CONS­TRUIR UNA VI­DA

Conectate - - NEWS - Anó­ni­mo

Un car­pin­te­ro ya en edad de ju­bi­lar­se in­for­mó a su je­fe que te­nía pla­nes de de­jar el tra­ba­jo y lle­var una vi­da más re­po­sa­da en com­pa­ñía de su es­po­sa. Ex­pre­só que ex­tra­ña­ría la pa­ga, pe­ro que igual se las arre­gla­rían pa­ra sub­sis­tir.

El con­tra­tis­ta se la­men­tó de que un em­plea­do tan va­lio­so aban­do­na­ra la em­pre­sa y le pi­dió que cons­tru­ye­ra una úl­ti­ma ca­sa, co­mo un fa­vor per­so­nal.

El car­pin­te­ro ac­ce­dió, aun­que pron­to se hi­zo evi­den­te que no es­ta­ba po­nien­do el co­ra­zón en lo que ha­cía. Tra­ba­jó cha­pu­ce­ra­men­te y con ma­te­ria­les de ma­la ca­li­dad. Fue un des­afor­tu­na­do co­lo­fón de una vi­da de gran de­di­ca­ción.

Cuan­do ter­mi­nó su tra­ba­jo, el em­plea­dor fue a ins­pec­cio­nar la vi­vien­da. Se­gui­da­men­te le en­tre­gó al car­pin­te­ro la lla­ve de la ca­sa y le di­jo:

—Es­ta es su ca­sa. Acép­te­la co­mo un re­ga­lo de mi par­te.

El car­pin­te­ro que­dó per­ple­jo. ¡Qué pe­na! Si hu­bie­se sa­bi­do que la ca­sa iba a ser pa­ra él, la ha­bría cons­trui­do con una men­ta­li­dad muy dis­tin­ta.

Lo mis­mo nos ocu­rre a no­so­tros. Edi­fi­ca­mos nues­tra vi­da día tras día, pe­ro muchas ve­ces sin es­for­zar­nos co­mo de­bié­ra­mos. Al fi­nal, cons­ter­na­dos, des­cu­bri­mos que nos to­ca vi­vir en la ca­sa que he­mos cons­trui­do.

Si tu­vié­se­mos otra opor­tu­ni­dad, lo ha­ría­mos to­do con una dis­po­si­ción muy dis­tin­ta. Pe­ro no po­de­mos dar mar­cha atrás.

Ca­da uno cons­tru­ye su vi­da. Ca­da día po­ne­mos un cla­vo, co­lo­ca­mos una ta­bla o le­van­ta­mos una pa­red. Con las ac­ti­tu­des y de­ci­sio­nes de hoy edi­fi­ca­mos la ca­sa que ten­dre­mos mañana. ¡Ha­gá­mos­lo sa­bia­men­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.