Sem­ma Ju­lis­sa Vi­lla­nue­va El va­lor de ha­cer ha­blar a los muer­tos

Su es­pí­ri­tu desafian­te y trans­gre­sor ha he­cho que es­ta mu­jer se en­fren­te abier­ta­men­te a sus co­le­gas del mi­nis­te­rio pú­bli­co

Estrategia y Negocios - - Pioneras Y Disruptivas - Tex­to: Gloria ro­drí­guez

Sem­ma Ju­lis­sa Vi­lla­nue­va es mé­di­ca, ca­te­drá­ti­ca uni­ver­si­ta­ria, ma­dre, hi­ja, je­fa, ami­ga, pe­ro so­bre to­do es pa­tó­lo­ga y la en­car­ga­da de que “los muer­tos ha­blen” en Honduras: Di­rec­to­ra de Me­di­ci­na Fo­ren­se en uno de los paí­ses más vio­len­tos del mun­do, y una de las diez “Mu­je­res Co­ra­je” que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos ga­lar­do­nó en 2018 por su va­lor.

Lle­gó al car­go en 2013, cuan­do el Con­gre­so Na­cio­nal de Honduras de­ci­dió des­ti­tuir al Fis­cal Ge­ne­ral y su ad­jun­to, e in­ter­ve­nir el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en aras de lo­grar una ma­yor trans­pa­ren­cia y vol­ver más efi­cien­te la cau­sa pe­nal. Fue en­ton­ces que la Jun­ta In­ter­ven­to­ra, vol­vió sus ojos a lo in­terno de Me­di­ci­na Fo­ren­se y bus­có den­tro de sus fun­cio­na­rios, uno que lle­na­ra to­dos los re­qui­si­tos pa­ra asu­mir la Di­rec­ción, de lo que en­ton­ces era la ofi­ci­na de “los le­van­ta muer­tos” de Honduras.

“Re­cuer­do bien que me lla­mó la per­so­na que pre­si­día la Jun­ta In­ter­ven­to­ra. Co­mo real­men­te no me in­tere­sa­ba el car­go, no iba a lle­gar. Pe­ro me di­jo que me es­ta­ban es­pe­ran­do”, re­cuer­da en­tre ri­sas. Lue­go de una pau­sa, y con un evi­den­te cam­bio en la voz, tam­bién re­cuer­da co­mo en ese mo­men­to atra­ve­sa­ba por uno de los pe­rio­dos más di­fí­ci­les de su vi­da: aca­ba­ba de per­der a su hi­ja no na­ta y es­ta­ba ce­rran­do su pro­ce­so de di­vor­cio.

Fren­te a fren­te con la vio­len­cia Ha­bién­do­se es­pe­cia­li­za­do co­mo pa­tó­lo­ga muy tem­prano en su ca­rre­ra, la muer­te no le ha si­do aje­na, sin em­bar­go, lue­go de de­jar su car­go de Pa­tó­lo­ga Agre­ga­da de Me­di­ci­na Fo­ren­se pa­ra ser su di­rec­to­ra, la re­la­ción con la ‘pe­lo­na’ em­pe­zó a cam­biar: los muer­tos em­pe­za­ron a te­ner nom­bre, his­to­ria, ros­tro.

Una vez en el car­go, de­fi­nió lí­neas de tra­ba­jo e in­ves­ti­ga­ción, con mi­ras a la pro­fe­sio­na­li­za­ción tan­to del per­so­nal co­mo de los pro­ce­sos, y em­pe­zó a bus­car apo­yo fi­nan­cie­ro. Sin em­bar­go, las li­mi­ta­cio­nes pre­su­pues­ta­rias le hi­cie­ron cam­biar el rum­bo de sus pe­ti­cio­nes, y pa­só de to­car la puer­ta del Fis­cal Ge­ne­ral a las de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

Fue es­cu­cha­da pri­me­ro por la Agen­cia de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal, USAID por sus si­glas en in­glés, y lue­go por la Unión Eu­ro­pea, quie­nes han pro­veí­do de equi­po de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de la prue­ba y los cuer­pos; y otor­ga­do re­cur­sos pa­ra ca­pa­ci­tar tan­to den­tro co­mo fue­ra del país al equi­po de pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en Me­di­ci­na Fo­ren­se.

Si bien la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal ha si­do vi­tal pa­ra la me­jo­ra ins­ti­tu­cio­nal, és­ta no pue­de cu­brir la au­sen­cia de un pre­su­pues­to ade­cua­do que per­mi­ta la con­tra­ta­ción de más pro­fe­sio­na­les pa­ra aten­der las de­man­das de ser­vi­cios fo­ren­ses a ni­vel sa­la­rial. Tam­bién si­gue pen­dien­te la ni­ve­la­ción sa­la­rial de su equi­po.

Ha si­do pre­ci­sa­men­te ese es­pí­ri­tu desafian­te y trans­gre­sor del sta­tus quo, lo que la ha lle­va­do a en­fren­tar­se abier­ta­men­te a sus co­le­gas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, e in­clu­so te­ner en la ac­tua­li­dad ame­na­zas de muer­te por des­car­tar un dic­ta­men pre­li­mi­nar de sui­ci­dio en el ca­so de la Je­fe de la Agen­cia Téc­ni­ca de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, ATIC de la ciu­dad de la zo­na oc­ci­den­tal de Honduras, She­rill Yu­bis­sa Her­nán­dez, y ase­gu­rar que se tra­tó de un ho­mi­ci­dio.

La in­ves­ti­ga­ción de la muer­te de mu­je­res no le ha si­do aje­na a la doc­to­ra Vi­lla­nue­va, de he­cho es una de sus prin­ci­pa­les lí­neas de in­ves­ti­ga­ción y de su equi­po, quié­nes sa­ben que los fe­mi­ni­ci­dios son prio­ri­ta­rios pa­ra la ins­ti­tu­ción: “No po­de­mos ne­gar que nos es­tán ma­tan­do, la vio­len­cia contra la mu­jer es una epi­de­mia en nues­tro país”, sos­tie­ne.

“Em­pe­za­mos a ser efi­cien­tes, y eso em­pe­zó a in­co­mo­dar a mu­cha gen­te. Pe­ro es­toy dis­pues­ta a desafiar el sis­te­ma, por­que una prue­ba mal in­ten­cio­na­da, pue­de ge­ne­rar una au­sen­cia de prue­bas, lle­var­nos a la im­pu­ni­dad y la au­sen­cia de jus­ti­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.