Ma­de­lai­ne Ca­ra­cas En­fren­tan­do a un enemi­go po­de­ro­so

Co­bró re­le­van­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, Cuan­do en una reunión fren­te a da­niel or­te­ga em­pe­zó a leer, a to­da voz, los nom­bres y ape­lli­dos de sus Com­pa­ñe­ros Caí­dos por el ac­cio­nar de las fuer­zas po­li­cia­les y pa­ra­po­li­cia­les ni­ca­ra­güen­ses. des­de en­ton­ces, l

Estrategia y Negocios - - Pioneras Y Disruptivas - Tex­to: roberto fon­se­ca

Ma­de­lai­ne Ca­ra­cas, de 20 años, no ha re­gre­sa­do a ca­sa des­de el pa­sa­do 18 de abril, cuan­do en Ni­ca­ra­gua es­ta­lla­ron las pro­tes­tas so­cia­les en contra de una re­for­ma a la Se­gu­ri­dad So­cial pro­mul­ga­da por el go­bierno de Da­niel Or­te­ga y que afectaba se­ria­men­te a los ju­bi­la­dos, a los afi­lia­dos y a los em­pre­sa­rios. Sa­lió a pro­tes­tar, co­mo lo hi­zo en otras opor­tu­ni­da­des en contra de la vio­len­cia contra las mu­je­res, pe­ro es­ta vez su mun­do dio un vuel­co.

La re­pre­sión pro­vo­có un es­ta­lli­do so­cial que se ex­ten­dió co­mo la pól­vo­ra. La lu­cha ya no era só­lo es­tu­dian­til: tam­bién de indígenas, cam­pe­si­nos, mu­je­res, y em­pre­sa­rios. Na­ció así la Alian­za Cí­vi­ca por la Jus­ti­cia y la De­mo­cra­cia, a la cual per­te­ne­ce la Coor­di­na­do­ra Uni­ver­si­ta­ria, don­de es­tá in­te­gra­da Ma­de­lai­ne.

Es­ta jo­ven, fe­mi­nis­ta y ar­tis­ta plás­ti­ca, co­bró re­le­van­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, cuan­do en la se­sión inau­gu­ral del Diá­lo­go Na­cio­nal, del pa­sa­do 16 de ma­yo, el pre­si­den­te Or­te­ga de­man­dó un lis­ta­do de los jó­ve­nes muer­tos en las pro­tes­tas que ini­cia­ron ca­si un mes atrás. Ma­de­lai­ne se le­van­tó con aplo­mo, le asal­tó la pa­la­bra y em­pe­zó a leer, a to­da voz, los nom­bres y ape­lli­dos de to­dos sus com­pa­ñe­ros caí­dos por el ac­cio­nar de las fuer­zas po­li­cia­les y pa­ra­po­li­cia­les. Fue un mo­men­to épi­co y es­tre­me­ce­dor.

Cua­tro días des­pués, el 20 de ma­yo, por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad y por sus pro­pias ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des, Ma­de­lai­ne se su­mó a la Ca­ra­va­na In­for­ma­ti­va por la So­li­da­ri­dad con Ni­ca­ra­gua, que re­co­rre des­de en­ton­ces va­rios paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, en una la­bor ca­si pro­fé­ti­ca, neu­tra­li­zan­do el cer­co me­diá­ti­co que ha im­pul­sa­do en el ex­te­rior el go­bierno de Or­te­ga, apo­yán­do­se en el cuer­po diplomático, en par­ti­dos co­mu­nis­tas y de iz­quier­da, y en ca­de­nas de te­le­vi­sión alia­das, co­mo Te­le­sur (de Ve­ne­zue­la) y RT (de Ru­sia).

En es­ta la­bor de di­vul­ga­ción y de ca­bil­deo la acom­pa­ñan Jes­si­ca Cis­ne­ros, de 25 años y fun­da­do­ra del Mo­vi­mien­to Cí­vi­co de Ju­ven­tu­des y Yer­ling Agui­le­ra, de 26 años, so­ció­lo­ga y do­cen­te en va­rias uni­ver­si­da­des del país. “Los ob­je­ti­vos de la ca­ra­va­na son in­for­mar y de­nun­ciar las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos que es­tá co­me­tien­do el go­bierno de Or­te­ga, la bru­tal re­pre­sión y a la vez lle­var nues­tro pro­pio tes­ti­mo­nio so­bre lo que es­tá pa­san­do. He­mos es­ta­do en más de 9 paí­ses”.

En ca­da país pro­cu­ran re­unir­se con diputados del par­la­men­to, con au­to­ri­da­des lo­ca­les, con re­pre­sen­tan­tes del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, con or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, con par­ti­dos po­lí­ti­cos, la pren­sa, y char­las. Mu­cha de es­ta lo­gís­ti­ca la con­si­guen con or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les alia­das, con aso­cia­cio­nes de ni­ca­ra­güen­ses au­to­con­vo­ca­dos, ami­gos, etc. Han re­co­rri­do Di­na­mar­ca, Bélgica, Sue­cia, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ho­lan­da, Es­pa­ña, In­gla­te­rra y Es­co­cia.

Agre­sio­nes y Ame­na­zas

“Con ayu­da de or­ga­ni­za­cio­nes que han tra­ba­ja­do con Ni­ca­ra­gua, he­mos po­di­do ges­tio­nar bo­le­tos de avio­nes, tam­bién con la re­cau­da­ción de fon­dos que ha­cen los ni­ca­ra­güen­ses au­to­con­vo­ca­dos en ca­da país. Nos que­da­mos en ca­sas de ni­ca­ra­güen­ses y quie­nes nos acom­pa­ñan en los via­jes son ni­cas que de­jan sus tra­ba­jos pa­ra ve­nir a las reunio­nes y nos guían”, re­fie­re Ca­ra­cas.

A los even­tos pú­bli­cos han asis­ti­do sim­pa­ti­zan­tes de Or­te­ga en plan pro­vo­ca­dor, so­bre to­do, ve­ne­zo­la­nos, bo­li­via­nos y chi­le­nos, re­pi­tien­do las mis­mas acu­sa­cio­nes y ejes que ha ver­ti­do el pro­pio Or­te­ga.

“Nos sen­ti­mos ex­pues­tas, en ries­go, por­que te­me­mos que esas ame­na­zas y esos ata­ques pa­sen a otro plano. Nos preo­cu­pa por­que eso pue­de ser la an­te­sa­la de un de­li­to al lle­gar a Ni­ca­ra­gua. So­bre to­do aho­ra que sa­be­mos que la es­tra­te­gia del go­bierno es la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta”.

mis com­pa­ñe­ros de la Coor­di­na­do­ra uni­ver­si­ta­ria meeli­gie­ron a mí, pa­ra ser par­te de la Ca­ra­va­na, por mis ca­pa­ci­da­des, pe­ro tam­bién pa­ra pro­te­ger­me por­quees­ta­ba sien­do per­se­gui­da por elgo­bierno.hi­tos de vi­da:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.