¿Ho­ra de cam­biar de pro­fe­sión?

Có­mo des­cu­brir la ideal pa­ra ti

Conectate - - VORDER SEITE - Ch­ris Hunt Ch­ris Hunt vi­ve en el Reino Uni­do. Ha si­do lec­to­ra de Co­néc­ta­te des­de que co­men­zó a pu­bli­car­se en 1999.

1. Sal­mo 104: 23 ( NTV) 2. Sal­mo 128: 2 3. Pro­ver­bios 10:16 ( NTV) 4. Co­lo­sen­ses 1: 29 ( NTV) 5. Pro­ver­bios 11:14 ( NVI) 6. Pro­ver­bios 3: 6 ( NTV) 7. Sal­mo 25: 4 8. Pro­ver­bios 10: 22 9. V. Sal­mo 119:105

Enero sue­le ser un mes en que mu­cha gen­te quie­re cam­biar de em­pleo. Has­ta dos de ca­da cin­co per­so­nas bus­can tra­ba­jo con de­ter­mi­na­ción en el pri­mer mes del año. Al­gu­nos lo que desean es con­se­guir un tra­ba­jo si­mi­lar; otros tal vez se plan­tean un cam­bio ra­di­cal de pro­fe­sión.

Si lle­vas años en tra­ba­jos en que desem­pe­ñas una fun­ción pa­re­ci­da, tal vez quie­ras aven­tu­rar­te a ha­cer al­go com­ple­ta­men­te dis­tin­to. Hay quie­nes lo ha­cen, y no so­la­men­te en enero. Pon­ga­mos por ca­so a An­drea Bo­ce­lli, el co­no­ci­do te­nor y can­tau­tor ita­liano que dio el sal­to de abo­ga­do a mú­si­co. Jus­tin Welby de­jó su car­go di­rec­ti­vo en la in­dus­tria pe­tro­le­ra pa­ra con­ver­tir­se en vi­ca­rio y a la lar­ga en ar­zo­bis­po de Can­ter­bury, je­fe sim­bó­li­co de la co­mu­ni­dad an­gli­ca­na in­ter­na­cio­nal. El co­no­ci­do fí­si­co Brian Cox, que pre­sen­ta pro­gra­mas cien­tí­fi­cos en la te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca, fue una estrella de rock en los años 90. El ac­tor Ha­rri­son Ford era car­pin­te­ro y eba­nis­ta.

Pue­de que cam­bios así de no­ta­bles no es­tén den­tro de nues­tro aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, el año nue­vo es un buen mo­men­to —tan­to co­mo cual­quier otro— pa­ra de­ter­mi­nar lo sa­tis­fe­chos que es­ta­mos con lo que ha­ce­mos y con el rum­bo que lle­va­mos. Si al des­per­tar­te el lu­nes por la ma­ña­na no quie­res ni pen­sar en la se­ma­na la­bo­ral que co­mien­za, o si te pa­re­ce que tu ta­len­to no en­cuen­tra vías de ex­pre­sión, o que tu pa­ga no se co­rres­pon­de con el va­lor de lo que apor­tas, tal vez sea se­ñal de que es ho­ra de so­pe­sar otras op­cio­nes.

La Bi­blia re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de ga­nar­se la vi­da tra­ba­jan­do: «La gen­te sa­le a tra­ba­jar y rea­li­za sus la­bo­res has­ta el ano­che­cer » 1. Tam­bién ha­bla de la sa­tis­fac­ción que se de­ri­va del tra­ba­jo: «Cuan­do co­mie­res el tra­ba­jo de tus ma­nos, bie­na­ven­tu­ra­do se­rás, y te irá bien» 2. «Las ga­nan­cias de los jus­tos real­zan sus vi­das» 3. El após­tol Pa­blo evi­den­te­men­te se sen­tía a gus­to con el tra­ba­jo que ha­cía: «Tra­ba­jo y lu­cho con tan­to em­pe­ño, apo­ya­do en el gran po­der de Cris­to que ac­túa den­tro de mí» 4. Si no te sien­tes así, tal vez sea ho­ra de bus­car una si­tua­ción me­jor o de me­jo­rar la que tie­nes.

Na­tu­ral­men­te que las de­ci­sio­nes que pue­den cam­biar por com­ple­to

nues­tra vi­da no de­ben to­mar­se de pri­sa. Te pro­pon­go la si­guien­te me­to­do­lo­gía:

Haz un lis­ta­do de las cin­co ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes que pa­ra ti de­be te­ner un tra­ba­jo ideal.

Por ejem­plo: que te sien­tas rea­li­za­do, que ten­gas ob­je­ti­vos, la éti­ca de tu em­plea­dor, el suel­do, los be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios (pen­sión, ac­ce­so a gim­na­sio, etc.), el am­bien­te la­bo­ral, la ca­ma­ra­de­ría, el ho­ra­rio y la car­ga de tra­ba­jo, tu fun­ción y gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad, el apro­ve­cha­mien­to de tus ha­bi­li­da­des par­ti­cu­la­res, las opor­tu­ni­da­des de re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción, las po­si­bi­li­da­des de as­cen­so, etc.

Se­gui­da­men­te ca­li­fi­ca tu em­pleo ac­tual en ba­se a esas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Si no cum­ple con al me­nos la mi­tad de los re­qui­si­tos que pa­ra ti son más re­le­van­tes, es pro­ba­ble que no es­tés en el lu­gar más ade­cua­do y que sea ho­ra de em­pe­zar a bus­car otra co­sa.

Pien­sa en lo que real­men­te te gus­ta ha­cer.

En­té­ra­te bien de lo que con­lle­va. ¿Se ajus­ta a tu per­fil de ca­pa­ci­da­des, ex­pe­rien­cia, for­ma­ción y ap­ti­tu­des? En ca­so ne­ga­ti­vo, ¿se tra­ta de al­go que pue­des ir apren­dien­do so­bre la mar­cha o exis­te al­gu­na otra vía pa­ra ac­ce­der a ese ti­po de em­pleo? In­ves­ti­ga un po­co.

Pi­de con­se­jo.

Se­gún los Pro­ver­bios, «el éxi­to de­pen­de de los mu­chos con­se­je­ros» 5. Ase­só­ra­te con per­so­nas que ya se desem­pe­ñan en el cam­po en que te gus­ta­ría tra­ba­jar. Ha­bla del te­ma con tus ami­gos y fa­mi­lia­res, o tal vez con un orien­ta­dor pro­fe­sio­nal.

Pro­cu­ra ha­cer reali­dad tus sue­ños, pe­ro sé rea­lis­ta.

La gran ma­yo­ría tra­ba­ja­mos por­que te­ne­mos que pa­gar las cuen­tas. De mo­do que si tu ca­rre­ra so­ña­da no es­tá a tu al­can­ce y tie­nes que se­guir en tu em­pleo ac­tual, con­si­de­ra la po­si­bi­li­dad de co­la­bo­rar de for­ma no re­mu­ne­ra­da en el sec­tor que te in­tere­sa. Si es al­go que te apa­sio­na de ver­dad, pro­ba­ble­men­te po­drás de­di­car­le al­gu­nas tar­des o un día del fin de se­ma­na. Un con­ta­dor no se con­ver­ti­rá en asis­ten­te so­cial de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro pue­de pres­tar ser­vi­cios en un club ju­ve­nil.

Busca la orien­ta­ción de Dios.

«Busca Su vo­lun­tad en to­do lo que ha­gas, y Él te mos­tra­rá cuál ca­mino to­mar » 6. Pue­de que te ha­ble en tus ra­tos de­vo­cio­na­les, de me­di­ta­ción o de lec­tu­ra de la Bi­blia, o tal vez pue­des pe­dir­le di­rec­ta­men­te: «Mués­tra­me, oh Se­ñor, Tus ca­mi­nos; en­sé­ña­me Tus sen­das» 7. Cual­quie­ra que sea el ca­so, pro­cu­ra in­cluir­lo en tus pla­nes y re­cuer­da que «la ben­di­ción del Se­ñor es la que en­ri­que­ce» 8, no so­lo ma­te­rial­men­te, sino tam­bién en tér­mi­nos de paz in­te­rior. Enero es ape­nas un mes. Pue­de que tu cam­bio de pro­fe­sión no se dé aho­ra mis­mo. En to­do ca­so, cuan­do sea que ocu­rra, Dios es­ta­rá a tu la­do pa­ra ayu­dar­te e ilu­mi­nar tu ca­mino9.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.