MU­CHAS OLAS SE DE­JAN PA­SAR

Conectate - - FRONT PAGE - Da­vid Bo­lick Da­vid Bo­lick es fa­ci­li­ta­dor de tu­ris­mo mé­di­co y co­fun­da­dor de Me­diT­ra­ve­lSo­lu­tions. Vi­ve en Gua­da­la­ja­ra ( Mé­xi­co).

Re­ser­va tus ener­gías pa­ra lo que val­ga la pe­na

Sin otras op­cio­nes de em­pleo en aquel mo­men­to, mi si­tua­ción no era muy fe­liz que di­ga­mos. Mi je­fe me ha­cía la vida im­po­si­ble. Era egoís­ta, mal­edu­ca­do y vul­gar. Sin em­bar­go, al igual que el ge­ren­te in­com­pe­ten­te de la te­le­se­rie The Of­fi­ce, se creía el me­jor ami­go de to­dos. Ca­da vez que yo tra­ta­ba de ex­pli­car­le las co­sas que me mo­les­ta­ban, él me es­cu­cha­ba aten­ta­men­te y me da­ba las gra­cias; pe­ro lue­go se­guía igual. No mo­di­fi­ca­ba su com­por­ta­mien­to ni un ápi­ce. A pe­sar de que pre­sen­té una que­ja a su superior, na­da cam­bió.

Pa­re­cía que es­ta­ba con­de­na­do a tra­ba­jar in­de­fi­ni­da­men­te en aquel am­bien­te es­tre­san­te, sin po­si­bi­li­dad de ejer­cer con­trol al­guno so­bre los in­ci­den­tes que se pro­du­cían, al­gu­nos un po­co fas­ti­dio­sos y otros fran­ca­men­te es­can­da­lo­sos. Uno de es­tos úl­ti­mos me lle­vó por fin a la de­ses­pe­ra­ción. Aun­que no ha­bía na­da que pu­die­ra ha­cer pa­ra cam­biar la si­tua­ción, la ra­bia que te­nía den­tro me iba a des­truir si no ha­lla­ba la for­ma de li­be­rar­me de ella

for­tu­na­da­men­te, cuan­do le pe­dí ayu­da a Dios, Él me res­pon­dió y me en­se­ñó un tru­qui­to que me ayu­dó a so­bre­vi­vir a aque­lla si­tua­ción ten­sa y a otras si­mi­la­res en que me he vis­to des­de en­ton­ces. Me re­cor­dó uno de mis de­por­tes fa­vo­ri­tos, el body­boar­ding, y me mos­tró una ima­gen de mí mis­mo flo­tan­do en el agua, a la es­pe­ra de una ola pa­ra mon­tar. Los sur­fis­tas no se afa­nan por co­rrer ca­da ola; es­pe­ran a que lle­guen olas en las que val­ga la pe­na in­ver­tir tiem­po y ener­gías. Cuan­do se acer­can olas pe­que­ñas, en lu­gar de re­mar fre­né­ti­ca­men­te pa­ra mon­tar­las, dan una pe­que­ña pa­ta­da de ti­je­ra que los ele­va un po­co por en­ci­ma del agua y per­mi­te que la ola les pa­se por de­ba­jo, y así se que­dan es­pe­ran­do una que me­rez­ca la pe­na. Me di cuen­ta. de que las si­tua­cio­nes des­agra­da­ble­sA co­mo aque­lla que me te­nía al­te­ra­do se ase­me­jan a esas oli­tas in­tras­cen­den­tes. De­bo sim­ple­men­te de­jar­las pa­sar.

¿Pu­ra au­to­su­ges­tión? Qui­zá. Pe­ro dio re­sul­ta­do. Con un po­co de prác­ti­ca, apren­dí a flo­tar so­bre las si­tua­cio­nes mo­les­tas y evi­tar que me des­gas­ta­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.