Com­pro­me­ter­se Con la equi­dad es apos­tar al desa­rro­llo

Exis­te una gran bre­cha En opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, sa­la­rios y Ac­ce­so A pues­tos de de­ci­sión pa­ra las mu­je­res En la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, pe­ro hay un gru­po im­por­tan­te de Em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes que Es­tán tra­tan­do de ha­cer la di­fe­ren­cia.

Estrategia y Negocios - - Empresas Por La Equidad - TEX­TOS Ma­ría JOSÉ Nú­ñez Cha­cón / Co­la­bo­ró Clau­dia CON­TRE­RAS

En el mun­do las mu­je­res ocu­pan ca­da vez más es­pa­cios en el mer­ca­do la­bo­ral y en Cen­troa­mé­ri­ca es­ta ten­den­cia es evi­den­te; sin em­bar­go, las con­di­cio­nes, opor­tu­ni­da­des, sa­la­rios y ta­reas no son equi­li­bra­dos con res­pec­to a los hom­bres. Por ello, hay una se­rie de com­pa­ñías y or­ga­ni­za­cio­nes del ám­bi­to pú­bli­co y pri­va­do que es­tán con­cre­tan­do ini­cia­ti­vas pa­ra im­pul­sar la equi­dad.

Da­tos del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) re­gis­tran que la par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do la­bo­ral en Cen­troa­mé­ri­ca os­ci­la en­tre el 46% y el 50%. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) es­ti­ma que en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be hay 117 mi­llo­nes de mu­je­res que for­man par­te de la fuer­za de tra­ba­jo. Se- gún OIT, la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de las mu­je­res en La­ti­noa­mé­ri­ca al­can­zó por pri­me­ra vez el 50,2%, pe­ro es­tán le­jos de al­can­zar la igual­dad en el mun­do del tra­ba­jo. La ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de los hom­bres es aún muy su­pe­rior (74,4 %).

Por su par­te, la Ce­pal se­ña­ló que exis­te una enor­me bre­cha de gé­ne­ro en el mer­ca­do la­bo­ral, so­bre to­do en ma­te­ria sa­la­rial, pues en pro­me­dio el sa­la­rio que re­ci­ben las mu­je­res es un 84% de lo que per­ci­ben los hom­bres.

La dis­pa­ri­dad sa­la­rial ba­jo un mis­mo pues­to y ca­li­fi­ca­ción en El Sal­va­dor es de un 5%, mien­tras que en Gua­te­ma­la es del 35% y en Cos­ta Ri­ca la di­fe­ren­cia es equi­va­len­te al 22%. Si­mi­lar es la si­tua­ción en las otras na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas.

En gran me­di­da es­tas con­di­cio­nes es­tán vin­cu­la­das con que las mu­je­res tie­nen im­po­si­bi­li­dad de ha­cer ho­ras ex­tras, de­bi­do a las res­pon­sa­bi­li­da­des de cui­do que nor­mal­men­te se re­car­ga en ellas; ade­más, la for­ma­ción fe­me­ni­na no es­tá dán­do­se ne­ce­sa­ria­men­te en las áreas de ma­yor de­man­da del mer­ca­do la­bo­ral, de­no­mi­na­das co­mo STEM (Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ría y Ma­te­má­ti­cas).

So­bre es­te par­ti­cu­lar, Mó­ni­ca Flo­res, pre­si­den­ta de Man­po­wer­group pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca in­di­có que es in­dis­pen­sa­ble que más mu­je­res es­tu­dien in­ge­nie­rías y ca­rre­ras STEM, so­bre­pa­sar es­te­reo­ti­pos y ol­vi­dar­se de los mo­de­los ca­du­cos que evi­tan in­ser­tar­se de lleno en el mun­do de ne­go­cios.

Des­de su pers­pec­ti­va, exis­te una tra­di­ción de ca­rre­ras con­si­de­ra­das “fe­me­ni­nas”, co­mo psi­co­lo­gía, co­mu­ni­ca­ción y otras que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen al­ta de­man­da, ni son las me­jor pa­ga­dos

“To­da­vía en Amé­ri­ca La­ti­na no es­tá bien vis­to el cam­bio de roles; por ejem­plo, que la mu­jer tra­ba­je y el hom­bre se que­de en ca­sa. Asi­mis­mo, hay una creen­cia de que es poco fe­me­nino es­tu­diar in­ge­nie­ría o ser as­tro­nau­ta, por ello de­be­mos ge­ne­rar po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra des­in­cen­ti­var cier­tas ca­rre­ras y ha­cer más lla­ma­ti­vas otras, de ma­ne­ra que al­can­ce­mos la equi­dad”, di­jo Flo­res.

En ma­te­ria de des­em­pleo tam­bién hay una in­ci­den­cia dis­tin­ta en­tre hom­bres y mu­je­res, se­gún José Ma­nuel Sa­la­zar­xi­ri­nachs, di­rec­tor Re­gio­nal de la OIT pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, la ta­sa de de­socu­pa­ción de las mu­je­res se ubi­ca por en­ci­ma de los dos dí­gi­tos, al re­gis­trar un 10,4%, lo que equi­va­le a 1,4 ve­ces más que la de los hom­bres.

El ex­per­to hi­zo én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer ini­cia­ti­vas des­de los go­bier­nos y las em­pre­sas pri­va­das, por ello, es im­por­tan­te dar a co­no­cer las ini­cia­ti­vas que or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les es­tán im­pul­san­do.

Es­fuer­zos En mar­cha

En va­rios paí­ses de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na se es­tán im­pul­san­do ini­cia­ti­vas pa­ra pro­mo­ver la in­ser­ción de mu­je­res y el es­ta­ble­ci­mien­to de po­lí­ti­cas in­clu­si­vas a ni­vel em­pre­sa­rial, co­mo una mues­tra del com­pro­mi­so de las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra lle­gar a un si­guien­te ni­vel en ma­te­ria de equi­dad de gé­ne­ro.

Una de es­tas es el Se­llo de Igual­dad de Gé­ne­ro que lan­zó el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res (INA­MU) en Cos­ta Ri­ca, el cual tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­co­no­cer y cer­ti­fi­car a aque­llas com­pa­ñías que pro­mue­ven po­lí­ti­cas a fa­vor de sus co­la­bo­ra­do­ras.

La certificación per­mi­te desa­rro­llar un diag­nós­ti­co de la cul­tu­ra de gé­ne­ro ins­ti­tu­cio­nal, las li­cen­cias es­pe­cia­les pa­ra las mu­je­res, las po­lí­ti­cas de cui­do de me­no­res, el ac­ce­so a la ca­pa­ci­ta­ción y pro­mo­ción en pues­tos de de­ci­sión. Lue­go se re­co­mien­dan ac­cio­nes pa­ra al­can­zar una sa­na cul­tu­ra de gé­ne­ro y al cum­plir­se se da el se­llo.

De acuer­do con Pa­tri­cia Mo­ra, pre­si­den­ta del INA­MU se tra­ta de una herramienta idea­da pa­ra tra­ba­jar en alian­za con el sec­tor pri­va­do, que ha per­mi­ti­do cons­ta­tar el in­te­rés y com­pro­mi­so de las em­pre­sas con la igual­dad de gé­ne­ro y au­men­ta­do las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les de las mu­je­res, so­bre to­do pa­ra las que se en­cuen­tran en si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Un es­tu­dio rea­li­za­do por el INA­MU a or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das que ha­bían fir­ma­do la Car­ta de In­ten­ción de cum­plir con las re­co­men­da­cio­nes pa­ra ad­qui­rir el se­llo de igual­dad, evi­den­ció que el 56% ha im­ple­men­ta­do ac­cio­nes y em­pren­di­do el ca­mino ha­cia la ins­tau­ra­ción de un sis­te­ma que re­duz­ca las bre­chas de gé­ne­ro”, in­di­có An­drea Milla, coor­di­na­do­ra del Pro­yec­to Se­llo de Igual­dad de Gé­ne­ro.

he for she

Otro pro­yec­to de gran en­ver­ga­du­ra e im­pac­to pa­ra la in­clu­sión de gé­ne­ro es He For She que lan­zó ONU Mu­je­res. Se tra­ta de una apues­ta de diá­lo­go con sec­to­res em­pre­sa­ria­les a fin de avan­zar en los es­fuer­zos pa­ra in­cor­po­rar más hom­bres en la pro­mo­ción de la igual­dad de gé­ne­ro, así co­mo la trans­for­ma­ción de di­ná­mi­cas de po­der en sus pro­pias vi­das.

Ana Elena Ba­di­lla de ONU Mu­je­res El Sal­va­dor, con­tó que pa­ra desa­rro­llar es­ta alian­za, jun­to al BID y Vo­ces Vi­ta­les, hi­cie­ron con­tac­to con di­ver­sas em­pre­sas que ya par­ti­ci­pa­ban a ni­vel glo­bal de la ini­cia­ti­va y han te­ni­do una res­pues­ta muy po­si­ti­va.

“Cla­ro que era un desafío, pues las or­ga­ni­za­cio­nes veían las ini­cia­ti­vas de in­clu­sión de gé­ne­ro co­mo par­te de sus pro­gra­mas de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial, pe­ro en reali­dad no se tra­ta de RSE. En­ton­ces lo plan­tea­mos co­mo una ac­ción pa­ra el cre­ci­mien­to per­so­nal de sus co­la­bo­ra­do­ras, y así lo­gra­mos in­te­grar de for­ma exi­to­sa a Ti­go El Sal­va­dor y Uni­le­ver”, se­ña­ló Ba­di­lla.

En el ca­so de Uni­le­ver rea­li­za­ron una

eva­lua­ción mi­nu­cio­sa de las po­lí­ti­cas la­bo­ra­les, je­fa­tu­ras e in­cen­ti­vos pa­ra el per­so­nal y des­ta­ca­ron me­di­das co­mo la fle­xi­bi­li­za­ción de ho­ra­rios pa­ra que las per­so­nas pue­dan con­ci­liar sus res­pon­sa­bi­li­da­des, ade­más la em­pre­sa ha in­cor­po­ra­do mu­chas je­fa­tu­ras fe­me­ni­nas e in­cen­ti­va­do a los hom­bres pa­ra in­vo­lu­crar­se en el cui­da­do de los hi­jos y el ho­gar.

“En el ca­so de Ti­go tam­bién han abier­to más es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción pa­ra mu­je­res, las pre­pa­ran pa­ra as­cen­der en pues­tos de de­ci­sión. Cuan­do se in­vo­lu­cra­ron co­men­za­ron a po­ten­ciar las ca­pa­ci­da­des de su per­so­nal fe­me­nino y eso les va­lió ser pre­mia­dos por el INCAE Bu­si­ness School, al igual que Uni­le­ver”, aña­dió la ex­per­ta.

Por su par­te, Ma­ría Eu­ge­nia Bri­zue­la, de Vo­ces Vi­ta­les El Sal­va­dor afir­mó que en es­te pro­ce­so to­das las em­pre­sas que par­ti­ci­pa­ron fue­ron ga­na­do­ras, pues tu­vie­ron ac­ce­so a la au­to­eva­lua­ción de sus ini­cia­ti­vas, iden­ti­fi­ca­ron áreas de me­jo­ra y nue­vos ta­len­tos.

“Mu­chas ve­ces las mu­je­res pa­sa­mos des­aper­ci­bi­das y fue gra­to ver co­mo em­pre­sas del ni­vel de Ti­go bus­can de for­ma cons­cien­te in­tro­du­cir el ta­len­to fe­me­nino den­tro de sus fi­las, a ni­vel eje­cu­ti­vo. Te­ner di­ver­si­dad es­ti­mu­la a la gen­te a pen­sar di­fe­ren­te, hay un in­cre­men­to en la in­no­va­ción y es po­si­ble ar­mar ex­ce­len­tes equi­pos de tra­ba­jo”, ar­gu­men­tó Bri­zue­la.

ONU Mu­je­res trabaja con pro­yec­tos en to­da la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, ini­cia­ti­vas en las cua­les gran va­rie­dad de com­pa­ñías se han apun­ta­do, im­pul­san­do pro­gra­mas de in­ser­ción y desa­rro­llo de opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, E&N pre­sen­ta es­te es­pe­cial, en el cual se des­ta­can ca­sos exi­to­sos de Em­pre­sas por la Equi­dad, que han apos­ta­do por po­ten­ciar el ta­len­to de las mu­je­res, dar­les la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar sus ca­pa­ci­da­des y go­zar de los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que una cul­tu­ra in­clu­si­va ge­ne­ra a los ne­go­cios.

Pre­sen­ta­mos a las em­pre­sas que apo­yan a sus mu­je­res, les brin­dan fa­ci­li­da­des, opor­tu­ni­da­des, ca­pa­ci­ta­ción y es­ta­ble­cen po­lí­ti­cas de re­cur­sos hu­ma­nos ami­ga­bles­que les per­mi­ten cre­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.