S

Estilo - - Estilo De Vida -

ue­na la alar­ma y el pri­mer pen­sa­mien­to que se vie­ne a la men­te es “sino tra­ba­ja­ra po­dría dor­mir a mi an­to­jo”, “oh no, otra vez a la ru­ti­na dia­ria”... En la com­ple­ja vi­da co­ti­dia­na pa­re­ce­mos pro­gra­ma­dos pa­ra que­jar­nos, pro­tes­tar por lo que apa­ren­te­men­te no te­ne­mos en lu­gar de agra­de­cer lo que sí po­see­mos. No es la pri­me­ra vez que ha­bla­mos so­bre la im­por­tan­cia de la gra­ti­tud, pe­ro ¿real­men­te has in­ten­ta­do prac­ti­car­la? Es­ta es una bue­na épo­ca pa­ra co­men­zar a ha­cer­lo. Sí, acep­to que pue­de ser un po­co di­fí­cil, es­pe­cial­men­te si es­tás pa­san­do por al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes pe­ro si ha­ces de la gra­ti­tud un há­bi­to te ase­gu­ro que tu vi­da cam­bia­rá por com­ple­to. Tal co­mo di­ce Rhon­da Byr­ne en su li­bro La Ma­gia, “cuan­do das gra­cias por las co­sas que tie­nes, por pe­que­ñas que sean, ve­rás co­mo au­men­tan al ins­tan­te. Si es­tás agra­de­ci­do por el di­ne­ro que po­sees, aun­que sea po­co, ve­rás que és­te cre­ce de for­ma má­gi­ca. Si es­tás agra­de­ci­do por una re­la­ción, aun­que no sea per­fec­ta, ve­rás que me­jo­ra mi­la­gro­sa­men­te. Si es­tás agra­de­ci­do por el tra­ba­jo que tie­nes, aun­que no sea el tra­ba­jo de tus sue­ños, las co­sas em­pe­za­rán a cam­biar pa­ra que dis­fru­tes más rea­li­zán­do­lo, y de pron­to te sur­gi­rán to­do ti­po de opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les”. Pa­ra co­men­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.