A NUES­TROS AMI­GOS Lec­ción de de­sin­te­rés

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Mi es­po­sa y yo so­le­mos ir una vez a la se­ma­na al mer­ca­do de fru­tas y ver­du­ras de nues­tro ba­rrio, un lu­gar siem­pre pin­to­res­co y folclórico. Allí la gen­te se sa­lu­da con efu­si­vi­dad, se con­si­guen las me­jo­res ofer­tas de pro­duc­tos fres­cos, se ha­bla del cli­ma, del go­bierno, de fút­bol, y so­bre to­do es un cen­tro so­cial pa­ra ma­tar so­le­da­des. Ese día, pa­ra ser con­se­cuen­tes con las pau­tas de vi­da sa­na, pri­vi­le­gia­mos la bi­ci­cle­ta. To­ca­dos de cas­co y pre­mu­ni­dos de mo­chi­las y al­for­jas, nos va­mos a la fe­ria, co­mo le di­cen en Chi­le. Es ha­bi­tual que vol­va­mos tan car­ga­dos de mer­ca­de­ría que di­fí­cil­men­te nos da­ría­mos cuen­ta si al­go se nos ca­ye­ra mien­tras pe­da­lea­mos.

En cier­ta oca­sión mi se­ño­ra no se per­ca­tó cuan­do su te­lé­fono ce­lu­lar se le es­cu­rrió del bol­si­llo,. So­lo cuan­do ya lle­gá­ba­mos a ca­sa nos di­mos cuen­ta de que el apa­ra­to se ha­bía es­fu­ma­do. De­ci­di­mos lla­mar al te­lé­fono por si el afor­tu­na­do que lo hu­bie­ra en­con­tra­do qui­sie­ra te­ner la gentileza de de­vol­vér­nos­lo. Pa­ra sor­pre­sa nues­tra, con­tes­tó una voz mas­cu­li­na. Cuan­do le con­té que mi mu­jer era la due­ña del te­lé­fono, nos ex­pli­có que su hi­jo ado­les­cen­te lo ha­bía des­cu­bier­to mien­tras pa­sea­ba por el par­que y que si pa­sá­ba­mos por su ca­sa gus­to­sa­men­te nos lo de­vol­ve­rían.

Con­ten­tos nos di­ri­gi­mos ha­cia el do­mi­ci­lio de nues­tros bien­he­cho­res, pe­ro nos to­pa­mos con un in­con­ve­nien­te. Que­ría­mos pre­miar al chi­co por su hon­ra­dez y ofre­cer­le al­go en me­tá­li­co; mas cuan­do re­vi­sa­mos la bi­lle­te­ra y es­cul­ca­mos nues­tros bol­si­llos, ¡vi­mos que no nos ha­bía que­da­do ni un pe­so! Re­bus­ca­mos en­tre las com­pras y en­con­tra­mos una ca­ji­ta de arán­da­nos fres­cos que el jo­ven pro­ba­ble­men­te dis­fru­ta­ría.

Lue­go de sa­lu­dar a los due­ños de la ca­sa y de agra­de­cer­le pro­fu­sa­men­te al hi­jo su buen ac­to, nos dis­cul­pa­mos por no po­der ofre­cer­le otra co­sa que unos arán­da­nos de tem­po­ra­da. Él los re­ci­bió con agra­do y, ya des­pi­dién­do­nos, mi es­po­sa le ex­pre­só al pa­pá lo mal que nos sen­tía­mos por no ha­ber po­di­do pre­miar co­mo co­rres­pon­día a su hi­jo. — Bueno, co­mo us­ted sa­be, hoy por ti y ma­ña­na por mí — ati­nó a de­cir­le ella. Él nos des­ar­mó con­tes­tan­do: —Y aun­que no fue­ra así. ¡Qué bo­ni­to es ha­cer el bien sin pen­sar en re­com­pen­sas, so­lo por el gus­to! Ese día aque­lla fa­mi­lia nos en­se­ñó una gran lec­ción de cris­tia­nis­mo, so­bre la im­por­tan­cia de dar sin es­pe­rar re­ci­bir na­da a cam­bio. «Ha­gan bien, y pres­ten no es­pe­ran­do na­da a cam­bio, y su re­com­pen­sa se­rá gran­de» 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.