DESACELEREMOS

Conectate - - NEWS - Chris Hunt Chris Hunt vi­ve en el Reino Uni­do. Ha si­do lec­to­ra de Co­néc­ta­te des­de que co­men­zó a pu­bli­car­se en 1999.

Los li­bros del es­tan­te tie­nen tí­tu­los pa­re­ci­dos: Re­la­je el rit­mo de su vi­da, La cul­tu­ra de la ve­lo­ci­dad, El rit­mo de la vi­da mo­der­na: ¿a qué pre­cio? La ma­yo­ría de la gen­te coin­ci­de en que la vi­da ac­tual es muy ace­le­ra­da, y su­fri­mos las con­se­cuen­cias en for­ma de es­trés y otros ma­les. Po­dría pa­re­cer que la vi­da era mu­cho más sen­ci­lla ha­ce cien años; no obs­tan­te, los cam­bios que se es­ta­ban pro­du­cien­do en aquel en­ton­ces ya eran mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra la gen­te de la épo­ca. Así lo ates­ti­guan los si­guien­tes ex­trac­tos:

La cau­sa del […] au­men­to de la in­ci­den­cia de las en­fer­me­da­des ner­vio­sas es la ma­yor exi­gen­cia que im­po­nen las con­di­cio­nes de la vi­da mo­der­na. […] To­do se ha­ce de­pri­sa. Hablamos de un ex­tre­mo a otro del con­ti­nen­te, nos te­le­gra­fia­mos a tra­vés del océano, via­ja­mos a Chica­go pa­ra te­ner una con­ver­sa­ción de una ho­ra. […] No es de ex­tra­ñar que la pre­sión re­sul­te ca­si in­so­por­ta­ble pa­ra los ner­vios. G. Sh­rady (de P. C. Knapp), « Are Ner­vous Di­sea­ses In­crea­sing?», Me­di­cal Re­cord, 1896

Con la apa­ri­ción de los pe­rió­di­cos ba­ra­tos y los me­dios su­pe­rio­res de lo­co­mo­ción […], se aca­ba­ron los días tran­qui­los de en­sue­ño. […]. Aho­ra los hom­bres vi­ven, pien­san y tra­ba­jan a to­da ve­lo­ci­dad. Tie­nen su Mercurio o su Co­rreo en la me­sa del desa­yuno a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, y si an­dan muy apu­ra­dos pa­ra en­te­rar­se de las no­ti­cias du­ran­te esa co­mi­da, se lo lle­van, pa­ra leer­lo mal­hu­mo­ra­dos mien­tras via­jan […], con lo que no les que­da tiem­po pa­ra ha­blar con el ami­go que a lo me­jor se tras­la­da con ellos en el mis­mo com­par­ti­mien­to. […] A la pri­sa y el aje­treo de la vi­da mo­der­na […] les fal­ta la se­re­ni­dad y el re­po­so de la épo­ca en que nues­tros an­te­pa­sa­dos, ter­mi­na­da la jor­na­da de tra­ba­jo, se en­tre­ga­ban al des­can­so. Mor­ley Wi­lliam Smith en « An­cient and Mo­dern», 1886

Si así de ma­lo se veía el pa­no­ra­ma ha­ce más de un si­glo, cuan­do los ca­ba­llos eran to­da­vía el prin­ci­pal me­dio de trans­por­te, los te­lé­fo­nos fi­jos una ra­re­za y la In­ter­net ni se ha­bía con­ce­bi­do, ¿qué es­pe­ran­za hay pa­ra no­so­tros hoy en día? Qui­zá la res­pues­ta sea es­ta: In­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias que pri­men en el mun­do que nos ro­dea, po­de­mos ami­no­rar la mar­cha y to­mar­nos unos mi­nu­tos pa­ra char­lar con un ami­go, pa­ra ob­ser­var las mar­ga­ri­tas que te­ne­mos a nues­tros pies o pa­ra sa­bo­rear la co­mi­da. Po­de­mos ele­var los ojos al fir­ma­men­to y des­cu­brir que las es­tre­llas si­guen ti­ti­lan­do si­len­cio­sa­men­te. Re­du­cir el es­trés es una cues­tión men­tal y emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.