le­yen­da con­ti­núa vi­va. Mu­rió muy jo­ven, cuan­do ape­nas em­pe­za­ba a dis­fru­tar las mie­les del triun­fo. Fue uno de los ma­yo­res ge­nios crea­ti­vos del si­glo XX y un pre­cur­sor de la es­té­ti­ca ba­rro­ca. Sus di­se­ños ex­tra­va­gan­tes, sen­sua­les y atre­vi­dos si­guen sien­do el se­llo de la ca­sa ita­lia­na, que con­ser­va la esen­cia y los ele­men­tos con los que la fun­dó a fi­na­les de los años 70.

Des­de su na­ci­mien­to, la mo­da for­mó par­te de la vi­da de Gio­van­ni Ma­ria Ver­sa­ce, quien adop­tó el nom­bre de Gian­ni. Su ma­yor in­fluen­cia fue su ma­dre, quien era de san­gre fran­ce­sa y te­nía un ta­ller don­de apren­dió a tra­ba­jar con pie­dras pre­cio­sas, bor­dar los ves­ti­dos con hi­los de oro y con­fec­cio­nar el ves­tua­rio pa­ra el tea­tro Metropolitano de Ita­lia. Cre­ció ro­dea­do de sus her­ma­nos San­to, Do­na­te­lla y Ti­na, es­ta úl­ti­ma mu­rió a los do­ce años de­bi­do a una in­fec­ción de té­tano. Es­tu­dió arquitectura pe­ro en los años 70 de­ci­dió ra­di­car­se en Mi­lán pa­ra es­tar cer­ca de la meca del di­se­ño de mo­das. Ama­ble y sen­ci­llo, así era el ge­nio. Su ta­len­to iba cre­cien­do co­mo la es­pu­ma y sus crea­cio­nes lla­ma­ron la aten­ción de los gran­des de la mo­da; ya pa­ra fi­na­les de esa dé­ca­da fun­dó su mar­ca Ver­sa­ce. Sus ves­ti­dos y gran­des ca­ba­lli­tos de mar fue­ron su mar­ca re­gis­tra­da. En 1978 pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción y abrió su boutique en Via De­lla Spi­ga en Mi­lán. Mu­chos lo con­si­de­ra­ban “el pa­dre de las su­per­mo­de­los” ya que fue el pri­mer di­se­ña­dor en pa­gar gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro a tops co­mo Nao­mi Camp­bell, Cindy Craw­ford, Lin­da Evan­ge­lis­ta y Ch­risty Tur­ling­ton, así co­mo a Mar­cus Schen­ken­berg, quie­nes en 1991 des­fi­la­ron por la pa­sa­re­la al rit­mo del te­ma Free­dom de Geor­ge Mi­chael. Era el co­mien­zo de una nue­va dé­ca­da y to­dos que­rían usar pren­das Ver­sa­ce, des­de Liz Tay­lor y El­ton John has­ta Ma­don­na y la prin­ce­sa de Ga­les, quien uti­li­zó en va­rias oca­sio­nes sus ves­ti­dos, con­vir­tién­do­los en ten­den­cia mun­dial. Gian­ni in­ten­si­fi­có la sa­tu­ra­ción de co­lor y dio rien­da suel­ta a los vo­lú­me­nes. Fue uno de los pre­cur­so­res de la es­té­ti­ca ba­rro­ca ita­lia­na. Los es­tam­pa­dos fue-

ron uno de sus se­llos más im­pac­tan­tes, así co­mo el do­ra­do y la me­du­sa gra­ba­da en ani­llos, bo­to­nes, ac­ce­so­rios pa­ra bol­sos y za­pa­tos. El di­se­ña­dor to­mó “pres­ta­das” ideas de va­rias sub­cul­tu­ras, los im­per­di­bles del punk o las obras de ar­te ur­bano y las ele­vó al es­ce­na­rio del lu­jo. Una de sus mu­sas fue su her­ma­na Do­na­te­lla, quien tam­bién to­mó las rien­das co­mo di­se­ña­do­ra de la ca­sa ita­lia­na; en­tre tan­to, su her­mano San­to se con­vir­tió en el CEO de Ver­sa­ce. Sen­tía amor in­fi­ni­to por su so­bri­na Alle­gra. Fue la hi­ja que nun­ca tu­vo y su ma­yor he­re­de­ra. Gian­ni lle­gó rá­pi­da­men­te a la ci­ma con su es­té­ti­ca exu­be­ran­te, muy atre­vi­da en co­lo­ri­do y ma­te­ria­les, ca­si chi­llo­na y kitsch, con to­nos flúor y do­ra­dos. En lo per­so­nal tam­bién era atre­vi­do y abier­ta­men­te ho­mo­se­xual. En 1982 co­no­ció al mo­de­lo ita­liano An­to­nio D’Ami­co, con quien se em­bar­có en una re­la­ción que du­ró quin­ce años. Du­ran­te ese tiem­po An­to­nio fue di­se­ña­dor pa­ra la lí­nea de­por­ti­va Ver­sa­ce. Pe­ro a Do­na­te­lla no le pa­re­cía esa re­la­ción amo­ro­sa, por lo que el di­se­ña­dor pre­fi­rió ale­jar­se de su fa­mi­lia y te­ner una vi­da más có­mo­da en Mia­mi, don­de cons­tru­yó una man­sión de 10 ha­bi­ta­cio­nes, 11 ba­ños y una enor­me pis­ci­na que aho­ra fun­cio­na co­mo un ho­tel. La his­to­ria ter­mi­nó abrup­ta­men­te el 15 de ju­lio de 1997, cuan­do Gian­ni, de 50 años, fue ase­si­na­do por An­drew Cu­na­nan, un ase­sino en se­rie es­ta­dou­ni­den­se de 28 años, po­lí­glo­ta, ex­mo­de­lo y to­xi­có­mano. Am­bos ha­bían coin­ci­di­do en el pa­sa­do en el club gay Co­los­sus de San Fran­cis­co, ciudad don­de am­bos re­si­dían a prin­ci­pios de los 90. El di­se­ña­dor re­ci­bió dos ba­la­zos en la ca­be­za y ca­yó jus­to en las gra­das de su man­sión en Ocean Dri­ve. Un año an­tes, Gian­ni ha­bía he­cho su tes­ta­men­to des­pués que le de­tec­ta­ran cán­cer de oí­do. Amaba tan­to a su so­bri­na Alle­gra, de en­ton­ces 11 años, que le he­re­dó gran par­te de su for­tu­na, el 50 por cier­to de la em­pre­sa y tres man­sio­nes si­tua­das en el la­go de Co­mo, en Nue­va York y Mia­mi. El 30 por ciento re­ca­yó en su her­mano San­to y el 20 res­tan­te en Do­na­te­lla. Asi­mis­mo de­jó su co­lec­ción de ar­te de Le­ger y Pi­cas­so al her­mano de Alle­gra: Da­niel. Y a su no­vio An­to­nio le he­re­dó una men­sua­li­dad de 33 mil eu­ros y la op­ción de que­dar­se el tiem­po que qui­sie­ra en va­rias de sus ca­sas. Al mo­men­to de su muer­te, se cal­cu­la que su for­tu­na as­cen­día a más 800 mi­llo­nes de dó­la­res, con 13 tien­das en to­do el mun­do. Su fu­ne­ral en Mi­lán se con­vir­tió en un des­fi­le de ce­le­bri­ties. Sin em­bar­go, Alle­gra fue la úni­ca per­so­na de la di­nas­tía Ver­sa­ce que real­men­te llo­ró la muer­te de su tío. Han pa­sa­do dos dé­ca­das des­de su des­apa­ri­ción y el el mun­do de la mo­da lo si­gue ve­ne­ran­do, y es que su le­ga­do no mo­ri­rá ja­más.

Vi­sio­na­rio y atre­vi­do, Gian­ni Ver­sa­ce se hi­zo un nom­bre en el fashion sys­tem por sus di­se­ños gla­mo­ro­sos y ex­tra­va­gan­tes. Fue un van­guar­dis­ta que uti­li­zó una am­plia ga­ma de ma­te­ria­les en sus crea­cio­nes, des­de cue­ro has­ta se­da com­bi­na­da con me­ta­les co­mo alu­mi­nio.

Ver­sa­ce siemp e dis­fru­tó es­tar ntre el mi­to y la reali­dad, la an­ti edad y la der­ni­dad, co­nec­tan­do l opu­len­cia l ar­te con lo co­ti­diano. ex­ce­so fue su con­sign

Se con­vir­ti en el re­fe­re e de la mo­da ita­lia­na d fi­na­les del si­glo XX

Gian­ni con Do­na­te­lla y Alle­gra, la he­re­de­ra de su im­pe­rio de mo­da

Do­na­te­lla siem­pre fue “su mu­sa y crí­ti­ca”, pe­ro los la zos fra­ter­na­les en­tre am­bos es­ta­ban por en­ci­ma de to­do

Sus se­gui­do­res iden­ti­fi­ca la me­du­sa do­ra­da co­mo símb o del lu­joy la ex­tra

gan­cia de Gian­ni

Con sus mu­sas, Car­la Bru­ni y Nao­mi Camp­bell en 1992

Co­mo un ho­me­na­je, Do­na­te­lla reunió en la pa­sa­re l a SS18 de la fir­ma a las su­per­mo­de­los V rsa­ce: Car­la Bru­ni, Clau­dia Schif­fer,

Nao­mi Camp­bell, Cindy Craw­ford y Helena Ch­ris­ten­sen

Gian­ni jun­to a su pa­re­ja, An­to­nio D’Ami­co

Amaba es­cán­da­lo, el ex­ce­so y l po­der

En­ta ó una só­li­da amis­tad­con Ma­don­na

ton John de­di­có

rsa­ce su ál­bum T Big Pic­tu­re (1997)

Siem­pre ro­dea­do de ce­lebs. Aquí jun­to a

Syl­ves­ter Sta­llo­ne

Sen­tía un amor des­bor­dan­te por su so­bri­na Alle­gra, a la que lla­ma­ba “la mia prin­ci­pes­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.