No cai­ga­mos en el es­trés

7 con­se­jos que ofrece la Bi­blia

Conectate - - VORDER SEITE - Ma­rie Story MA­RIE STORY VI­VE EN SAN AN­TO­NIO ( EE. UU.), DON­DE TRABAJA CO­MO ILUSTRADORA IN­DE­PEN­DIEN­TE Y HA­CE VO­LUN­TA­RIA­DO EN UN ALBERGUE PA­RA INDIGENTES.

TEN­GO UN SOBRINO de seis años al que le en­can­tan los vi­deo­jue­gos. El otro día me sen­té con él mien­tras ha­cía un juego de carreras en su Wii. Ca­da ni­vel pre­sen­ta­ba más di­fi­cul­tad que el an­te­rior: ma­yor ve­lo­ci­dad y un re­co­rri­do más aza­ro­so. Yo lo mi­ra­ba y lo no­ta­ba ca­da vez más es­tre­sa­do. La ca­ra se le es­ta­ba po­nien­do ro­ja, las ma­nos le su­da­ban, y era in­ca­paz de per­ma­ne­cer sen­ta­do en su si­lla.

Fi­nal­men­te no aguan­tó más. Se echó a llo­rar y gri­tó:

—¡No lo so­por­to más, es­toy de­ma­sia­do es­tre­sa­do!

De re­pen­te, el juego que tan­to dis­fru­ta­ba ha­bía de­ge­ne­ra­do en pe­sa­di­lla. No pu­de me­nos que son­reír ante tan dra­má­ti­co es­ta­lli­do y apa­gué la te­le­vi­sión pa­ra dar­le un res­pi­ro.

Al día si­guien­te, tam­bién yo te­nía ga­nas de gri­tar. Me lle­ga­ron va­rios en­car­gos im­por­tan­tes con pla­zos de en­tre­ga apre­ta­dos. Ge­ne­ral­men­te dis­fru­to de mi trabajo; pero al au­men­tar la pre­sión qui­se ex­cla­mar: «¡No lo so­por­to más!» Aun­que no me pu­se a llo­rar ni di un be­rrin­che, ga­nas no me fal­ta­ron.

El es­trés es una reac­ción del or­ga­nis­mo ante un cam­bio que de­man­da una res­pues­ta fí­si­ca, men­tal o emo­cio­nal. El equi­li­brio vi­tal es de­li­ca­do, y si bien al­go de es­trés es na­tu­ral y pue­de resultar be­ne­fi­cio­so, la ex­ce­si­va pre­sión en cual­quier as­pec­to pue­de te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos: di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir, re­trai­mien­to, ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal o com­pli­ca­cio­nes de sa­lud. Cuan­to más se per­mi­te que el es­trés se pro­lon­gue y se in­ten­si­fi­que, más pe­li­gro­so pue­de resultar.

¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra com­ba­tir­lo? Par­ta­mos por de­cir que el es­trés no es na­da nue­vo: es un mal de muy lar­ga da­ta. Por eso la Bi­blia abun­da en con­se­jos pa­ra el mis­mo. He aquí al­gu­nos:

CON­VER­SAR CON AL­GUIEN

El após­tol Pablo re­co­mien­da: « Ayú­den­se unos a otros a lle­var sus car­gas» 1. Aun­que los de­más no pue­dan re­sol­ver tus pro­ble­mas, con fre­cuen­cia sen­ti­rás gran ali­vio al des­car­gar tus pe­sa­res so­bre al­guien dis­pues­to a es­cu­char­te. Mu­chas ve­ces, apenas uno se desaho­ga, las di­fi­cul­ta­des de­jan de pa­re­cer tan mo­nu­men­ta­les, y uno pue­de afron­tar­las sin sen­tir­se es­tre­sa­do o so­bre­car­ga­do.

FRACCIONAR LAS ME­TAS

Si nos sen­ti­mos muy pre­sio­na­dos, qui­zás es por­que pre­ten­de­mos li­diar con de­ma­sia­das co­sas a la vez. Je­sús di­ce que Su yu­go — o vo­lu­men de trabajo— es fá­cil, y li­ge­ra Su car­ga2. Si la tu­ya es de­ma­sia­do one­ro­sa, tal vez de­bas des­ha­cer­te de una par­te por un tiem­po.

FIJARSE OBJETIVOS REALISTAS

Si no lograr cum­plir tus ex­pec­ta­ti­vas y los de­más tam­po­co lo con­si­guen, tal vez sea por­que no

las has con­si­de­ra­do de­te­ni­da­men­te. «Su­pon­ga­mos que al­guno de us­te­des quie­re cons­truir una to­rre. ¿Aca­so no se sien­ta pri­me­ro a cal­cu­lar el cos­to, pa­ra ver si tie­ne su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra ter­mi­nar­la?» 3

CON­CEN­TRAR­SE EN LO QUE UNO PUE­DE CON­TRO­LAR

Je­sús nos man­da: «No se preo­cu­pen por el ma­ña­na » 4. Bas­tan­tes co­sas tenemos que aten­der el día de hoy co­mo pa­ra an­dar es­tre­sán­do­nos por los asun­tos de ma­ña­na. Al de­cir «el ma­ña­na » no so­lo se re­fie­re al fu­tu­ro, sino a to­do aque­llo so­bre lo cual no tenemos con­trol. Si no pue­des ha­cer na­da al respecto, con­fía en que Dios te ayu­da­rá a li­diar con ello cuan­do lle­gue el mo­men­to.

CUIDARSE FÍSICAMENTE

A me­nu­do, cuan­do se em­pie­zan a acu­mu­lar las co­sas el cui­da­do per­so­nal es lo pri­me­ro que se sus­pen­de. Sin em­bar­go, eso es jus­ta­men­te lo que no se de­be ha­cer. Cuan­do uno se ali­men­ta bien, duer­me bien y ha­ce ejer­ci­cio, se sien­te mejor físicamente, lo cual le per­mi­te afron­tar las di­fi­cul­ta­des con más con­fian­za y ener­gía. Pablo ex­pli­ca: «¿No sa­ben us­te­des que su cuer­po es templo del Es­pí­ri­tu San­to y que el Es­pí­ri­tu San­to vi­ve en us­te­des? Us­te­des no son sus pro­pios due­ños. […] Por eso de­ben hon­rar a Dios en el cuer­po» 5.

HA­CER PAU­SAS

En Pro­ver­bios 17:22 di­ce que «gran re­me­dio es el co­ra­zón ale­gre» 6. A ve­ces to­do lo que ne­ce­si­ta­mos cuan­do es­ta­mos es­tre­sa­dos es un pe­que­ño des­can­so. Un ra­to de re­po­so y re­la­ja­ción nos acla­ra la men­te. Así, cuan­do re­to­ma­mos la ta­rea nos sen­ti­mos re­no­va­dos, más fe­li­ces y con ma­yor ca­pa­ci­dad de concentración.

DE­DI­CAR UN RA­TO A JE­SÚS CA­DA DÍA

Je­sús di­ce: «Ven­gan a Mí to­dos us­te­des que es­tán can­sa­dos y ago­bia­dos, y Yo les da­ré des­can­so» 7.

El rey Da­vid, que tu­vo que so­por­tar mu­chí­si­ma tensión a lo lar­go de su vi­da, nos acon­se­ja: «En­co­mien­da al Se­ñor tus afa­nes, y Él te sos­ten­drá » 8. Pe­dro tam­bién nos ex­hor­ta: «De­jen to­das sus preo­cu­pa­cio­nes a Dios, por­que Él se in­tere­sa por us­te­des» 9. Con­ver­sa con Je­sús acer­ca de tus di­fi­cul­ta­des y pí­de­le so­lu­cio­nes y con­se­jos. Él nos ha prometido un yu­go fá­cil; de mo­do que si el tu­yo es muy pe­sa­do, pue­de in­di­car­te qué ha­cer pa­ra ali­ge­rar­lo.

Re­cuer­da que Je­sús com­pren­de las pre­sio­nes a las que es­tás so­me­ti­do. «No tenemos un su­mo sa­cer­do­te in­ca­paz de com­pa­de­cer­se de nues­tras de­bi­li­da­des; al con­tra­rio, […] ha ex­pe­ri­men­ta­do to­das nues­tras prue­bas» 10. Si le pre­sen­tas a Je­sús tus cui­tas y preo­cu­pa­cio­nes, Él te da­rá la for­ta­le­za pa­ra ocu­par­te de to­das tus ta­reas y obli­ga­cio­nes sin caer en el es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.