Mo­ra­les vs. Ve­lás­quez

Gua­te­ma­la su­fre una cri­sis po­lí­ti­ca que en­fren­ta al pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les con el co­mi­sio­na­do Iván Ve­lás­quez (Ci­cig). El so­ció­lo­go gua­te­mal­te­co Ch­ris­tian Cal­de­rón Ce­di­llos lo ana­li­za co­mo “La comedia de un pre­si­den­te aco­rra­la­do, en tres actos”

Estrategia y Negocios - - Contenido - TEXTO CH­RIS­TIAn CAl­dE­Rón CE­dI­llOS

El pre­si­den­te cha­pín, Jimmy Mo­ra­les, ex­pul­sa­ba del país al co­mi­sio­na­do de la Ci­cig (or­ga­nis­mo ‘ad hoc’ de la ONU con­tra la co­rrup­ción en Gua­te­ma­la), Iván Ve­lás­quez, un do­min­go al ama­ne­cer; en unas ho­ras la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad lo fre­na­ba. Las ac­cio­nes de Mo­ra­les son ya de sim­ple su­per­vi­ven­cia, y ca­da mo­vi­mien­to es más ex­tre­mo que el an­te­rior.

De to­das las lec­tu­ras so­bre la nue­va cri­sis po­lí­ti­ca que afron­ta el go­bierno de Gua­te­ma­la (N. de la R: en desa­rro­llo al cie­rre de es­ta edi­ción), al­go re­sul­ta cla­ro, las ac­cio­nes del ex co­me­dian­te y ac­tual pre­si­den­te gua­te­mal­te­co son ya de sim­ple su­per­vi­ven­cia, y en con­se­cuen­cia ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos re­sul­ta a su vez más ex­tre­mo que el an­te­rior. La so­cie­dad gua­te­mal­te­ca ha si­do es­pec­ta­do­ra de los he­chos que se su­ce­den, co­mo par­te de un su­pues­to guión pla­ni­fi­ca­do por el go­bierno y sus alia­dos po­lí­ti­cos.

El plan pa­ra sa­car al co­mi­sio­na­do por la vía di­plo­má­ti­ca

Des­de que el equi­po del man­da­ta­rio y su vo­ce­ro tra­ta­ron de con­te­ner los ru­mo­res del in­tem­pes­ti­vo via­je pre­si­den­cial a la se­de de Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York pa­ra en­tre­vis­tar­se el viernes 25 de agos­to a puer­tas ce­rra­das con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral An­to­nio Gu­te­rres -con el fin de so­li­ci­tar la re­mo­ción del co­mi­sio­na­do de la Co­mi­sión con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig),

Iván Ve­lás­quez, se­gún fil­tró la pren­sa lo­cal-, se­gui­do del se­cre­tis­mo gu­ber­na­men­tal co­mo úni­ca res­pues­ta, se ge­ne­ró una ava­lan­cha de crí­ti­cas por par­te de di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad gua­te­mal­te­ca. Se sa­be que la co­mi­ti­va pre­si­den­cial pre­sen­tó un ex­pe­dien­te de de­nun­cias con­tra el je­fe de Ci­cig.

Mien­tras, esa mis­ma tar­de de viernes, la fis­cal ge­ne­ral Thel­ma Al­da­na y el co­mi­sio­na­do Ve­lás­quez re­ve­la­ban los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción con­tra Mo­ra­les por fi­nan­cia­mien­to -que po­dría ser ilí­ci­to- a su par­ti­do Fren­te de Con­ver­gen­cia Na­cio­nal (FCN Na­ción) por US$1 mi­llón en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2015, cuan­do el man­da­ta­rio ocu­pó la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de FCN, así co­mo la so­li­ci­tud pa­ra re­ti­rar la in­mu­ni­dad al go­ber­nan­te por ser el prin­ci­pal sin­di­ca­do. En el ín­te­rin, los sec­to­res crí­ti­cos con­vo­ca­ron a una ac­ción de protesta el día sá­ba­do que con­vo­có en­tre 3.000 a 4.000 ma­ni­fes­tan­tes se­gún las dis­tin­tas fuen­tes.

Los vi­deos pre­si­den­cia­les so­bre la ex­pul­sión del co­mi­sio­na­do “non gra­to” (sic)

El do­min­go 27 de agos­to, des­de las 6 de la ma­ña­na co­men­zó a cir­cu­lar en las re­des so­cia­les un vi­deo ofi­cial de un par de mi­nu­tos de du­ra­ción. En él apa­re­cía el pre­si­den­te, ves­ti­do de ne­gro, anun­cian­do su de­ci­sión de de­cla­rar “per­so­na non gra­ta” a Iván Ve­lás­quez y or­de­nan­do su ex­pul­sión in­me­dia­ta del te­rri­to­rio na­cio­nal. Mo­ra­les alu­dió sim­ple­men­te pa­ra sus­ten­tar su de­ci­sión a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Gua­te­ma­la y a la Con­ven­ción de Vie­na pe­ro sin dar ma­yo­res ex­pli­ca­cio­nes o ar­gu­men­tos pa­ra sus­ten­tar esa me­di­da.

Las reac­cio­nes con­tra la me­di­da gu­ber­na­men­tal no se hi­cie­ron es­pe­rar. Mien­tras se anun­cia­ba, en­tre otras no­ti­cias, la di­mi­sión ese mis­mo día del can­ci­ller Car­los Raúl Mo­ra­les y de otros fun­cio­na­rios co­mo la mi­nis­tra de sa­lud Lu­cre­cia Her­nán­dez Mack, así co­mo las ac­cio­nes de am­pa­ro pre­sen­ta­das a fa­vor de Ve­lás­quez por el pro­cu­ra­dor de los de­re­chos hu­ma­nos Jor­dán Ro­das An­dra­de y por otros sec­to­res an­te la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad, los cin­co ma­gis­tra­dos del má­xi­mo ór­gano ju­ris­dic­cio­nal del país anun­cia­ron una reunión ex­tra­or­di­na­ria el mis­mo do­min­go pa­ra co­no­cer el ca­so.

A lo an­te­rior, se su­ma­ron de­cla­ra­cio­nes de los em­ba­ja­do­res eu­ro­peos, del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, se­na­do­res y del mis­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das cri­ti­can­do la de­ci­sión del go­ber­nan­te gua­te­mal­te­co y en res­pal­do to­tal al co­mi­sio­na­do Ve­lás­quez. Una nue­va con­vo­ca­to­ria a pro­tes­tar reunió a un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes fren­te a la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad, fren­te a Pa­la­cio Na­cio­nal y otro fren­te a la se­de de Ci­cig.

Al pro­nun­cia­mien­to crí­ti­co de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se unie­ron otras vo­ces de fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les co­mo la del Con­tra­lor Ge­ne­ral y la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción, asi­mis­mo se anun­cia­ron más di­mi­sio­nes al ga­bi­ne­te. A me­dia ma­ña­na del do­min­go 27 se co­no­ce­ría la re­so­lu­ción pro­vi­sio­nal de la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad que, aun­que di­vi­di­da, am­pa­ra­ba al Co­mi­sio­na­do y de­ja­ba en sus­pen­so la de­ci­sión pre­si­den­cial, lo cual pa­re­cía de­vol­ver cier­ta nor­ma­li­dad al pa­no­ra­ma po­lí­ti­co.

Por la tar­de, un se­gun­do vi­deo pre­si­den­cial co­men­zó a cir­cu­lar en las re­des so­cia­les. Otra vez apa­re­cía el go­ber­nan­te Mo­ra­les, con la voz im­pos­ta­da de sus tiem­pos en te­le­vi­sión, reite­ran­do su pos­tu­ra con­tra el co­mi­sio­na­do y de­jan­do en­tre­ver que no aca­ta­ría la re­so­lu­ción de la Cor­te. En el se­gun­do men­sa­je, ex­pli­ca­ba las ra­zo­nes de su de­ci­sión, sien­do su prin­ci­pal ar­gu­men­to que -a cri­te­rio del go­bier­noel je­fe de Ci­cig se ha­bía “ex­tra­li­mi­ta­do en su mandato” in­ter­fi­rien­do en asun­tos de po­lí­ti­ca in­ter­na al participar ac­ti­va­men­te en la pro­mo­ción de re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les al sec­tor jus­ti­cia. A las fuen­tes ju­rí­di­cas ya ci­ta­das aña­dió el Con­ve­nio de Crea­ción de la Ci­cig en su ar­tícu­lo 4 re­fe­ren­te a las atri­bu­cio­nes de la Co­mi­sión.

En su vi­deo, el pre­si­den­te sin em­bar­go, ol­vi­dó dos da­tos im­por­tan­tes: primero, el pa­que­te de re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les fue dis­cu­ti­do am­plia­men­te en un pro­ce­so de va­rios me­ses con re­pre­sen­tes de los tres po­de­res del Es­ta­do y ac­to­res ci­vi­les du­ran­te 2016 y él mis­mo pre­sen­tó el proyecto al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca en un ac­to pú­bli­co. Se­gun­do, una vez en el par­la­men­to, el par­ti­do ofi­cial FCN Na­ción se cons­ti­tu­yó el prin­ci­pal opo­si­tor de las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les y pos­pu­so sis­te­má­ti­ca­men­te su apro­ba­ción has­ta la fe­cha.

INTERMEDIO: DE CÓ­MO UN CO­MI­SIO­NA­DO SE VUEL­VE PER­SO­NA NO GRA­TA (¿PA­RA QUIÉN?)

Jimmy Mo­ra­les Ca­bre­ra – o Ne­to, Dra­cu­lón, Black Pi­ta­ya y Aris­tón­te­les se­gún al­gu­nos de sus per­so­na­jes más em­ble­má­ti­cos- el co­me­dian­te te­le­vi­si­vo que ga­nó la pre­si­den­cia tras las pro­tes­tas ciu­da­da­nas an­ti­co­rrup­ción de 2015 con el man­tra elec­to­ral ni co­rrup­to, ni la­drón, po­dría de­jar la pre­si­den­cia por no res­pe­tar ese man­tra.

Un re­cuen­to de los ex­pe­dien­tes an­ti­co­rrup­ción abier­tos por la fis­ca­lía gua­te­mal­te­ca y Ci­cig mues­tran que el pre­si­den­te, ade­más del ca­so de fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to que lo im­pli­ca di­rec­ta­men­te, se en­cuen­tra afec­ta­do o in­vo­lu­cra­do in­di­rec­ta­men­te en por lo me­nos, cua­tro ca­sos más. El ca­so por frau­de al Re­gis­tro de la Pro­pie­dad que im­pli­ca a su hi­jo y her­mano, se­ría el más cer­cano, la prue­ba do­cu­men­tal se­gún me­dios de pren­sa su­gie­re que Mo­ra­les po­dría ha­ber te­ni­do in­for­ma­ción de los ilí­ci­tos de sus pa­rien­tes.

En to­dos los ca­sos an­ti­co­rrup­ción y con­tra las Es­truc­tu­ras dE im­pu­ni­dad ha si­do fun­da­mEn­tal la ci­cig

el plan or­ques­ta­do pa­ra sa­car a Ve­lás­quez de ci­cig, ten­dría en un se­gun­do mo­Vi­mien­to la des­ti­tu­ción de la Fis­cal al­da­na, la otra pie­za Fun­da­men­tal en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción

Dos ca­sos más: el que lo vin­cu­la a Ale­jan­dro Si­ni­bal­di ex mi­nis­tro del go­bierno de Pé­rez Mo­li­na, acu­sa­do de la­va­do y fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to, y que se­gún el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con­tri­bu­yó con fon­dos a la cam­pa­ña de FCN y con un he­li­cóp­te­ro pa­ra trans­por­tar al en­ton­ces can­di­da­to Mo­ra­les.

El otro ca­so apun­ta a que en sus gi­ras co­mo pre­si­den­cia­ble a Es­ta­dos Uni­dos el pre­si­den­te ha­bría re­ci­bi­do al­re­de­dor de US$200.000 de los mi­gran­tes gua­te­mal­te­cos que no fue­ron re­por­ta­dos a las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les.

Pe­ro qui­zá el más preo­cu­pan­te y que po­dría com­pli­car se­ria­men­te el fu­tu­ro del man­da­ta­rio es el ca­so que se si­gue a Mar­lon Mon­roy Meo­ño, alias “Fan­tas­ma”, nar­co­tra­fi­can­te cap­tu­ra­do en 2016, quien de­cla­ró a los tri­bu­na­les que fi­nan­ció la can­di­da­tu­ra de Mo­ra­les con apro­xi­ma­da­men­te US$400.000 que ha­bría en­tre­ga­do per­so­nal­men­te al hi­jo del vi­ce­pre­si­den­te ac­tual, Ja­feth Ca­bre­ra. Los de­li­tos en es­te ca­so van más allá de los sim­ple­men­te elec­to­ra­les. Mon­roy fue ex­tra­di­ta­do y se en­cuen­tra ac­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

En to­dos es­tos ca­sos an­ti­co­rrup­ción y con­tra las es­truc­tu­ras de im­pu­ni­dad, así co­mo en los ca­sos por los que guar­dan pri­sión más de 300 per­so­nas en­tre ellos el ex pre­si­den­te Pé­rez Mo­li­na y la ex vi­ce­pre­si­den­ta Bal­det­ti, ha si­do esen­cial el apo­yo de Ci­cig a tra­vés del co­mi­sio­na­do Iván Ve­lás­quez al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Su re­mo­ción sig­ni­fi­ca­ría en es­te sentido, un “gol­pe a la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad” en el país, co­mo lo ca­li­fi­có una con­gre­sis­ta nor­te­ame­ri­ca­na de ori­gen gua­te­mal­te­co Nor­ma To­rres, por de­cir lo me­nos. En un sentido más am­plio, el plan or­ques­ta­do pa­ra sa­car a Ve­lás­quez de Ci­cig, ten­dría en un se­gun­do mo­vi­mien­to la des­ti­tu­ción de la fis­cal ge­ne­ral y los ope­ra­do­res de jus­ti­cia que han lle­va­do, pe­se a fuer­tes re­sis­ten­cias, la lu­cha con­tra las ma­fias po­lí­ti­cas que han coop­ta­do el Es­ta­do gua­te­mal­te­co du­ran­te dé­ca­das.

¿El fin de un go­bierno o el fin de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la?

Aun­que no es po­si­ble res­pon­der con con­tun­den­cia a es­ta dis­yun­ti­va, es el te­lón de fon­do de la cri­sis po­lí­ti­ca que afron­ta Gua­te­ma­la en la co­yun­tu­ra y que tie­ne so­lo dos sa­li­das.

Por un la­do, sal­var el go­bierno de FCN y a un pre­si­den­te aco­rra­la­do, más es­pec­ta­dor que pro­ta­go­nis­ta, pe­ro que de lle­gar a su final, cae­ría víc­ti­ma de sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes y por asu­mir los vie­jos vi­cios que des­de siem­pre pa­de­ce la ma­yo­ría de cla­se po­lí­ti­ca gua­te­mal­te­ca.

El pre­cio de sal­var­lo se­ría muy al­to: hi­po­te­car el fu­tu­ro del país nue­va­men­te y el re­torno de las ma­fias po­lí­ti­cas –una li­bres y otras en pri­sión- al con­trol del Es­ta­do y de la po­lí­ti­ca nue­va­men­te en Gua­te­ma­la.

Un final al que apues­tan los ex­tre­mis­tas de la de­re­cha, los mi­li­ta­res con­tra­in­sur­gen­tes, los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, los me­dios de te­le­vi­sión, el em­pre­sa­ria­do li­ga­do a los ne­go­cios es­ta­ta­les, y los iz­quier­do­de­re­chis­tas que con un dis­cur­so de iz­quier­das tra­ves­ti­do sir­ven a la cau­sa de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. (“Ci­cig es una for­ma de co­lo­nia­lis­mo sua­ve e im­pe­ria­lis­ta”, “Vivimos un gol­pe téc­ni­co soft pa­ra con­tro­lar al país co­mo par­te de una ofen­si­va de la de­re­cha fas­cis­ta (sic) re­pre­sen­ta­da por la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal”, et­cé­te­ra).

Sin du­da, la historia siem­pre avan­za so­lo lu­chan­do con­tra las ten­den­cias reac­cio­na­rias que evi­tan cual­quier cam­bio y Gua­te­ma­la es­tá cam­bian­do des­de el 2015.

Una con­di­ción pa­ra sos­te­ner ese cam­bio es de­fen­der la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Se vie­nen días con­vul­sos pa­ra Gua­te­ma­la sin du­da. Es­to ape­nas em­pie­za

Me­nos de dos años han pa­sa­do des­de es­ta fo­to, hoy inima­gi­na­ble.

FO­TO DE AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.