PUN­TO CIE­GO y PUN­TO ÓP­TI­MO

Conectate - - NEWS - Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo2. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Al de­cir pun­to cie­go no me re­fie­ro a la zo­na de la re­ti­na por don­de el ner­vio óp­ti­co en­tra en el glo­bo ocu­lar, esa par­te que ca­re­ce tan­to de co­nos co­mo de bas­to­nes, lo que nos ha­ce per­der la vi­sión en cier­tos án­gu­los. Me re­fie­ro a esos mo­men­tos de des­aten­ción en que no me doy cuen­ta de al­go que ten­go de­lan­te. El otro día nues­tra em­pre­sa de even­tos cal­cu­ló que a lo lar­go de los años he­mos per­di­do equi­pos ava­lua­dos en unos 1.000 dó­la­res por ha­ber de­ja­do bolsas en lu­ga­res don­de no de­bía­mos. Ha­ce ape­nas unos días, al vol­ver del gim­na­sio se me ol­vi­dó ce­rrar la cre­ma­lle­ra del bol­si­llo la­te­ral de mi mo­chi­la, don­de te­nía el te­lé­fono. Ya pue­des adi­vi­nar lo que ocu­rrió.

Me pre­gun­té: «¿Por qué me pa­sa siem­pre lo mis­mo?» Me ima­gino que par­te de la so­lu­ción se­ría ami­no­rar la mar­cha, orar más y acor­dar­me de ve­ri­fi­car to­do dos ve­ces. Pro­ba­ble­men­te ten­ga que ver tam­bién con vi­vir más en el pre­sen­te. La vi­da se com­po­ne de un mon­tón de de­ci­sio­nes to­ma­das a lo lar­go de 2.400 mi­llo­nes de se­gun­dos su­po­nien­do una vi­da de 78 años. Esas de­ci­sio­nes con­tri­bu­yen a de­ter­mi­nar lo que nos su­ce­de y lo que lo­gra­mos. De­ci­dir acer­ta­da­men­te es una di­fi­cul­tad con­ti­nua, y des­de lue­go no es que pre­ten­da­mos dar en el blan­co to­das las ve­ces. En el fút­bol, si un ju­ga­dor ano­ta en un ter­cio de los ti­ros li­bres que eje­cu­ta, se lo con­si­de­ra bueno.

El pun­to óp­ti­mo es un tér­mino que se usa en béis­bol pa­ra re­fe­rir­se al me­jor lu­gar don­de pe­gar­le a la pelota. Tam­bién se usa en otros de­por­tes y en la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca pa­ra alu­dir a una per­so­na que se desem­pe­ña en su má­xi­mo ni­vel. Me ha pa­sa­do eso a ve­ces ju­gan­do a squash. Hay días en que mi coor­di­na­ción, mi ni­vel de aler­ta y mi pe­ga­da es­tán en per­fec­ta ar­mo­nía y da la im­pre­sión de que na­da me pue­de sa­lir mal.

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra ha­llar ese pun­to óp­ti­mo en nues­tra vi­da en que to­do fun­cio­na de ma­ra­vi­lla y es­tá lu­bri­ca­do por el Es­pí­ri­tu de Dios? Un dia­gra­ma que vi su­gie­re que se en­cuen­tra en la in­ter­sec­ción de nues­tras ap­ti­tu­des, per­so­na­li­dad y ex­pe­rien­cia con nues­tros do­nes es­pi­ri­tua­les y con nues­tros va­lo­res me­du­la­res1.

Es es­tu­pen­do vi­vir en el pun­to óp­ti­mo. Aun­que a ve­ces la pi­fie­mos y fa­lle­mos la pelota, no por eso de­ja­mos de ju­gar. Ca­da vez que nos to­ca ba­tear, po­de­mos re­zar: « Ayú­da­me a dar­le en el pun­to óp­ti­mo y ha­cer un jon­rón».

1. V. http:// www. chris­tian­coa­chins­ti­tu­te.com

/coa­ching- sweet- spot 2. http://eli­xir­mi­me.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.