Dar fru­to

Cuan­do no se ven re­sul­ta­dos

Conectate - - VORDER SEITE - An­drew Ma­te­yak An­drew Ma­te­yak es in­te­gran­te de La Fa­mi­lia Internacional. Vi­ve en las Fi­li­pi­nas. Sus úl­ti­mas ac­ti­vi­da­des apa­re­cen en su per­fil de Fa­ce­book, Ac­ti­va­ted CDO.

En mi tra­ba­jo co­mo mi­sio­ne­ro vo­lun­ta­rio, pa­ra mí es im­por­tan­te dar fru­to y al­can­zar mi ob­je­ti­vo de di­fun­dir el evan­ge­lio. Pe­ro de la mis­ma ma­ne­ra que un pe­ral, des­pués que lo plan­tas, tar­da de cua­tro a seis años en pro­du­cir fru­to1, sue­le pa­sar que no ten­go opor­tu­ni­dad de ver en­se­gui­da los fru­tos de mi la­bor. Esa es­pe­ra pue­de re­sul­tar des­alen­ta­do­ra.

Cuan­do te­nía en­tre vein­te y trein­ta años so­lía ir con mi her­mano al par­que de mi ciu­dad pa­ra ha­blar­le a la gente de Je­sús. La ma­yo­ría eran es­tu­dian­tes, aun­que co­no­ci­mos a per­so­nas de to­da con­di­ción so­cial. Ha­blá­ba­mos con ellas y les en­tre­gá­ba­mos al­go pa­ra leer, y ellas en ge­ne­ral nos es­cu­cha­ban, son­reían y ora­ban con no­so­tros; pe­ro nun­ca las vol­vía­mos a ver. A ve­ces me pre­gun­ta­ba: «¿De ve­ras es­toy dan­do fru­to?» Te­nía que con­fiar en que Dios obra­ría en la vi­da de esas per­so­nas.

Avan­ce­mos unos cuan­tos años. Ha­ce po­co me di­ri­gí con mi es­po­sa e hi­jos a vi­si­tar a uno de nues­tros ami­gos y en­tre­gar­le la nue­va re­vis­ta Co­néc­ta­te. Él ad­mi­nis­tra un res­tau­ran­te y ge­ne­ral­men­te nos in­vi­ta a co­mer mien­tras lee­mos y con­ver­sa­mos. No obs­tan­te, al lle­gar al es­ta­ble­ci­mien­to des­cu­bri­mos que era su día li­bre.

La ad­mi­nis­tra­do­ra au­xi­liar era una mu­cha­cha de unos trein­ta años. Me miró y me di­jo:

—Tú eres An­drew, el mi­sio­ne­ro, ¿ver­dad? Cuan­do es­tu­dia­ba la se­cun­da­ria tú y tu her­mano me die­ron un fo­lle­to en el par­que y re­za­ron con­mi­go pa­ra que acep­ta­ra a Je­sús. Es­ta­ba pa­san­do por una tem­po­ra­da di­fí­cil, pe­ro aquel men­sa­je me dio áni­mos pa­ra con­ti­nuar.

Fue muy re­con­for­tan­te. Mis es­fuer­zos ha­bían da­do fru­to en la vi­da de una per­so­na. Me acor­dé de un ver­sícu­lo de una pa­rá­bo­la de Je­sús: «Las se­mi­llas que ca­ye­ron en la bue­na tie­rra re­pre­sen­tan a los que de ver­dad oyen y entienden la pa­la­bra de Dios, y pro­du­cen una co­se­cha trein­ta, se­sen­ta y has­ta cien ve­ces más nu­me­ro­sa de lo que se ha­bía sem­bra­do» 2.

Si bien no siem­pre ve­mos de in­me­dia­to el fru­to de nues­tra la­bor y bue­nas ac­cio­nes, la Bi­blia ase­gu­ra que la Pa­la­bra de Dios nun­ca vuel­ve a Él va­cía3. Si le obe­de­ce­mos y se­gui­mos Sus in­di­ca­cio­nes, po­de­mos es­tar se­gu­ros de que da­re­mos fru­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.