Áli­da Boer La em­pren­de­do­ra de­trás de Ma­ria´s Bag Á

De mo­de­lo en pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les a miss Gua­te­ma­la, Áli­da Boer evo­lu­cio­nó has­ta crear una mar­ca que se pro­yec­ta al mun­do ha­cien­do lu­cir y re­va­lo­ri­zan­do la cul­tu­ra tex­til De Gua­te­ma­la.

Estrategia y Negocios - - Empresarias.Ejecutivas. Emprendedoras - Tex­to: velia ja­ra­mi­llo

li­da Boer era una ado­les­cen­te cuan­do de­ci­dió con­ver­tir­se en mo­de­lo. Muy jo­ven fue des­cu­bier­ta por la agen­cia Ford en Mia­mi, y des­fi­ló por pa­sa­re­las en París, Mi­lán, Nue­va York, Ale­ma­nia y Gre­cia mo­de­lan­do pa­ra fa­mo­sos di­se­ña­do­res. “Esa ex­pe­rien­cia me abrió los ojos al mun­do y me des­per­tó la apre­cia­ción por lo pro­pio”.

A su re­gre­so, par­ti­ci­pó y fue ele­gi­da Miss Gua­te­ma­la en 2007, lo cual le per­mi­tió re­pre­sen­tar al país en Miss Mun­do, Miss Uni­ver­so y tam­bién via­jar por su país. Co­no­ció la Gua­te­ma­la del in­te­rior, y su ar­te­sa­nía “que pa­ra mí es al­ta cos­tu­ra, por­que las téc­ni­cas que usan esas mu­je­res y hom­bres son im­pre­sio­nan­tes, se lle­van seis me­ses pa­ra ha­cer un tex­til, pie­zas de ma­de­ra, ce­rá­mi­ca, mos­ta­ci­lla”, opi­na.

Co­mo Miss Gua­te­ma­la, le pi­die­ron desa­rro­llar un pro­yec­to so­cial, el que hi­zo en la co­mu­ni­dad de Pas­to­res, cer­cano a An­ti­gua, Gua­te­ma­la. Sus po­bla­do­res le re­ga­la­ron un hui­pil en agra­de­ci­mien­to. “Me lo lle­ve a Londres pa­ra unos con­cur­sos y to­dos me pre­gun­ta­ron de don­de era esa pie­za que lla­mó la aten­ción”.

Ahí em­pe­zó la se­mi­lli­ta que ger­mi­na­ría dos años des­pués en Ma­ria´s Bag. Áli­da de­ci­dió ha­cer de esos her­mo­sos tex­ti­les ma­yas el co­ra­zón de su mar­ca. “Pen­sé que la bol­sa era la pie­za per­fec­ta pa­ra po­der ex­hi­bir es­tas pie­zas de ar­te”, cuen­ta. La em­pren­de­do­ra in­cor­po­ró a sus bol­sas ma­te­ria­les de pri­me­ra ca­li­dad. “En com­ple­men­to a los me­jo­res tex­ti­les, ele­gi­mos cue­ros ita­lia­nos, he­rra­jes ita­lia­nos, y lan­za­mos un par de es­ti­los clá­si­cos”.

En ese mo­men­to, Gua­te­ma­la es­ta­ba muy le­jos del boom que hoy vi­ve el di­se­ño a par­tir de ele­men­tos ma­yas. “Los tex­ti­les se veían co­mo un re­cuer­di­to. No­so­tros fui­mos los pri­me­ros en ele­var­los a lo que son: pie­zas de ar­te”, ex­po­ne.

La em­pren­de­do­ra ha cons­trui­do alian­zas con una red de más de 500 mu­je­res que ela­bo­ran los tex­ti­les, en di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des. “La elec­ción de los ar­te­sa­nos de­pen­de de có­mo va­mos in­no­van­do, de la co­lec­ción, en la úl­ti­ma, “Mag­no­lias”, se tra­ba­jó con una co­mu­ni­dad pa­ra ha­cer las flo­res en mos­ta­ci­lla, con otra pa­ra ha­cer los bor­da­dos de pá­ja­ros, con otra pa­ra ha­cer los man­gos de ma­de­ra”, de­ta­lla. Pre­cio y con­di­cio­nes jus­tas, son la pre­mi­sa de la re­la­ción de Boer con las ar­te­sa­nas.

La pri­me­ra tien­da Ma­ria´s se ubi­có en un ex­clu­si­vo cen­tro co­mer­cial de la ca­pi­tal. Otras tien­das Ma­ria´s abrie­ron pos­te­rior­men­te en el ho­tel­mu­seo Ca­sa San­to Do­min­go ubi­ca­do en la ciu­dad co­lo­nial de An­ti­gua, y en el ae­ro­puer­to gua­te­mal­te­co.

Una no­che, en una cena en Es­ta­dos Uni­dos la es­po­sa de un com­pra­dor de Bloo­ming­da­les de Dubai se enamo­ró de la bol­sa que por­ta­ba la gua­te­mal­te­ca “y su ma­ri­do nos hi­zo el pri­mer pe­di­do in­ter­na­cio­nal”, re­cuer­da Boer. Lue­go co­men­zó a ex­por­tar sus pro­duc­tos a tien­das ex­clu­si­vas en Londres, en Aus­tra­lia, Su­dá­fri­ca. En Nue­va York, en don­de Áli­da re­si­de, la em­pre­sa tie­ne un show-room que fun­cio­na con ci­tas.

Otra pla­ta­for­ma muy fuer­te pa­ra la mar­ca es la pá­gi­na web, des­de don­de mue­ve en­tre­gas a to­do el mun­do, y re­des so­cia­les, co­mo Fa­ce­book e Ins­ta­gram en las que pro­yec­ta sus crea­cio­nes. “Nues­tro ca­nal di­gi­tal es muy bueno, ha­ce­mos to­do el con­te­ni­do in hou­se, te­ne­mos fo­tó­gra­fo, di­se­ña­dor grá­fi­co, nues­tro Ins­ta­gram es­tá al día, man­da­mos news­let­terr. En Ins­ta­gram te­ne­mos unos 24.000 se­gui­do­res, y en Fa­ce­book más de 68.000”, ha­ce no­tar.

Boer tie­ne sue­ños mu­cho más gran­des. “No­so­tros no que­re­mos ser una mar­ca sino una ca­sa ar­te­sa­nal que pre­ser­ve las téc­ni­cas an­ces­tra­les. Si bien el tex­til es el co­ra­zón de Ma­rías, es­tá el tra­ba­jo en mos­ta­ci­lla, el gra­ba­do de ma­de­ra, que­re­mos in­cor­po­rar la pin­tu­ra, el re­pu­ja­do”.

Y más allá: “Que­re­mos ser una mar­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na de al­ta cos­tu­ra, lle­gar a to­das las ca­pi­ta­les de la mo­da”.

Des­de la premiono­bel dela paz ma­la­la, has­ta las can­tan­tes Be­lin­da y Gaby mo­reno hanpor­ta­do la mar­ca.Hi­tosde Ma­ria:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.