CUAN­DO SE CON­FUN­DEN JUE­GO Y TRA­BA­JO

Conectate - - NEWS - Cat­he­ri­ne Ne­ve Cat­he­ri­ne Ne­ve (1951–2003) tra­ba­jó de mi­sio­ne­ra con La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal en 12 paí­ses du­ran­te 31 años. Crió a dos hi­jos y fue maes­tra de mu­chos más.

Créa­se o no, a los pe­que­ños les gus­ta ayu­dar. ¡Es cier­to! A los niños en reali­dad les en­can­ta ser ser­vi­cia­les, y se enor­gu­lle­cen de ello has­ta que se les en­se­ña lo con­tra­rio. Co­la­bo­rar so­lo se con­vier­te en una ta­rea pe­sa­da cuan­do oyen a sus pa­dres o a sus her­ma­nos que­jar­se de te­ner que ha­cer es­to o lo otro en la ca­sa.

Plan­teán­do­lo de for­ma po­si­ti­va, ayu­dar en la ca­sa pue­de pa­re­cer un jue­go. Ade­más con­tri­bu­ye mu­cho a re­for­zar su au­to­es­ti­ma y a in­cul­car­les cua­li­da­des que les re­sul­ta­rán muy úti­les en la vi­da: dis­ci­pli­na, ini­cia­ti­va, di­li­gen­cia, per­se­ve­ran­cia, au­to­no­mía y sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad.

Exis­te al me­nos un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que em­plea mu­cho es­te prin­ci­pio del tra­ba­jo en­tre­te­ni­do. Apar­tán­do­se de los mé­to­dos de en­se­ñan­za tra­di­cio­na­les con el fin de sa­car par­ti­do de los in­tere­ses na­tu­ra­les del ni­ño, Ma­ría Mon­tes­so­ri (1870–1952) dul­ci­fi­có a al­gu­nos de los niños más in­dis­ci­pli­na­dos de Ná­po­les (Ita­lia) y lo­gró con­ver­tir­los en alum­nos muy mo­ti­va­dos, crea­ti­vos y apli­ca­dos. Una fa­ce­ta de la pe­da­go­gía de Mon­tes­so­ri de­no­mi­na­da vi­da prác­ti­ca con­sis­te en en­se­ñar a los chi­qui­llos las des­tre­zas bá­si­cas que van a ne­ce­si­tar pa­ra en­ca­rar la vi­da co­ti­dia­na, ta­les co­mo ves­tir­se, asear­se y pre­pa­rar la co­mi­da. Aun­que los niños de dos años — que es­tán con­ven­ci­dos de que to­do lo pue­den ha­cer so­los— se ha­llan en la edad per­fec­ta pa­ra en­se­ñar­les esas ha­bi­li­da­des, se tra­ta de un pro­ce­so que abar­ca to­das las eta­pas de de­sa­rro­llo y que in­clu­ye más ade­lan­te apren­der a con­du­cir y a ad­mi­nis­trar un ho­gar.

En mis tiem­pos de ma­dre aje­trea­da, nor­mal­men­te me re­sul­ta­ba más fá­cil y más rá­pi­do en­car­gar­me yo mis­ma de los pe­que­ños queha­ce­res que en­se­ñár­se­los a ha­cer a mis chi­qui­ti­nes. Pe­ro pron­to me di cuen­ta de mi fal­ta de pre­vi­sión. Yo pre­ci­sa­ba ayu­da, y a mis hi­jos les ha­cían fal­ta opor­tu­ni­da­des de sen­tir­se ma­yo­res y apren­der nue­vas ta­reas. Más ade­lan­te des­cu­brí que, con una ade­cua­da pre­sen­ta­ción, has­ta los más tra­vie­sos en­cau­za­ban gus­to­sos sus ener­gías pa­ra ayu­dar­me con pe­que­ños queha­ce­res.

Los prees­co­la­res pue­den ayu­dar con la­bo­res sen­ci­llas. Por ejem­plo, la­var las ver­du­ras, un­tar man­te­qui­lla en el pan o mez­clar ma­sa de ga­lle­tas o de pan­que­ques. A los pe­que­ños les gus­ta ba­rrer, lim­piar lo que se de­rra­ma y guar­dar or­de­na­da­men­te los cu­bier­tos. Si se les pre­sen­tan los queha­ce­res de un mo­do di­ver­ti­do y se los re­com­pen­sa con elo­gios y re­co­no­ci­mien­to, se emo­cio­nan ca­da vez que se gra­dúan y se les la opor­tu­ni­dad de ha­cer un nue­vo tra­ba­jo.

Esa for­ma­ción no tie­ne por qué in­te­rrum­pir­se cuan­do lle­gan a la edad es­co­lar. Pa­ra los míos fue to­do un hi­to el día en que se les di­jo que ya eran ma­yor­ci­tos y se les po­día con­fiar el uso de la as­pi­ra­do­ra. A al­gu­nos niños les gus­ta lim­piar el la­va­ma­nos del ba­ño y cam­biar las toa­llas de mano. Otros dis­fru­tan ras­tri­llan­do las ho­jas del jar­dín o la hier­ba cor­ta­da, o ayu­dan­do a la­var el au­to. La lis­ta se­ría in­ter­mi­na­ble. So­lo te­ne­mos que echar un vis­ta­zo a nues­tro al­re­de­dor.

Una bue­na es­tra­te­gia de mar­ke­ting con­sis­te en po­ner nom­bres de jue­gos

a los queha­ce­res do­més­ti­cos. El pri­mer jue­go de ese ti­po que en­se­ñé a mis hi­jos cuan­do eran pe­que­ños fue el hor­mi­gue­ro. Se ima­gi­na­ban que eran hor­mi­gui­tas y co­rre­tea­ban de aquí pa­ra allá lle­van­do to­dos los ju­gue­tes, blo­ques y mu­ñe­cos de pe­lu­che al hor­mi­gue­ro (el si­tio don­de se guar­da­ban). Has­ta un be­bé es ca­paz de apren­der ese jue­go. Lo pue­des sen­tar en tu fal­da o a tu la­do y en­se­ñar­le a po­ner cu­bos y otros ju­gue­tes pe­que­ños en una ca­ja. Lue­go eló­gia­lo pro­fu­sa­men­te.

A con­ti­nua­ción al­gu­nos es­co­llos que pue­den pre­sen­tar­se y có­mo evi­tar­los: • Si la ta­rea re­ba­sa las po­si­bi­li­da­des del ni­ño o su ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción, pue­de re­sul­tar exas­pe­ran­te tan­to pa­ra él co­mo pa­ra ti. No le exi­jas de­ma­sia­do. • Fa­ci­lí­ta­le el cum­pli­mien­to de la ta­rea ex­pli­cán­do­le bien en qué con­sis­te y có­mo ha­cer­la. • Que la co­la­bo­ra­ción sea vo­lun­ta­ria o, si es po­si­ble, da­le a ele­gir en­tre di­ver­sas ta­reas. Si con­si­gues que re­sul­te en­tre­te­ni­do, se ofre­ce­rá gus­to­so a ayu­dar. • So­bre to­do cuan­do la ta­rea se le ha­ga cuesta arri­ba o te­dio­sa, ayu­da mu­cho con­ver­sar jun­tos de al­go di­ver­ti­do mien­tras la rea­li­zan. Haz las ve­ces de en­tre­na­do­ra, com­pa­ñe­ra de equi­po e hin­cha. • No es­pe­res a que la ta­rea se tor­ne ex­ce­si­va, o a que el ni­ño es­té muy can­sa­do pa­ra rea­li­zar­la de bue­na ga­na. • Siem­pre que sea po­si­ble, en­sé­ña­le a guar­dar lo que ha uti­li­za­do an­tes de sa­car otra co­sa, y a ir lim­pian­do lo que en­su­cia. • Si de­jas al ni­ño so­lo ha­cien­do una ta­rea, no te sor­pren­das de que a tu re­gre­so se ha­ya en­fras­ca­do en otra co­sa. Los niños se dis­traen fá­cil­men­te cuan­do no se los su­per­vi­sa. No es­pe­res a que se le aca­be el tiem­po pa­ra aso­mar­te a ver có­mo le va. • Usa mu­cho tac­to a la ho­ra de ex­pre­sar tu de­silu­sión. Com­ple­men­ta siem­pre tus co­men­ta­rios con tran­qui­li­za­do­ras pa­la­bras de alien­to. ¡Con­ser­va una ac­ti­tud po­si­ti­va! Los be­ne­fi­cios de lo­grar que el tra­ba­jo les re­sul­te ameno a los niños son in­nu­me­ra­bles. Apren­den no so­lo per­se­ve­ran­cia y ha­bi­li­da­des prác­ti­cas, sino tam­bién a tra­ba­jar en equi­po y a va­lo­rar lo que los de­más ha­cen por ellos.

Por úl­ti­mo, si quie­res cul­ti­var en tus hi­jos el há­bi­to de co­la­bo­rar de buen gra­do, acos­túm­bra­te a agra­de­cér­se­lo y a pro­di­gar­les elo­gios. Ex­pré­sa­les tu gra­ti­tud en el ac­to. Re­com­pén­sa­los con abra­zos y de vez en cuan­do con al­gún pre­mio. Eló­gia­los an­te tu cón­yu­ge, tus pa­rien­tes y tus ami­gos, pre­fe­ri­ble­men­te a oí­dos de ellos. ¡Na­da au­men­ta más nues­tra au­to­es­ti­ma que oír elo­gios y pa­la­bras de apre­cio de bo­ca de las per­so­nas a quie­nes más ama­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.