LA SEN­CI­LLEZ

¿Dón­de es­tá tu te­so­ro?

Conectate - - VORDER SEITE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam Pe­ter Ams­ter­dam y su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, di­ri­gen el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Nues­tros au­tén­ti­cos te­so­ros no son el di­ne­ro ni los bie­nes ma­te­ria­les; son el reino de Dios, Su amor, Su re­la­ción con no­so­tros, nues­tra sal­va­ción, la di­vi­na pro­vi­den­cia, la aten­ción que nos pro­di­ga Dios y las re­com­pen­sas que nos aguar­dan. El te­ner eso cla­ro nos per­mi­te abor­dar con el en­fo­que co­rrec­to la cues­tión de nues­tros re­cur­sos eco­nó­mi­cos y el fin que les da­mos.

En el Sal­mo 24, David ex­cla­ma: «Del Se­ñor es la tie­rra y to­do cuan­to hay en ella, el mun­do y cuan­tos lo ha­bi­tan» 1. Dios mis­mo se con­si­de­ra due­ño de to­da la crea­ción: «Mía es to­da la tie­rra » 2, «To­do lo que hay de­ba­jo del cie­lo es Mío» 3, «“Mía es la pla­ta, y Mío es el oro”, di­ce el Se­ñor» 4. De ello se in­fie­re que to­do lo que po­see­mos en reali­dad es de nues­tro Crea­dor, in­clui­dos no so­lo nues­tros bie­nes, sino tam­bién nues­tra per­so­na mis­ma. So­mos sim­ples ad­mi­nis­tra­do­res o cu­ra­do­res de lo que Dios ha pues­to a nues­tro cui­da­do.

Si bien es cier­to que to­do le per­te­ne­ce a Dios, Él quie­re que sea­mos fe­li­ces y go­ce­mos de lo que Él nos ha da­do. Así lo ex­pre­sa 1 Ti­mo­teo 6:17: «Dios […] nos pro­vee de to­do en abun­dan­cia pa­ra que lo dis­fru­te­mos» 5. Como cus­to­dios de los re­cur­sos di­vi­nos — es­pe­cí­fi­ca­men­te de nues­tras po­se­sio­nes y, en ge­ne­ral, de los re­cur­sos de la Tie­rra— po­de­mos apro­ve­char­los en be­ne­fi­cio pro­pio y de nues­tros se­res que­ri­dos, pa­ra vi­vir y dis­fru­tar de lo que Dios nos ha en­car­ga­do. El te­ner una ac­ti­tud ade­cua­da fren­te a nues­tros bie­nes, di­ne­ro y for­tu­na es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra nues­tra re­la­ción con Dios.

Con­vie­ne, pues, te­ner bien cla­ros los prin­ci­pios de pro­pie­dad — que Dios es due­ño de to­do— y de bue­na ad­mi­nis­tra­ción — que de­be­mos uti­li­zar lo que Él nos ha con­fia­do de una for­ma que es­té en ar­mo­nía con Su vo­lun­tad y Su Pa­la­bra— y la ne­ce­si­dad de cul­ti­var una sa­na vi­sión de nues­tros re­cur­sos y bie­nes ma­te­ria­les. Así se nos ha­ce más fá­cil ajus­tar nues­tra ac­ti­tud y com­por­ta­mien­to fren­te a lo que con­tro­la­mos, ya sea tan­gi­ble o in­tan­gi­ble.

¿Sa­bes cuál es una lla­ve pa­ra te­ner la ac­ti­tud co­rrec­ta? La sen­ci­llez, en­ten­di­da como un me­dio de li­be­rar­se de ata­du­ras in­ne­ce­sa­rias a las co­sas de es­ta vida, como una

ayu­da pa­ra po­ner la mi­ra en las co­sas de arri­ba, no en las de la Tie­rra6.

Jesús nos en­se­ñó que don­de es­tá nues­tro te­so­ro es­tá nues­tro co­ra­zón; por en­de, con­vie­ne que nos au­to­exa­mi­ne­mos pa­ra de­ter­mi­nar cuál es nues­tro ver­da­de­ro te­so­ro. De­be­mos te­ner una ac­ti­tud sa­na fren­te a nues­tros bie­nes ma­te­ria­les y re­co­no­cer el da­ño que pue­de cau­sar­nos una vi­sión tras­tor­na­da. La sen­ci­llez nos lle­va a no con­cen­trar­nos tan­to en no­so­tros mis­mos y nues­tras po­se­sio­nes, y a fi­jar más bien la aten­ción en nues­tro ver­da­de­ro te­so­ro, nues­tro amo­ro­so Dios que nos ha da­do lo más va­lio­so que po­dría­mos te­ner: Su amor y sal­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.