E

Estilo - - Tendencias -

n su rol co­mo pri­me­ra da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos, ca­da uno de sus pa­sos es mi­nu­cio­sa­men­te ana­li­za­do, dis­cu­ti­do y es­pe­cu­la­do, ge­ne­ran­do un sin­fín de co­men­ta­rios so­bre su cor­ta tra­yec­to­ria. Y es que tan so­lo ha­ce unos años, el tí­tu­lo de pri­me­ra da­ma hu­bie­ra pa­re­ci­do una broma. Sin em­bar­go, hoy, es­ta es la reali­dad de la gran na­ción del norte, que tras el rei­na­do de Mi­che­lle Oba­ma tie­ne una nue­va fi­gu­ra fe­me­ni­na que pa­re­ce es­tar fi­jan­do su pro­pio pa­so, sin im­por­tar las re­glas.

SHE’S A FASHIONABLE (FIRST) LADY

A un año de ha­ber si­do elec­to el pre­si­den­te nú­me­ro 45 de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump ha lo­gra­do des­per­tar sen­ti­mien­tos po­la­ri­zan­tes con un ac­tuar rá­pi­do, ta­jan­te, ines­cru­pu­lo­so y un tan­to ma­niá­ti­co pa­ra al­gu­nos. De­ci­si­vo e ines­pe­ra­do, sus ac­cio­nes po­drían de­fi­nir un nue­vo rum­bo en la his­to­ria de la tie­rra de las opor­tu­ni­da­des. Aún así, su es­po­sa de ha­ce más de diez años y nue­va FLOTUS, Me­la­nia, no pa­re­ce es­tar si­guien­do la mis­ma lí­nea ex­plo­si­va de su es­po­so. De po­cas pa­la­bras y tra­to cau­te­lo­so, sus pa­sos pa­re­cen ser la an­tí­te­sis de lo que se es­pe­ra­ría de Mrs. Trump. ¿Su agen­da? Mí­ni­ma has­ta el mo­men­to y en su ma­yo­ría, le­jos de las cá­ma­ras. ¿Sus cau­sas so­cia­les pa­ra la­bo­rar? Aún des­co­no­ci­das, apar­te de una bre­ve ma­ni­fes­ta­ción con­tra el cy­ber­bull­ying y una re­cien­te vi­si­ta a un cen­tro de tra­ta­mien­to con­tra la adic­ción a opioi­des. ¿Su equi­po tras bam­ba­li­nas? Es­ca­so y re­du­ci­do a la mi­tad del de su pre­de­ce­so­ra, quien se­gún las pau­tas im­pues­tas por an­te­rio­res pri­me­ras da­mas, con­for­ma­ba un staff de al­re­de­dor de 100 co­la­bo­ra­do­res de con­fian­za. Y la lis­ta de du­das y pre­gun­tas so­lo con­ti­núa. Es so­lo nor­mal ti­tu­bear so­bre el ac­tual rol de Me­la­nia co­mo pri­me­ra da­ma. Sus ac­tos ofi­cia­les pa­re­cen ir a pa­so len­to, sus bre­ves apa­ri­cio­nes han si­do el cen­tro de mi­nu­cio­sa ob­ser­va­ción, em­pe­zan­do por su apa­rien­cia. Con un cla­ro sen­ti­do de la mo­da elegante y van­guar­dis­ta, sus atuen­dos han si­do ob­je­tos de de­seo, con pie­zas de ca­sas de al­ta mo­da co­mo Dol­ce & Gab­ba­na, Ch­ris­tian Lou­bou­tin y Her­vé Pierre. És­te úl­ti­mo aho­ra parte de la his­to­ria, co­mo el di­se­ña­dor de­trás del im­pe­ca­ble off-thes­houl­der gown en cre­ma usa­do por Me­la­nia du­ran­te la to­ma de po­se­sión, y que fue do­na­do a la First La­dies Collection en el Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Es­ta­dou­ni­den­se. Cla­ros acier­tos han con­for­ma­do su re­per­to­rio de sty­lish looks.

Si bien, su es­ti­lo se ha mos­tra­do im­pe­ca­ble, su com­por­ta­mien­to y de­sen­vol­vi­mien­to no siem­pre ha si­do re­ci­bi­do con tan­ta acep­ta­ción co­mo al­gu­nos de sus looks. Des­de sus des­afor­tu­na­dos Lou­bou­tin fue­ra de lu­gar mien­tras se di­ri­gía a la do­li­da Te­xas, tras el hu­ra­cán Har­vey, has­ta la dis­cor­dan­cia en­tre su re­pre­sen­ta­ción y sus lla­ma­ti­vos looks, co­mo el ex­tra­va­gan­te ves­ti­do hot pink de Del­po­zo du­ran­te su dis­cur­so en un al­muer­zo de las Na­cio­nes Uni­das. Las crí­ti­cas han llo­vi­do fuer­te es­tos ca­si diez me­ses. So­lo ha­ce unos días, la pri­me­ra es­po­sa de Trump, Iva­na, ese mo­fa­ría de ella al de­cir. “¿Qué si trans­for­ma­ría la Ca­sa Blan­ca en ca­tor­ce días? Ab­so­lu­ta­men­te. ¿Qué si po­dría dar un dis­cur­so de 45 mi­nu­tos sin usar un te­le­prom­pter? Ab­so­lu­ta­men­te. ¿Qué si po­dría leer un con­tra­to, ne­go­ciar y en­tre­te­ner? Ab­so­lu­ta­men­te”. Y es que sin mu­cha ex­pli­ca­ción so­bre sus de­ci­sio­nes y con mu­cha ex­po­si­ción so­bre sus fa­llas, a sim­ple vis­ta, a Me­la­nia le es­tá cos­tan­do mu­cho lo­grar la co­ne­xión con el pue­blo nor­te­ame­ri­cano. De crian­za mo­des­ta, la mo­de­lo es­lo­va­ca y más re­cien­te, “full ti­me mom” co­mo se des­cri­be ella, pro­vie­ne de una fa­mi­lia de pa­dres tra­ba­ja­do­res y una her­ma­na ma­yor, Inés, cre­cien­do en la ciu­dad de No­vo Mes­to, cer­ca de la fron­te­ra con Croa­cia. Du­ran­te su ado­les­cen­cia y ju­ven­tud, la mo­da se­ría su in­te­rés, mu­dán­do­se even­tual­men­te a New York en 1996, pa­ra per­se­guir es­ta ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.