Fre­sas, ve­las y propósitos

Conectate - - NEWS - Sas­kia Smith

Era un lu­mi­no­so día de ve­rano. En aquel en­ton­ces yo vi­vía en Su­dá­fri­ca. El año es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar, y yo ha­bía de­ja­do de pen­sar en las ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas y es­ta­ba re­fle­xio­nan­do so­bre los propósitos que me iba a ha­cer de ca­ra al nue­vo año.

La puer­ta de la ca­sa se ce­rró de­trás de mí con un so­ni­do me­tá­li­co. Cuan­do en­tré a la cocina, mi ma­dre me vio di­ri­gir la vis­ta ha­cia una fuen­te re­ple­ta de fre­sas que ha­bía en la me­sa.

—Las tra­jo Yvon­na —me ex­pli­có—. Son un re­ga­lo de su fa­mi­lia.

La ge­ne­ro­si­dad de nues­tros mo­des­tos ve­ci­nos se me ha­cía un tan­to in­có­mo­da. Nues­tro cen­tro de vo­lun­ta­ria­do es­ta­ba en la ca­sa más am­plia y có­mo­da del ba­rrio. Yvon­na era una ado­les­cen­te que vi­vía dos ca­sas más allá. Yo sa­bía que su fa­mi­lia, co­mo la ma­yo­ría de las del pue­blo, ha­bía es­ta­do me­ses cui­dan­do los fre­sa­les que ha­bía de­trás de su ca­sa. De to­dos mo­dos, ca­da vez que ha­bía co­se­cha los ve­ci­nos lle­ga­ban a nues­tra puer­ta car­ga­dos de fru­ti­llas.

Des­de ha­cía un tiem­po Yvon­na ha­bía so­li­ci­ta­do asis­tir a los es­tu­dios bí­bli­cos que ha­cía­mos con nues­tro gru­po ju­ve­nil; pe­ro ha­bía­mos es­ta­do muy ocu­pa­dos y lo ha­bía­mos pos­pues­to más de una vez. Sus­pi­ré y me pro­pu­se in­cluir a Yvon­na en aque­llas cla­ses lo an­tes po­si­ble.

En mi fa­mi­lia siem­pre ce­le­bra­mos jun­tos la no­che de fin de año. Des­de que ten­go me­mo­ria es tra­di­ción que nos reuna­mos con al­gu­nos ami­gos ín­ti­mos en las úl­ti­mas ho­ras del año pa­ra rea­li­zar una ce­re­mo­nia a la luz de las ve­las. Ca­da uno, del ma­yor al me­nor, en­cien­de una ve­li­ta con la lla­ma de una ve­la gran­de co­lo­ca­da en el cen­tro, la cual sim­bo­li­za a Je­sús. A con­ti­nua­ción di­ce lo que más agra­de­ce del año que ter­mi­na y cuen­ta cuá­les son sus es­pe­ran­zas y ora­cio­nes pa­ra el año nue­vo.

Aque­lla no­che per­do­né pú­bli­ca­men­te a una ami­ga por una ofen­sa que me ha­bía amar­ga­do la vi­da du­ran­te se­ma­nas. Me dio tan­to gus­to desaho­gar­me así que deseé ha­ber­lo he­cho an­tes. Otros ex­pre­sa­ron su in­ten­ción de con­tri­buir más al bie­nes­tar y el me­jo­ra­mien­to del pue­blo. To­dos coin­ci­di­mos con ellos. El cam­bio de año era el mo­men­to ideal pa­ra em­pe­zar a te­ner una par­ti­ci­pa­ción más ac­ti­va.

El día si­guien­te ama­ne­ció ra­dian­te y su­ma­men­te pro­me­te­dor. Pe­ro Yvon­na no al­can­zó a ver­lo. Ha­bía fa­lle­ci­do en la ma­dru­ga­da en un trá­gi­co ac­ci­den­te de au­to­mó­vil.

To­dos los in­te­gran­tes de nues­tro cen­tro que­da­ron pro­fun­da­men­te afec­ta­dos por la pér­di­da de nues­tra que­ri­da ami­ga. En los me­ses si­guien­tes ha­lla­mos for­mas de con­so­lar a su fa­mi­lia. El he­cho es­tre­chó los la­zos en­tre to­dos los ha­bi­tan­tes del pue­blo. Mu­chos jóvenes ve­nían a ver­nos con pre­gun­tas so­bre la vi­da, la muer­te y el mun­do es­pi­ri­tual, las cua­les res­pon­día­mos con mu­cho gus­to. Yvon­na creía en Je­sús, y es­toy se­gu­ra de que des­de al­gún lu­gar del Cie­lo vio los efec­tos po­si­ti­vos de su fa­lle­ci­mien­to.

Des­de en­ton­ces, ca­da año, cuan­do terminan los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, me acuer­do de Yvon­na y una vez más re­suel­vo no esperar a que lle­gue el mo­men­to per­fec­to pa­ra em­pe­zar a ha­cer lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.