UNA VÍA DE ES­CA­PE

Conectate - - NEWS - Keith Phi­llips Keith Phi­llips fue je­fe de re­dac­ción de la re­vis­ta Ac­ti­va­ted, la ver­sión en in­glés de Co­néc­ta­te, du­ran­te 14 años, en­tre 1999 y 2013. Hoy él y su es­po­sa Caryn ayu­dan a per­so­nas sin ho­gar en los EE. UU.

En un epi­so­dio de la se­rie ori­gi­nal de Via­je a las es­tre­llas que sa­lió a la luz en 1968, la tri­pu­la­ción de la na­ve Enterprise se to­pa con una es­pe­cie in­ter­ga­lác­ti­ca cu­ya vi­da trans­cu­rre a un rit­mo mu­cho más rá­pi­do que la de sus equi­va­len­tes hu­ma­nos. Pe­ro eso tie­ne su pre­cio.

— A ese pa­so se de­te­rio­ran muy rá­pi­da­men­te — co­men­ta el ca­pi­tán Kirk—. Co­mo si vi­vir ace­le­ra­dos los des­gas­ta­ra.

Ca­be su­po­ner que los crea­do­res de aque­lla afa­ma­da se­rie de TV se pro­po­nían ha­cer una ob­ser­va­ción so­bre las inevi­ta­bles con­se­cuen­cias del ca­da vez más in­ten­so rit­mo de la vi­da mo­der­na. Pue­de que su diag­nós­ti­co fue­ra más acertado de lo que se ima­gi­na­ban.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud pre­di­jo ha­ce un tiem­po que pa­ra el año 2020, a ni­vel mun­dial, la mi­tad de los 10 tras­tor­nos de sa­lud más fre­cuen­tes ten­drá su ori­gen en el es­trés. Otro es­tu­dio re­cien­te arro­jó que el 54% de los ha­bi­tan­tes del or­be se que­jan de es­trés en el tra­ba­jo. En el Ja­pón, la era mo­der­na ha acu­ña­do, en­tre otras pa­la­bras, es­tas dos: ka­ros­hi y ka­ro­ji­sat­su, que sig­ni­fi­can res­pec­ti­va­men­te «muer­te por ex­ce­so de tra­ba­jo» y «sui­ci­dio por ex­ce­so de tra­ba­jo».

El es­trés es un pro­ble­ma muy real que nos afec­ta a to­dos en ma­yor o me­nor me­di­da. Qui­zás el as­pec­to más preo­cu­pan­te es que se per­pe­túa: el so­lo he­cho de po­ner­nos a de­li­be­rar so­bre có­mo su­pe­rar­lo nos so­me­te a más es­trés.

Hay, sin em­bar­go, una sa­li­da, una vía de es­ca­pe se­gu­ra y sen­ci­lla, tan sen­ci­lla que mu­chas per­so­nas la des­es­ti­man an­tes de pro­bar­la si­quie­ra, y por en­de con­ti­núan en su es­ta­do de ago­bio.

«Ve­nid a Mí — di­ce Je­sús—, y ha­lla­réis des­can­so pa­ra vues­tras al­mas; por­que Mi yu­go es fá­cil, y li­ge­ra Mi car­ga » 1. Cuan­do te sien­tas ago­ta­do por las ten­sio­nes de es­ta vi­da, pue­des vo­lar ha­cia Dios en las alas de la ora­ción y la fe, y ha­llar así el ali­vio que so­lo Él pue­de dar­te. Él sa­be lo que más ne­ce­si­tas: des­can­so pa­ra tu cuer­po, tu men­te y tu es­pí­ri­tu, co­mu­nión con Él, y el for­ta­le­ci­mien­to es­pi­ri­tual que pro­du­ce la lec­tu­ra y asi­mi­la­ción de Su Pa­la­bra. Ape­nas unos mo­men­tos de quie­tud con Je­sús pue­den di­si­par la ten­sión, pro­por­cio­nar­te paz in­te­rior y po­ner en su de­bi­da pers­pec­ti­va las si­tua­cio­nes que te es­tre­san. ¿Se­rá po­si­ble que sea así de sen­ci­llo? Mien­tras no lo in­ten­tes, nun­ca co­no­ce­rás el ali­vio del que po­drías go­zar.

1. Mateo 11: 28–30

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.