SO­LO SE VIVE UNA VEZ

Conectate - - NEWS - Ti­na Kapp

1. Sal­mo 144:15 ( NTV) 2. Nehe­mías 8:10 ( NTV) 3. Juan 10:10 4. V. Lucas 15:11-32 5. Lucas 15:13 ( NVI) 6. Ecle­sias­tés 12:1 7. www.just1t­hing.com La ma­yo­ría he­mos oí­do el di­cho: «So­lo se vive una vez». Las es­tre­llas de la mú­si­ca y los fa­mo­sos se suelen es­cu­dar en esa fra­se pa­ra ani­mar a la gen­te a ha­cer lo­cu­ras o arries­gar­se por­que, a fin de cuen­tas, «so­lo se vive una vez».

Es una idea atrac­ti­va. ¿Pa­ra qué preo­cu­par­se del fu­tu­ro? ¿Pa­ra qué acep­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos cuan­do po­de­mos ha­cer co­mo si no im­por­ta­ran? ¿Pa­ra qué ocu­par­nos de otras co­sas que no sean lo que más nos ape­te­ce en de­ter­mi­na­do mo­men­to?

La ver­dad es que cuan­do al­can­za­mos cier­ta ma­du­rez nos da­mos cuen­ta de que la vi­da no es así, y nos to­ca em­pe­zar a pa­gar las con­se­cuen­cias de al­gu­nas de­ci­sio­nes to­ma­das en eta­pas an­te­rio­res. En la ma­yo­ría de los ca­sos, quie­nes se han re­gi­do por ese le­ma lle­gan a un pun­to en que les gus­ta­ría ha­ber te­ni­do una vi­sión de lar­go pla­zo un po­co an­tes.

Re­cuer­do que de jo­ven­ci­ta tu­ve com­ple­jos por mi ex­ce­so de pe­so. De­tes­ta­ba sen­tir­me pa­sa­da de ki­los y que no me es­co­gie­ran pa­ra par­ti­ci­par en los gru­pos de dan­za del co­le­gio. Era al­go que a me­nu­do me pro­vo­ca­ba in­se­gu­ri­dad y me te­nía ob­se­sio­na­da. ¿Crees que eso evi­ta­ba que con­su­mie­ra comida cha­ta­rra ca­da vez que se me pre­sen­ta­ba la opor­tu­ni­dad? ¡Qué va! Si al­go sa­bía ri­co y yo te­nía ga­nas de co­mér­me­lo, na­da más im­por­ta­ba en ese ins­tan­te. Si te­nía de­lan­te al­gún man­jar, me ol­vi­da­ba de un plu­ma­zo de to­dos los prin­ci­pios de una ali­men­ta­ción sa­na. Cla­ro que des­pués me de­pri­mía por no ser ca­paz de adel­ga­zar. Vi­vía es­tric­ta­men­te en el mo­men­to, y no pen­sa­ba en los efec­tos a lar­go pla­zo.

Aho­ra bien, eso no sig­ni­fi­ca que no de­ba­mos dis­fru­tar de la vi­da. Dios no quie­re que sea­mos in­fe­li­ces. «¡Fe­li­ces los que vi­ven así! — di­ce la Bi­blia—. Fe­li­ces de ver­dad son los que tie­nen a Dios co­mo el Se­ñor » 1. «No se en­tris­tez­can —nos man­da—, por­que el go­zo del Se­ñor es su for­ta­le­za » 2. Je­sús di­jo: «Yo he ve­ni­do pa­ra que ten­gan vi­da, y pa­ra que la ten­gan en abun­dan­cia » 3. Él quie­re que dis­fru­te­mos del amor de Dios y de las nu­me­ro­sas ben­di­cio­nes que nos con­ce­de ca­da día.

Ya que no te­ne­mos sino una vi­da, ¿qué va­mos a ha­cer con ella? ¿Qué re­cuer­do de no­so­tros que­re­mos de­jar pa­ra la pos­te­ri­dad? Pa­ra po­der enor­gu­lle­cer­nos en re­tros­pec­ti­va de nues­tra vi­da, ¿có­mo ten­dría que ser? La muy co­no­ci­da lo­cu­ción la­ti­na car­pe diem — «apro­ve­cha el día » — es bien po­si­ti­va. Si­gue la mis­ma ló­gi­ca de «so­lo se vive una vez», sal­vo que en vez de to­mar eso co­mo un pre­tex­to pa­ra ha­cer lo­cu­ras y vi­vir el pre­sen­te sin con­si­de­rar las con­se­cuen­cias, nos mo­ti­va a lle­gar más le­jos, ha­cer más y no des­per­di­ciar el tiem­po.

La vi­da se com­po­ne de un cú­mu­lo de días. Al­gu­nos son tran­qui­los, en­tre­te­ni­dos; otros son du­ros. Pen­se­mos un mo­men­to en los me­da­llis­tas olím­pi­cos. El día en que com­pi­ten y ga­nan pa­sa a la his­to­ria, y es­toy se­gu­ra de que ellos lo re­cuer­dan co­mo uno de los me­jo­res de su vi­da. Sin em­bar­go, pa­ra lle­gar a eso son ne­ce­sa­rios años de en­tre­na­mien­to, de tra­ba­jo ar­duo y con­cen­tra­ción. Ima­gí­na­te a tu mú­si­co fa­vo­ri­to to­can­do an­te un pú­bli­co mul­ti­tu­di­na­rio. Una vez más, el artista so­lo lo­gra eso des­pués de in­nu­me­ra­bles días de cons­tan­tes en­sa­yos y re­pe­ti­cio­nes y de in­ter­pre­tar su mú­si­ca an­te cual­quie­ra que lo es­cu­che, has­ta que le llega su gran opor­tu­ni­dad.

To­dos nues­tros per­so­na­jes fa­vo­ri­tos de la Bi­blia ex­pe­ri­men­ta­ron al­go si­mi­lar. Pien­sa en Noé cuan­do cons­tru­yó el ar­ca o en José cuan­do sal­vó a Egip­to de la ham­bru­na. Si co­no­cie­ron el éxi­to no fue por­que se de­di­ca­ron a ha­cer lo que les da­ba la ga­na, si­guien­do la fi­lo­so­fía de que «so­lo se vive una vez». Hi­zo fal­ta mu­cho es­fuer­zo y pla­ni­fi­ca­ción pa­ra que, lle­ga­do el día, sal­va­ran muchas vi­das y de­ja­ran su im­pron­ta en el mun­do.

El hi­jo pró­di­go tam­bién te­nía co­mo le­ma «so­lo se vive una vez» 4. No qui­so aguar­dar pa­ra re­ci­bir su he­ren­cia. Te­nía ga­nas de ir­se de juer­ga y pa­sar­lo bien sin te­ner que esperar. Le dio la la­ta a su pa­dre pa­ra que le en­tre­ga­ra la par­te que le co­rres­pon­día y en­se­gui­da «se fue a un país le­jano; allí vi­vió de­sen­fre­na­da­men­te y de­rro­chó su he­ren­cia » 5. No du­do que lo pa­só fa­bu­lo­so… has­ta que la pla­ta se es­fu­mó y con ella to­dos sus ami­gos de cir­cuns­tan­cias. Cuan­do se que­dó sin na­da, lo aban­do­na­ron, y ter­mi­nó men­di­gan­do comida ves­ti­do con ha­ra­pos.

El li­bro de Ecle­sias­tés nos ad­vier­te: « Acuér­da­te de tu Crea­dor en los días de tu ju­ven­tud, an­tes que ven­gan los días ma­los, y lle­guen los años de los cua­les di­gas: “No ten­go en ellos con­ten­ta­mien­to”» 6.

To­das las de­ci­sio­nes que to­ma­mos tie­nen con­se­cuen­cias, des­de las más tri­via­les — co­mo co­mer o no ver­du­ras— has­ta de­ci­sio­nes co­mo la de es­tu­diar y es­for­zar­se por al­can­zar una me­ta o la de re­gir­se por los prin­ci­pios di­vi­nos. El en­ten­der es­to aho­ra nos pue­de ayu­dar a to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das, pa­ra que al fi­nal de nues­tra vi­da se evi­den­cien las ma­ra­vi­llo­sas con­se­cuen­cias de di­chas de­ci­sio­nes.

No de­jes que la vi­da se te es­ca­pe. Sá­ca­le el me­jor par­ti­do po­si­ble, de ma­ne­ra que al vol­ver la mi­ra­da te sien­tas sa­tis­fe­cho con lo que lo­gras­te. Ti­na Kapp es bai­la­ri­na, pre­sen­ta­do­ra y es­cri­to­ra. Vive en Su­dá­fri­ca, don­de di­ri­ge una em­pre­sa de en­tre­te­ni­mien­to que re­cau­da fon­dos pa­ra obras de ca­ri­dad e ini­cia­ti­vas mi­sio­ne­ras. Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing7, por­tal cris­tiano des­ti­na­do a la for­ma­ción de la ju­ven­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.