El cre­ci­mien­to de la ban­ca pa­sa por las mu­je­res

Son clien­tas lea­les, más se­gu­ras, de me­nor ries­go. Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras em­pie­zan a des­cu­brir­las, re­ve­la un in­for­me de Eco­ban­king.

Estrategia y Negocios - - Finanzas. - TEX­TOS VELIA JA­RA­MI­LLO

La ban­ca glo­bal –y re­gio­nal- es­tá de­jan­do pa­sar la opor­tu­ni­dad de po­si­cio­nar­se en un mer­ca­do –el de las mu­je­res- que se trans­for­mó. La mu­jer co­mo gru­po de­mo­grá­fi­co es­tá cre­cien­do más que los hom­bres y su al­to ni­vel edu­ca­ti­vo se tra­du­ce en ma­yo­res in­gre­sos y por en­de, ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo. “No ver­lo es de­jar pa­sar una opor­tu­ni­dad im­por­tan­te de po­si­cio­nar­se en un mer­ca­do que ya es re­le­van­te en can­ti­dad y ca­li­dad”, des­ta­có Gra­cia M. Ba­raho­na, Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de Eco­ban­king.

Más de 1.3 mil mi­llo­nes de mu­je­res en to­do el mun­do per­ma­ne­cen fue­ra del sis­te­ma fi­nan­cie­ro for­mal. La bre­cha cre­di­ti­cia, o in­su­fi­cien­te ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to, pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes) pro­pie­dad de mu­je­res se es­ti­ma en cer­ca de US$300 mil mi­llo­nes. Un ter­cio de és­tas se en­cuen­tra en los mer­ca­dos emer­gen­tes.

Son da­tos que apor­ta la in­ves­ti­ga­ción “Ca­ta­pul­tan­do el po­der fi­nan­cie­ro de la mu­jer. El ca­so de ne­go­cios pa­ra ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras de Amé­ri­ca La­ti­na”, pu­bli­ca­do es­te año y escrito por Gra­cia M. Ba­raho­na, Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va del pro­yec­to Eco­ban­king del CLACDS (Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad y el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble); Ma­rián­ge­les Ca­mar­go, ex­per­ta en eva­lua­ción de ries­gos am­bien­ta­les y so­cia­les pa­ra en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y Law­ren­ce Pratt, miem­bro de la Fa­cul­tad de INCAE.

La in­ves­ti­ga­ción pre­sen­ta “ar­gu­men­tos só­li­dos” que de­mues­tran la opor­tu­ni­dad que tie­nen las Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (IF) “de ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos de­ri­va­dos de una me­jor aten­ción tan­to de sus mu­je­res clien­tes exis­ten­tes, co­mo de la gran por­ción del mer­ca­do que no se en­cuen­tra aten­di­da o que es­tá sien­do sub aten­di­da por la com­pe­ten­cia”.

La mu­jer desem­pe­ña un rol ca­da vez más im­por­tan­te en las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas del ho­gar y su par­ti­ci­pa­ción co­mo em­pre­sa­ria de py­mes va en au­men­to, des­ta­ca.

Ade­más, apun­ta, “la leal­tad de las mu­je­res es una ca­rac­te­rís­ti­ca cla­ve que con­tri­bu­ye a re­for­zar la ex­pec­ta­ti­va de ma­yo­res in­gre­sos pa­ra las Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras que las atien­den, pues per­mi­te des­ple­gar es­tra­te­gias de ven­ta cru­za­da de pro­duc­tos. Las mu­je-

res em­pre­sa­rias son me­nos pro­pen­sas a cam­biar de pro­vee­dor de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y más pro­cli­ves a uti­li­zar di­ver­sos ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de la mis­ma Ins­ti­tu­ción Fi­nan­cie­ra (IF)”.

El in­for­me ci­ta a Mary Ellen Is­ken­de­rian, Pre­si­den­te y CEO de Wo­men’s World Ban­king, pa­ra quien, “no exis­te du­da que la mu­jer es una clien­te leal pa­ra el sec­tor fi­nan­cie­ro una vez que se lo­gra ob­te­ner su con­fian­za. Man­te­ner una car­te­ra con clien­tes lea­les re­por­ta be­ne­fi­cios a las IF: los cos­tos por clien­te ba­jan con­si­de­ra­ble­men­te, el ries­go se mi­ni­mi­za, y los in­gre­sos au­men­tan de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va”.

CLIEN­TAS MÁS REN­TA­BLES

De acuer­do a los au­to­res del in­for­me, “Las mu­je­res pue­den con­tri­buir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a la ren­ta­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, me­dian­te el fi­nan­cia­mien­to de sus ne­go­cios o por el he­cho de ser clien­tes de bue­na ca­li­dad. Las IF pue­den pro­mo­ver la vin­cu­la­ción de nue­vas clien­tes con el desa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos, gra­cias al uso de tec­no­lo­gía o a tra­vés del ac­ce­so a di­fe­ren­tes fuen­tes de fon­deo”. Clien­tas mu­je­res ga­ran­ti­zan una me­jor ca­li­dad de car­te­ra.

Di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que fi­nan­ciar a las mu­je­res ase­gu­ra una me­jor ca­li­dad de la car­te­ra, gra­cias a otra ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te en ellas: su in­te­gri­dad, re­fle­ja­da en me­jo­res in­di­ca­do­res de pa­go que los de los hom­bres y en ba­jos ni­ve­les de mo­ro­si­dad, se­ña­lan los ex­per­tos.

Di­se­ñar es­tra­te­gias y pro­pues­tas De va­lor en­fo­ca­das en las mu­je­res, podría Dar ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras

El in­for­me re­gio­nal apun­ta al es­tu­dio “Wo­men and Re­pay­ment in Mi­cro­fi­nan­ce”, el cual ana­li­zó 350 mi­cro fi­nan­cie­ras en 70 paí­ses, y con­clu­yó que las mi­cro­fi­nan­cie­ras con ma­yor nú­me­ro de clien­tes mu­je­res pre­sen­ta­ron un por­ta­fo­lio me­nor en ries­go, cas­ti­gos in­fe­rio­res de car­te­ra y pro­vi­sio­nes más ba­jas pa­ra car­te­ra ven­ci­da.

Otro ca­so: “La Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras de Chi­le (SBIF), den­tro de su agen­da de equi­dad de gé­ne­ro, eva­luó el ac­ce­so y uso de los pro­duc­tos ban­ca­rios de aho­rro, cré­di­to y ad­mi­nis­tra­ción de efec­ti­vo por par­te de hom­bres y mu­je­res, con in­for­ma­ción re­co­pi­la­da en­tre 2002 y 2014. Uno de los ha­llaz­gos más im­por­tan­tes de di­cho aná­li­sis en el te­ma de in­te­gri­dad fi­nan­cie­ra, es que las mu­je­res ex­hi­ben sis­te­má­ti­ca­men­te ín­di­ces me­no­res de mo­ro­si­dad de car­te­ra y de pro­tes­to de che­ques que los hom­bres”.

Pe­ro es­te ni­vel de cum­pli­mien­to no se re­fle­ja en el cos­to de los cré­di­tos ban­ca­rios pa­ra las mu­je­res. “Has­ta el mo­men­to, la me­nor pro­ba­bi­li­dad de no pa­go de las obli­ga­cio­nes cre­di­ti­cias de la mu­jer y sus ba­jos ni­ve­les de mo­ro­si­dad, no se ven re­fle­ja­dos en el cos­to de sus cré­di­tos, pues­to que, si se con­si­de­ra­ran, los cos­tos de­be­rían ser me­no­res.

Se­gún la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal ( IFC, por sus si­glas en in­glés, miem­bro del Gru­po del Ban­co Mun­dial), en la re­gión, las mu­je­res due­ñas de py­mes con ac­ce­so a fi­nan­cia­ción es­tán pa­gan­do in­tere­ses ele­va­dos (en­tre un 30%-50%). Es­to evi­den­cia un error sis­té­mi­co en la fi­ja­ción del pre­cio de es­tos cré­di­tos, y crea una opor­tu­ni­dad ex­tra­or­di­na­ria pa­ra que las IF apro­ve­chen y au­men­ten su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do de la mu­jer”, des­ta­ca el do­cu­men­to.

IFC ha des­ta­ca­do que la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se ubi­ca en el pues­to nú­me­ro tres, des­pués de Asia Orien­tal y el Pa­cí­fi­co y Eu­ro­pa y Asia Cen­tral, en don­de las mu­je­res son due­ñas de un 39% de las py­mes. Sin em­bar­go, és­tas re­ci­ben so­lo un 22% de los prés­ta­mos orien­ta­dos a di­cho sec­tor. El im­pac­to pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be es sig­ni­fi­ca­ti­vo, de acuer­do con el Ban­co Mun­dial, ya que la pro­duc­ti­vi­dad en la re­gión podría au­men­tar un 25% si se im­pul­sa­ra la ca­pa­ci­dad em­pren­de­do­ra de las mu­je­res.

Otro da­to im­por­tan­te des­ta­ca­do en el es­tu­dio de Eco­ban­king: Se­gún la ba­se de da­tos Glo­bal Fin­dex del Ban­co Mun­dial, la pro­por­ción de mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be que po­see una cuen­ta en una ins­ti­tu­ción for­mal au­men­tó de 35% (2011) a 48,5% (2014), -por en­ci­ma del pro­me­dio mun­dial que es de 42%40-re­du­cien­do la bre­cha res­pec­to de los hom­bres de 9,3 a 5,5 pun­tos.

El es­tu­dio re­co­no­ce el apor­te de las mi­cro­fi­nan­cie­ras a la re­duc­ción de la bre­cha, gra­cias a su en­fo­que, des­de su ini­cio en los años se­ten­ta, en las mu­je­res de es­ca­sos re­cur­sos. “Des­de en­ton­ces, es­te mo­de­lo ha de­mos­tra­do ser au­to sos­te­ni­ble y ren­ta­ble en mu­chos con­tex­tos y el sec­tor ha cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te. Se­gún MIX Mar­ket, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro es­pe­cia­li­za­da en dar se­gui­mien­to al sec­tor de mi­cro fi­nan­zas, en el 2015, apro­xi­ma­da­men­te 100 mi­llo­nes de mu­je­res re­ci­bie­ron cer­ca de USD 100 mil mi­llo­nes en mi­cro­cré­di­tos de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras”.

apos­tar a las MU­JE­RES pa­ra ga­nar

Di­se­ñar es­tra­te­gias y pro­pues­tas de va­lor en­fo­ca­das en las mu­je­res, podría dar ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, per­mi­tién­do­les dis­tin­guir­se de sus com­pe­ti­do­res y ga­nan­do re­co­no­ci­mien­to de mar­ca y la leal­tad de las clien­tas .

Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras tie­nen “la opor­tu­ni­dad de uti­li­zar un me­jor co­no­ci­mien­to de la mu­jer co­mo clien­ta, pa­ra in­no­var y desa­rro­llar pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y no fi­nan­cie­ros que com­ple­men­ten la ofer­ta ac­tual y ge­ne­ren in­gre­sos adi­cio­na­les que con­tri­bu­yan a la uti­li­dad ne­ta”, su­gie­ren Ba­raho­na, Ca­mar­go y Pratt.

En­fo­car­se en es­te sec­tor podría per­mi­tir­les re­du­cir cos­tos de mer­ca­deo y pu­bli­ci­dad, por­que glo­bal­men­te más mu­je­res que hom­bres bus­can pro­duc­tos y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros en lí­nea (se­gún Coms­co­re).

Adi­cio­nal­men­te, las mu­je­res pue­den con­ver­tir­se en una fuen­te de fon­deo es­ta­ble. “El cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y el in­cre­men­to de la in­fluen­cia de la mu­jer de­ben des­per­tar el in­te­rés del sec­tor fi­nan­cie­ro, no so­la­men­te en cues­tio­nes de fi­nan­cia­ción, sino tam­bién en re­la­ción con la es­ta­bi­li­dad de los de­pó­si­tos. Cuan­do la mu­jer re­ci­be cré­di­to es muy pro­ba­ble que en la mis­ma IF tam­bién abra una nue­va cuen­ta de aho­rro, con­vir­tién­do­se en una fuen­te adi­cio­nal y es­ta­ble de fon­deo y de in­gre­sos. Por ser más con­ser­va­do­ras fren­te a la ecua­ción ries­go-compensación, las mu­je­res es­tán mu­cho más orien­ta­das a aho­rrar y re­pre­sen­tar una ba­se es­ta­ble de li­qui­dez pa­ra el sec­tor, ha­ce no­tar el in­for­me de Eco­ban­king e INCAE.

Asi­mis­mo, exis­te la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a re­cur­sos de la ban­ca in­ter­na­cio­nal, par­ti­cu­lar­men­te de las IF de desa­rro­llo que tie­nen es­pe­cial in­te­rés en el te­ma de igual­dad de gé­ne­ro y con­si­de­ran fun­da­men­tal la pro­mo­ción de un ma­yor ac­ce­so de la mu­jer a la fi­nan­cia­ción, con­clu­ye

FO­TOS DE ISTOCK

Las mu­je­res em­pren­de­do­ras pa­de­cen la fal­ta de ac­ce­so al sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.