HIS­TO­RIA DE DOS VI­LLAS

Es­ca­sez o abun­dan­cia

Conectate - - VORDER SEITE - Ma­ra Hod­ler Ma­ra Hod­ler ha si­do mi­sio­ne­ra en Ex­tre­mo Orien­te y en Áfri­ca Orien­tal. Ac­tual­men­te vi­ve en Te­xas con su es­po­so y sus hijos y ad­mi­nis­tra una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar. Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing1, port

Una ami­ga me con­tó que de pe­que­ña, aun­que su fa­mi­lia es­ta­ba muy uni­da y se que­rían mu­cho, el te­ma de la equi­dad era siem­pre com­pli­ca­do. Me di­jo que cuan­do su ma­má com­pra­ba pas­tel o he­la­do para el postre, su her­mano y ella se pe­lea­ban por con­se­guir la por­ción ma­yor. Esas dispu­tas eran tan es­tre­san­tes para su ma­má que te­nía una ba­lan­za de co­ci­na cer­ca de la me­sa del co­me­dor y pe­sa­ba ca­da pla­to de postre para ve­ri­fi­car que pe­sa­ban exac­ta­men­te igual. Esa fue la nor­ma fa­mi­liar du­ran­te años.

Eso me hi­zo pen­sar en lo fá­cil que re­sul­ta vi­vir ba­jo el pa­ra­dig­ma de que so­lo hay cier­ta can­ti­dad de pas­tel. Si a tu her­mano le to­ca un pe­da­zo enor­me, a ti te va a to­car me­nos, ¿ver­dad? Cla­ro que eso es cier­to cuan­do de pas­tel se tra­ta, pe­ro no en lo re­fe­ren­te a ca­si to­do lo de­más.

En to­do ca­so, los se­res hu­ma­nos so­le­mos te­ner una men­ta­li­dad de es­ca­sez o de abun­dan­cia.

Si vi­ves en Vi­lla Es­ca­sez, es­tás con­ven­ci­do de que el amor, las ideas, las opor­tu­ni­da­des, la ima­gi­na­ción y los re­cur­sos son li­mi­ta­dos. Ca­da una de esas co­sas es co­mo un pas­tel que se cor­ta en tro­zos y, ca­da vez que al­guien to­ma uno, que­da me­nos para ti. Co­mo po­drás ima­gi­nar­te, en Vi­lla Es­ca­sez hay po­quí­si­ma bue­na vo­lun­tad. Ca­da cual de­fien­de sus in­tere­ses. Na­die se cohí­be de ro­bar­le un pe­da­zo a otra per­so­na, por­que si no lu­chas por con­se­guir tu por­ción, te arries­gas a que­dar­te sin na­da. Si tie­nes la suer­te de aga­rrar un tro­zo de pas­tel, no al­can­za­rás a dis­fru­tar­lo: ten­drás que zam­pár­te­lo, no sea que al­guien es­té tra­man­do al­go para arre­ba­tár­te­lo. Co­mo yo vi­ví al­gún tiem­po en Vi­lla Es­ca­sez, te ase­gu­ro que es un si­tio fran­ca­men­te de­pri­men­te.

En cam­bio, Vi­lla Abun­dan­cia es ha­ri­na de otro cos­tal. En Vi­lla Abun­dan­cia to­do el mun­do cree que el amor, las ideas, las opor­tu­ni­da­des, la ima­gi­na­ción y los re­cur­sos son ili­mi­ta­dos. Allí son fre­cuen­tes las ce­le­bra­cio­nes. Por to­das par­tes la gen­te dis­fru­ta del pas­tel. Cuan­do uno des­cu­bre una pas­te­le­ría fan­tás­ti­ca, en vez de guar­dar­se el se­cre­to, se la re­co­mien­da a to­do el mun­do. Las re­ce­tas se in­ter­cam­bian, se me­jo­ran y se adap­tan a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno. En Vi­lla Abun­dan­cia lo que es se­gu­ro es que na­die se que­da nun­ca sin pas­tel. De

he­cho, la ma­yo­ría son de la opi­nión de que los me­jo­res pas­te­les aún es­tán por crear­se, por dis­fru­tar­se y por com­par­tir­se.

Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, la ver­dad es que en Vi­lla Es­ca­sez la ca­ren­cia de pas­tel se no­ta ca­da vez más. To­dos an­dan preo­cu­pa­dos pen­san­do en el día en que al­guien se en­gu­lla el úl­ti­mo bo­ca­do. ¿Qué pa­sa­rá en­ton­ces? Ca­da uno va a lo su­yo y pro­cu­ra con­se­guir pas­tel mien­tras se pue­de.

En cam­bio, en Vi­lla Abun­dan­cia na­die tie­ne mie­do de que­dar­se sin pas­tel. A la gen­te siem­pre se le ocu­rren nue­vos in­gre­dien­tes con los que pre­pa­rar pas­te­les, nue­vas ver­sio­nes de an­ti­guas re­ce­tas, me­dios no­ve­do­sos de trans­por­tar­los y me­jo­res pro­ce­di­mien­tos para ela­bo­rar­los en can­ti­da­des ma­yo­res. Na­die se an­gus­tia pen­san­do que al­gún fa­tí­di­co día se ago­ta­rán los pas­te­les.

Cuan­do en­ten­dí esas di­fe­ren­cias, muy pron­to lle­gué a la tris­te con­clu­sión de que ha­bía pa­sa­do más tiem­po en Vi­lla Es­ca­sez que en Vi­lla Abun­dan­cia. Ca­si nun­ca pen­sa­ba que lo me­jor es­ta­ba por ve­nir, sino más bien que el desas­tre es­ta­ba a la vuel­ta de la es­qui­na. Mu­chas ve­ces, cuan­do veía a otros en una si­tua­ción afor­tu­na­da, me ima­gi­na­ba que eso sig­ni­fi­ca­ba que que­da­ban me­nos co­sas bue­nas para mí. ¡Me es­ta­ba per­dien­do la fies­ta en Vi­lla Abun­dan­cia!

Al caer en la cuen­ta pre­pa­ré las ma­le­tas y me mu­dé. En Vi­lla Abun­dan­cia me re­ci­bie­ron con los bra­zos abier­tos. Ellos des­de lue­go se ri­gen por la fi­lo­so­fía de que cuan­tos más, me­jor. Co­men­cé a creer que lo me­jor aún es­ta­ba por ve­nir, tan­to para mí co­mo para mis ami­gos y to­dos los que me ro­dea­ban. De re­pen­te te­nía mu­chí­si­mo que apor­tar. No an­da­ba es­ca­sa de ideas ni de re­cur­sos, opor­tu­ni­da­des o amor. Era fá­cil ser ge­ne­ro­sa sa­bien­do que no te­nía ne­ce­si­dad de aca­pa­rar. No me cos­ta­ba ce­le­brar los éxi­tos ajenos, pues veía que ha­bía opor­tu­ni­da­des de so­bra para to­dos. ¡Mu­dar­me a Vi­lla Abun­dan­cia fue una de­ci­sión es­tu­pen­da!

¿Pre­fie­res una vi­lla don­de siem­pre es­tás al bor­de de la ina­ni­ción y don­de es­ca­sean el amor, las ideas, los re­cur­sos y las opor­tu­ni­da­des? ¿O una don­de se cree que las me­jo­res opor­tu­ni­da­des, las ideas más bri­llan­tes, los re­cur­sos más abun­dan­tes y el amor más pro­fun­do es­tán aún por des­cu­brir­se, y don­de al­can­za para to­dos? Ca­da uno es li­bre de de­ci­dir en qué vi­lla quie­re vi­vir.

Re­cuer­den es­to: El que siem­bra es­ca­sa­men­te, es­ca­sa­men­te co­se­cha­rá, y el que siem­bra en abun­dan­cia, en abun­dan­cia co­se­cha­rá. 2 Co­rin­tios 9:6 ( NVI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.