¿Quién se lo iba a ima­gi­nar?

Con­tra to­do pro­nós­ti­co

Conectate - - VORDER SEITE - Scott Ma­cG­re­gor Scott McG­re­gor es es­cri­tor y co­men­ta­ris­ta. Vi­ve en Ca­na­dá.

El cur­so de for­ma­ción de dis­cí­pu­los Dis­ci­ple Ma­king: Trai­ning Lea­ders

to Ma­ke Dis­ci­ples1 ci­ta un in­for­me ima­gi­na­rio ela­bo­ra­do por la em­pre­sa Con­sul­to­ría Ad­mi­nis­tra­ti­va Jor­dán, con se­de en Jerusalén, en el que le pre­sen­tan a Jesús sus con­clu­sio­nes acer­ca de los do­ce hom­bres so­bre los que Él so­li­ci­tó una eva­lua­ción. Es­ti­ma­do se­ñor: Gra­cias por en­viar­nos el his­to­rial de los do­ce hom­bres que ha es­co­gi­do para pues­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos en su nue­va or­ga­ni­za­ción. […]

Nues­tro equi­po ha con­clui­do que a sus can­di­da­tos les fal­ta for­ma­ción, 1. © Billy Graham Cen­ter Ins­ti­tu­te

of Evan­ge­lism, 1994 2. V. 1 Sa­muel 16 3. V. 1 Sa­muel 17 4. V. 1 Sa­muel 22 5. V. 2 Sa­muel 3:1 6. V. 2 Sa­muel 15–18 7. V. 1 Re­yes 3 8. V. 1 Re­yes 11 9. Pro­ver­bios 16: 3 ( NVI) edu­ca­ción y ap­ti­tud vo­ca­cio­nal para el ti­po de em­pre­sa que us­ted pre­ten­de ini­ciar. […] Nues­tra re­co­men­da­ción es que con­ti­núe bus­can­do per­so­nal ex­pe­ri­men­ta­do con pro­ba­da ca­pa­ci­dad de ges­tión.

Si­món Pe­dro es emo­cio­nal­men­te ines­ta­ble y pro­pen­so a arran­ques de ira. An­drés no tie­ne en ab­so­lu­to do­tes de man­do. Los her­ma­nos San­tia­go y Juan […] an­te­po­nen sus in­tere­ses per­so­na­les a los de la com­pa­ñía. To­más tie­ne una cla­ra pre­dis­po­si­ción a ob­je­tar y cues­tio­nar, lo que po­dría mi­nar la mo­ral del gru­po. Ade­más con­si­de­ra­mos nues­tro de­ber re­ve­lar­le que Ma­teo fi­gu­ra en la lis­ta ne­gra de la Agen­cia de Bue­nas Prác­ti­cas Co­mer­cia­les de Jerusalén. Tan­to San­tia­go, el hi­jo de Al­feo, co­mo Ta­deo son in­di­vi­duos con in­cli­na­cio­nes ra­di­ca­les y cuadros ma­nia­co­de­pre­si­vos.

No obs­tan­te, uno de los can­di­da­tos sí pa­re­cer te­ner gran­des ap­ti­tu­des. Es un hom­bre há­bil e in­ge­nio­so, tie­ne bue­na lle­ga­da con la gen­te, una agu­de­za in­na­ta para los ne­go­cios y con­tac­tos en las al­tas es­fe­ras. Es una per­so­na su­ma­men­te mo­ti­va­da, am­bi­cio­sa y res­pon­sa­ble. Le re­co­men­da­mos, pues, a Ju­das Is­ca­rio­te para el car­go de di­rec­tor y co­mo hom­bre de con­fian­za.

Con iro­nía pen­sé: «Qué eva­lua­ción tan ati­na­da, ¿no?» Se me ocu­rrió en­ton­ces que una apre­cia­ción si­mi­lar se ha­bría po­di­do ha­cer de otros tan­tos per­so­na­jes bí­bli­cos:

Pen­se­mos, por ejem­plo, en el ti­po que de­bía li­brar a los he­breos de la es­cla­vi­tud de Egip­to y con­du­cir­los a la Tierra Pro­me­ti­da. Moi­sés se edu­có en la ca­sa real; dis­fru­tó de to­das las ven­ta­jas apa­re­ja­das al di­ne­ro y re­ci­bió una for­ma­ción de pri­me­ra. Pe­ro lo echó to­do por la bor­da, hu­yó co­mo un de­lin­cuen­te y ter­mi­nó apa­cen­tan­do ove­jas en el de­sier­to, don­de vi­vió has­ta los 80 años. Una vie­ja glo­ria, sin nin­gún fu­tu­ro.

Lue­go es­tá Da­vid, el ben­ja­mín de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, lo que de par­ti­da li­mi­ta bas­tan­te. Aun des­pués de ser es­co­gi­do co­mo el si­guien­te rey de Is­rael por el pro­fe­ta Sa­muel, se po­ne otra vez a pas­to­rear ove­jas,

lo cual cons­ti­tu­ye una suer­te de an­ti­clí­max2. En el ca­pí­tu­lo si­guien­te el mu­cha­cho ya apa­re­ce co­mo re­par­ti­dor de al­muer­zos, y se en­fras­ca en una pe­lea con un gi­gan­tón de tres me­tros de al­tu­ra, que en­ci­ma ve­nía ar­ma­do has­ta los dien­tes. Da­vid de­ci­de lan­zar­le pie­dras y por for­tu­na acier­ta de lleno con una3. De ahí se me­te a ban­do­le­ro y pa­sa a en­ca­be­zar la cua­dri­lla más gran­de de la re­gión4. Más ade­lan­te se ha­ce mer­ce­na­rio y ven­de los ser­vi­cios de to­da su cua­dri­lla a un be­li­co­so país ve­cino. Cuan­do eso ya no re­sul­ta, desata una gue­rra ci­vil en su pro­pio país5.

El tiem­po pa­sa, y a la postre Da­vid as­cien­de al trono. De­sa­for­tu­na­da­men­te ter­mi­na sien­do de­rro­ca­do por uno sus hijos y tie­ne que huir de la ca­pi­tal has­ta que su pri­mo acu­de a res­ca­tar­lo6.

Sa­lo­món, su he­re­de­ro, con­fie­sa sin pe­los en la len­gua que ni si­quie­ra sa­be ha­blar de­lan­te del pue­blo al que de­be di­ri­gir7. Dios com­pen­sa esa in­ca­pa­ci­dad y la da se­sos a Sa­lo­món, que le sir­ven para go­ber­nar, pe­ro no le al­can­zan para su vi­da fa­mi­liar. Aca­ba con unas mil es­po­sas y con­cu­bi­nas, y se afa­na tan­to por te­ner­las con­ten­tas que el país em­pie­za a des­mo­ro­nar­se8.

Ima­gí­na­te lo que di­rían de es­tos per­so­na­jes los an­te­rio­res eva­lua­do­res. Aven­tu­ro una versión:

De Moi­sés: «Muy acha­co­so ya para apor­tar al­go en es­ta eta­pa de su vi­da pro­fe­sio­nal. Te­nía un gran por­ve­nir, pe­ro em­pren­dió ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas —¿una fuer­te cri­sis de los cua­ren­ta?— y se es­fu­mó de la ciu­dad. Se de­di­có otros cua­ren­ta años al ne­go­cio de la fa­mi­lia de su es­po­sa, pe­ro ni si­quie­ra ahí de­mos­tró do­tes de li­de­raz­go. Le re­co­men­da­mos que se bus­que a al­guien más jo­ven».

De Da­vid: «Chi­co con­flic­ti­vo, más con­sa­gra­do a su mú­si­ca que a su ca­rre­ra. Ha li­de­ra­do una pan­di­lla y ha si­do trai­dor y mer­ce­na­rio. Le re­co­men­da­mos un ti­po me­nos vo­lu­ble».

De Sa­lo­món: «Jo­ven e inex­per­to. No es un buen co­mu­ni­ca­dor. Pro­pen­so al de­sen­freno. Muy da­do a des­pil­fa­rrar di­ne­ros y re­cur­sos en im­po­nen­tes edi­fi­cios. Le re­co­men­da­mos que se con­si­ga una per­so­na con me­nos arran­ques de va­ni­dad y ma­yor do­mi­nio de sí».

¡ Ahí lo tie­nes! Los após­to­les no fueron los úni­cos que ge­ne­ra­ron po­cas ex­pec­ta­ti­vas de éxi­to. Huel­ga de­cir que to­dos ellos, con la ex­cep­ción de Ju­das, triun­fa­ron de una ma­ne­ra in­creí­ble, mien­tras que el pre­di­lec­to de la em­pre­sa con­sul­to­ra —Ju­das— ter­mi­nó de­frau­dan­do a to­dos.

¿Qué nos di­ce to­do es­to? Por una par­te, es alen­ta­dor que quie­nes ter­mi­nan triun­fan­do en gran­de no sean ne­ce­sa­ria­men­te los que uno es­pe­ra­ba. Y a los que que­re­mos aliar­nos con el éxi­to en nues­tros pro­pios em­pren­di­mien­tos, la Pa­la­bra de Dios nos re­ve­la el se­cre­to: «Pon en ma­nos del Se­ñor to­das tus obras, y tus pro­yec­tos se cum­pli­rán» 9.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.