EN EL INI­CIO DEL AÑO

Conectate - - NEWS - 1. Fi­li­pen­ses 4: 8 ( NTV) Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam C . Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Cuan­do ter­mi­na un año y me en­cuen­tro en el um­bral del si­guien­te, por lo ge­ne­ral veo el fu­tu­ro con optimismo. Me gus­ta celebrar las vic­to­rias del año que pa­só, los pro­gre­sos, los obs­tácu­los su­pe­ra­dos y las ale­grías vi­vi­das. Tam­bién pro­cu­ro de­jar atrás lo que no se lo­gró —los fracasos, los ob­je­ti­vos frus­tra­dos, las ex­pec­ta­ti­vas no sa­tis­fe­chas— y co­men­zar el año re­suel­to a mejorar, tra­ba­jar con más efi­cien­cia, pro­gre­sar más y al­can­zar mis me­tas.

Al pen­sar en es­te nue­vo año, la ver­dad es que me pa­re­ce emo­cio­nan­te. Al mis­mo tiem­po, sien­to cier­ta apren­sión. Mi optimismo con res­pec­to a las po­si­bi­li­da­des y opor­tu­ni­da­des que ofre­ce es­te año hace que me ilu­sio­ne con lo que el Se­ñor me tie­ne pre­pa­ra­do. Pe­ro tam­bién hay un pe­si­mis­mo la­ten­te mo­ti­va­do por lo que su­ce­de en el mun­do. Es­toy, pues, in­ten­tan­do con­ci­liar esas dos pos­tu­ras an­ta­gó­ni­cas de optimismo

y pe­si­mis­mo con re­la­ción al nue­vo año

ada uno de no­so­tros pue­de apro­ve­char ac­ti­va­men­te las opor­tu­ni­da­des que se le pre­sen­ten en el cur­so del año. Al fin y al ca­bo, los re­sul­ta­dos que ob­ten­ga­mos de­pen­de­rán, al me­nos en par­te, de las me­tas que nos pon­ga­mos, las de­ci­sio­nes que to­me­mos y el es­fuer­zo que ha­ga­mos, así co­mo de nues­tras ora­cio­nes y nues­tra bús­que­da de la vo­lun­tad de Dios. Por otro la­do, no po­de­mos con­tro­lar los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les. Los se­res hu­ma­nos so­mos pro­pen­sos al mie­do y, a raíz de ese mie­do, a preo­cu­par­nos mu­cho por no­so­tros mis­mos, por nues­tra co­mu­ni­dad o nues­tro país. Eso pue­de de­ri­var en una agu­di­za­ción del na­cio­na­lis­mo, la in­to­le­ran­cia y el odio, ac­ti­tu­des to­tal­men­te re­ñi­das con las en­se­ñan­zas de Cris­to.

¿Có­mo con­ci­liar am­bas pers­pec­ti­vas — optimismo y pe­si­mis­mo— y te­ner una vi­sión equi­li­bra­da? Al re­fle­xio­nar so­bre el te­ma, me hi­ce unos propósitos per­so­na­les de ca­ra a es­te año.

En cuan­to al pe­si­mis­mo por el es­ta­do del mun­do, he re­suel­to: • No su­cum­bir al te­mor. Es importante en­ca­rar los ma­les de es­te mun­do con fe en Dios. Si bien se co­me­ten atro­ci­da­des e in­jus­ti­cias y hay muchas si­tua­cio­nes pe­no­sas y te­rri­bles, los cris­tia­nos de­be­mos po­ner nues­tra fe en el Se­ñor y te­ner Su paz en nues­tro in­te­rior, sean cua­les sean nues­tras cir­cuns­tan­cias o las de otras per­so­nas. • No per­mi­tir que el tris­te es­ta­do en que se en­cuen­tra el mun­do —y que me re­cuer­dan con re­gu­la­ri­dad los me­dios de co­mu­ni­ca­ción— me ha­ga pres­tar aten­ción prin­ci­pal­men­te a lo ne­ga­ti­vo. Hay mu­cha mal­dad en la Tie­rra, pe­ro tam­bién muchas co­sas bue­nas. Me com­pro­me­to, pues, a te­ner pre­sen­te lo bueno, a fi­jar mis pen­sa­mien­tos en lo que es ver­da­de­ro, ho­no­ra­ble, jus­to, pu­ro, be­llo y ad­mi­ra­ble. «Pien­sen

en co­sas ex­ce­len­tes y dig­nas de ala­ban­za » 1. • Cen­trar­me en lo que en­se­ñó Je­sús: amar al pró­ji­mo en ge­ne­ral. Es cier­to que quie­nes obran mal me­re­cen re­tri­bu­ción y castigo; sin em­bar­go, no de­be­mos adop­tar ha­cia ellos una ac­ti­tud de ven­gan­za y odio. • Orar por los que es­tán en el po­der. Pe­dir que Dios les dé sa­bi­du­ría pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes vo­lá­ti­les, y que los mó­vi­les que los ani­men sean la ver­dad y la jus­ti­cia, no el or­gu­llo na­cio­nal o per­so­nal. Por el la­do op­ti­mis­ta, por su­pues­to que es­te úl­ti­mo año su­ce­die­ron muchas co­sas por las que po­de­mos ala­bar a Dios, y que es­te nue­vo año ocu­rri­rán muchas más.

Ca­da uno de no­so­tros pue­de mi­rar ha­cia el fu­tu­ro con optimismo, sa­bien­do que el Dios del uni­ver­so nos ama y par­ti­ci­pa per­so­nal­men­te en nues­tra vi­da. Si ora­mos por es­te nue­vo año y le pe­di­mos orien­ta­ción y ayu­da, Él nos guia­rá en nues­tras de­ci­sio­nes y nos con­du­ci­rá por sen­das que nos per­mi­tan al­can­zar me­tas que se ajus­ten a Su vo­lun­tad.

En es­te mo­men­to del año me pa­re­ce que va­le la pe­na que lo bus­que pa­ra sa­ber qué me­tas quie­re Él que me es­me­re por al­can­zar, sean es­tas es­pi­ri­tua­les o prác­ti­cas. La se­gu­ri­dad de que mis me­tas coin­ci­den con los de­sig­nios glo­ba­les que Él tie­ne pa­ra mí re­sul­ta muy alen­ta­do­ra y me in­fun­de mu­cha fe.

En­se­gui­da de­ta­llo al­gu­nos as­pec­tos de mi cre­ci­mien­to per­so­nal en los que ten­go pen­sa­do con­cen­trar­me es­te año: • Pres­tar más aten­ción a mi de­sa­rro­llo es­pi­ri­tual. Es al­go que sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí, y sé que re­quie­re in­ten­cio­na­li­dad. • In­ver­tir en mis amis­ta­des. Los ami­gos son una par­te importante de la vi­da, pe­ro es muy fá­cil no va­lo­rar­los. Me pro­pon­go de­di­car más tiem­po y es­fuer­zo a for­ta­le­cer esas re­la­cio­nes. • Mi­ni­mi­zar el es­trés. Es­toy oran­do pa­ra en­con­trar for­mas de evi­tar el es­trés, en lu­gar de sim­ple­men­te aguan­tar y se­guir ade­lan­te cuan­do me veo en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. • Ha­cer lo po­si­ble pa­ra que la gen­te de mi en­torno se acer­que más a Dios. En mi vi­da hay per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas que des­afor­tu­na­da­men­te al­ber­gan fuer­tes pre­jui­cios contra Je­sús. Rue­go que ten­ga el acier­to, la paciencia y el amor pa­ra lle­var­las a co­no­cer al Se­ñor. Rue­go que tú tam­bién ini­cies es­te año con un cla­ro pro­pó­si­to y un rum­bo bien de­fi­ni­do, que de­di­ques tiem­po al Se­ñor pa­ra ob­te­ner Su guía y que a me­di­da que te es­fuer­ces por al­can­zar tus me­tas en­cuen­tres di­cha y sa­tis­fac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.