MI ex­pe­rien­cia como cui­da­do­ra

Conectate - - CONÉCTATE - Loui­sa Ro­se Wat­son Loui­sa Ro­se Wat­son es do­cen­te de en­se­ñan­za prees­co­lar. Vi­ve en Aus­tra­lia.

En años re­cien­tes me he de­di­ca­do a cui­dar de per­so­nas a las que quie­ro mu­cho. He aten­di­do a ami­gos que pa­de­cían en­fer­me­da­des gra­ves e hi­ce de en­fer­me­ra pa­ra mi ma­dre has­ta que fa­lle­ció de cán­cer en 2009.

En el tiem­po que es­tu­ve cui­dan­do a mi ma­dre re­ci­bí una pen­sión por aten­der­la. El es­ti­pen­dio me ser­vía pa­ra pa­gar las cuen­tas y me de­ja­ba al­go pa­ra gas­tos per­so­na­les, aun­que en nin­gún mo­men­to go­cé de hol­gu­ra eco­nó­mi­ca. Vi­vir con in­gre­sos fi­jos li­mi­ta­dos tie­ne sus in­con­ve­nien­tes, aun­que nun­ca me ha mo­les­ta­do de­ma­sia­do. Mis gus­tos son sen­ci­llos: dis­fru­to na­dan­do, ca­mi­nan­do y pa­sean­do en bi­ci­cle­ta. De vez en cuan­do voy a ver una pe­lí­cu­la o sal­go a co­mer, y me en­can­ta vi­si­tar a mis ami­gos y char­lar mien­tras dis­fru­ta­mos de una co­pa de vino o de un asa­do con una cer­ve­za, o con­tem­plar una pues­ta de sol so­bre el mar.

Vi­vo en un lu­gar es­tu­pen­do, a vein­te mi­nu­tos de la ciu­dad y a so­lo tres cua­dras de la pla­ya, don­de ten­go ac­ce­so a ci­clo­vías y sen­de­ros pa­ra ca­mi­nar que se ex­tien­den por va­rios ki­ló­me­tros. La es­ta­ción fe­rro­via­ria se en­cuen­tra a cin­co mi­nu­tos an­dan­do, lo mis­mo que la ca­lle prin­ci­pal con sus tien­das, su­per­mer­ca­dos, bi­blio­te­ca, cen­tro co­mu­ni­ta­rio, me­ren­de­ros, el mue­lle y aco­ge­do­ras con­fi­te­rías don­de sir­ven ex­ce­len­te ca­fé o té chai y tar­ta de que­so. Es el lu­gar ideal pa­ra es­te tra­mo de mi vida, y sien­to que Dios me ha ben­de­ci­do tra­yén­do­me aquí.

En la ta­rea de cui­dar de mis se­res que­ri­dos me he en­fren­ta­do a mu­chos re­tos, y ha ha­bi­do mo­men­tos en que emo­cio­nal­men­te me he sen­ti­do exi­gi­da al má­xi­mo. En otros me hu­bie­ra ve­ni­do bien con­tar con al­gu­nos re­cur­sos más. Sin em­bar­go, en los años en que he es­ta­do en es­ta si­tua­ción fran­ca­men­te nun­ca me ha fal­ta­do na­da. Vi­vir de unos in­gre­sos fi­jos me hi­zo ana­li­zar lo que de ver­dad ne­ce­si­to. Al fin y al ca­bo, ¿cuán­tos pa­res de za­pa­tos pue­de uno po­ner­se? Y aun­que la ca­sa don­de vi­vo no es mía, pa­go un al­qui­ler mó­di­co y no ten­go deu­das.

En mi ex­pe­rien­cia como cui­da­do­ra des­cu­brí que la paz in­te­rior es mu­cho más va­lio­sa que una vida con la bi­lle­te­ra lle­na y sin so­bre­sal­tos. El di­ne­ro sim­ple­men­te no se com­pa­ra con la sa­tis­fac­ción de ha­ber es­ta­do don­de de­bía es­tar, ha­cien­do lo que de­bía ha­cer; sé que hi­ce to­do lo que pu­de por los de­más, y no ten­go re­mor­di­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.