ES ASÍ POR­QUE lo di­ce Dios

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de una char­la de Vir­gi­nia Brandt Berg Vir­gi­nia Brandt Berg (1886–1968) fue una es­cri­to­ra y evan­ge­li­za­do­ra es­ta­dou­ni­den­se.

Bien sa­be­mos que la gente no siem­pre es ca­paz de cum­plir sus pro­me­sas; pe­ro Dios siem­pre lo ha­ce. La Pa­la­bra de Dios di­ce que Él «es po­de­ro­so pa­ra ha­cer to­das las co­sas mu­cho más abun­dan­te­men­te de lo que pe­di­mos o en­ten­de­mos» 1. Él mis­mo ava­la Sus pro­me­sas. Por eso, tó­ma­le la pa­la­bra en tu ho­ra de ne­ce­si­dad, y Él no te de­frau­da­rá.

¿Al­gu­na vez has te­ni­do un ami­go en el que po­días con­fiar ple­na­men­te, que te era ab­so­lu­ta­men­te fiel aun cuan­do to­do mar­cha­ra mal? Los ami­gos de esa ta­lla son es­ca­sos, pe­ro ¡có­mo los valoramos! Al­guien di­jo en cier­ta oca­sión: «Exis­te un víncu­lo mis­te­rio­so que nos une a quien he­mos ha­lla­do con­fia­ble y fiel, un fuer­te la­zo que nos ata a la per­so­na en quien po­de­mos con­fiar en tiem­pos tor­men­to­sos». De igual mo­do, quie­nes he­mos pues­to a prue­ba las pro­me­sas de la Bi­blia y he­mos de­po­si­ta­do en ellas nues­tra con­fian­za cuan­do no te­nía­mos otro re­cur­so, cuan­do no nos que­da­ba nin­gu­na es­pe­ran­za ni na­da en que apo­yar­nos, he­mos des­cu­bier­to que son ab­so­lu­ta­men­te con­fia­bles. Sa­be­mos por ex­pe­rien­cia que po­de­mos en­co­men­dar­nos en­te­ra­men­te a ca­da pa­la­bra que con­tie­nen.

Dios no nos pi­de otra co­sa que una fe sen­ci­lla. Nos pi­de que de­mos cré­di­to a Su Pa­la­bra y nos fie­mos de Sus pro­me­sas sin más. Mu­cha gente hoy en día con­si­de­ra to­tal­men­te ri­dícu­lo e im­po­si­ble to­mar­se las pro­me­sas de Dios en se­rio y al pie de la le­tra y can­jear­las en el Ban­co del Cie­lo por aque­llo que he­mos pe­di­do. Sin em­bar­go, eso es pre­ci­sa­men­te lo que Dios quie­re que ha­ga­mos.

To­dos los días hay gente que, ar­ma­da de fe y con­fian­za, lo­gra co­sas que los es­cép­ti­cos con­si­de­ran im­po­si­bles. Los que tie­nen fe se atre­ven a creer las pro­me­sas de Dios, se apro­pian de ellas y ac­túan en con­se­cuen­cia. Por en­de, ob­tie­nen in­creí­bles res­pues­tas a sus ora­cio­nes, so­lu­cio­nes pa­ra sus pro­ble­mas y re­cur­sos pa­ra sus ne­ce­si­da­des.

Esas gran­dí­si­mas y pre­cio­sas pro­me­sas es­tán a tu en­te­ra dis­po­si­ción2. Dios te las hi­zo a ti en par­ti­cu­lar, y Él no in­cum­ple Su Pa­la­bra.

Es­te es el se­cre­to de la ale­gría: de­jar de in­sis­tir en ha­cer las co­sas a nues­tra ma­ne­ra y más bien com­pro­me­ter­nos, fá­cil y sen­ci­lla­men­te, a ha­cer­las co­mo Dios quie­re, acep­tar Su vo­lun­tad y, de es­ta for­ma, ha­llar paz. Evelyn Un­der­hill (1875–1941) No hay un so­lo mo­men­to en que Dios no sea due­ño de la si­tua­ción. ¡Re­lá­ja­te! Él te cu­bre las es­pal­das. Mandy Ha­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.