Las flo­res del Cie­lo

Conectate - - CONÉCTATE - Mo­men­tos de so­sie­go Abi May Abi May es do­cen­te y escritora. Vi­ve en el Reino Uni­do.

No de­bie­ra sor­pren­der­nos que la Bi­blia ha­ya ins­pi­ra­do a in­con­ta­bles pin­to­res; el tex­to abun­da en ex­pre­si­vas imá­ge­nes. Por ejem­plo, el si­guien­te pa­sa­je: «Han sem­bra­do mu­cho pe­ro co­se­cha­do po­co; co­men pe­ro no que­dan sa­tis­fe­chos; be­ben pe­ro aún tie­nen sed; se abri­gan pe­ro to­da­vía tie­nen frío. Sus sa­la­rios des­apa­re­cen, ¡como si los echa­ran en bol­si­llos lle­nos de agu­je­ros!» Des­pués de dos mil años,

1 po­de­mos vi­sua­li­zar fá­cil­men­te a qué se re­fe­ría el pro­fe­ta Ha­geo: in­sa­tis­fac­ción la­bo­ral, di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a fin de mes, los va­nos in­ten­tos de se­guir los dic­ta­dos de la mo­da, la des­va­lo­ri­za­ción de la mo­ne­da.

NTV)

Eche­mos aho­ra un vis­ta­zo a Ecle­sias­tés: «Es me­jor te­ner un pu­ña­do con tran­qui­li­dad que te­ner dos pu­ña­dos con mu­cho es­fuer­zo y per­se­guir el viento» 2. Es­ta es sin du­da una ima­gen di­ná­mi­ca. Ima­gi­né­mo­nos que te­ne­mos una mano lle­na de de­li­cio­sos bo­ca­dos, fru­tos se­cos, tro­zos de fru­ta o cho­co­la­te: po­de­mos me­ren­dar con­ten­tos. Aho­ra ima­gi­né­mo­nos que te­ne­mos am­bas ma­nos lle­nas de mo­ne­das que no que­re­mos que se nos cai­gan al sue­lo mien­tras in­ten­ta­mos asir la es­co­ta pa­ra ajus­tar la vela de nues­tro ve­le­ro.

Si bien ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar pa­ra te­ner «ali­men­to y ro­pa » 3, y es un don de la Pro­vi­den­cia po­der co­mer, be­ber y dis­fru­tar de los fru­tos de nues­tra la­bor4, «per­se­guir el viento» ya es otra co­sa. La sa­tis­fac­ción vie­ne cuan­do apren­de­mos a dar­le gra­cias a Dios tan­to por lo que te­ne­mos como por lo que no te­ne­mos. He ahí el se­cre­to del con­ten­ta­mien­to5. «El con­ten­ta­mien­to es una de las flo­res del Cie­lo, y pa­ra te­ner­lo es pre­ci­so cul­ti­var­lo. […] Pablo di­ce: “He apren­di­do a con­ten­tar­me” 6, lo que nos da a en­ten­der que hu­bo un tiem­po en que no sa­bía ha­cer­lo. Le cos­tó al­gu­nos do­lo­res al­can­zar a com­pren­der el mis­te­rio de esa gran ver­dad». Char­les Spur­geon (1834–1892) Jesús, Tú lo has he­cho to­do her­mo­so en su tiem­po7. Dame ale­gría pa­ra vi­vir es­te mo­men­to, agra­de­cién­do­te que ade­más de cu­brir mis ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les me ha­yas da­do el amor y la fe que ofreces a quie­nes acu­den a Ti. Ayú­da­me a in­terio­ri­zar es­ta pro­me­sa Tu­ya: «Bás­ta­te Mi gra­cia » 8. Sé Tú mi cen­tro y mi fo­co de aten­ción, pa­ra que mi co­ra­zón ten­ga paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.