A NUES­TROS AMI­GOS Una decisión tras­cen­den­tal

Conectate - - NEWS -

Un fa­bri­can­te de za­pa­tos en­vió ha­ce mu­chos años a uno de sus re­pre­sen­tan­tes a una apar­ta­da re­gión de Áfri­ca. Po­co des­pués el en­via­do te­le­gra­fió a la ca­sa ma­triz: «Es inú­til ven­der za­pa­tos en es­ta par­te del mun­do. Aquí to­dos an­dan des­cal­zos». Y re­gre­só a su país. El em­pre­sa­rio man­dó a otro re­pre­sen­tan­te. Es­te pi­dió re­me­sa tras re­me­sa de za­pa­tos, se­ña­lan­do: « Aquí to­dos ne­ce­si­tan za­pa­tos».

Los dos re­pre­sen­tan­tes, en la mis­ma si­tua­ción, ob­tu­vie­ron re­sul­ta­dos muy dis­pa­res por te­ner una pers­pec­ti­va y una ac­ti­tud dis­tin­ta.

Qui­zás esa anéc­do­ta sea apó­cri­fa, pero vie­ne co­mo ani­llo al de­do pa­ra pre­sen­tar es­te número de Co­néc­ta­te.

Aco­sa­dos por pre­sio­nes de ín­do­le per­so­nal y pro­fe­sio­nal, nos cues­ta te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va to­do el tiem­po. Creo que la ma­yo­ría nos con­si­de­ra­mos op­ti­mis­tas y ani­mo­sos, por lo me­nos en lí­neas ge­ne­ra­les. Sin em­bar­go, ¿di­rían lo mis­mo de no­so­tros un buen ami­go o nuestro cón­yu­ge si les pi­dié­ra­mos su opi­nión?

La Bi­blia en­se­ña que una bue­na ac­ti­tud no es un don in­na­to. Una ac­ti­tud sa­na, orien­ta­da a ver el la­do bueno de las si­tua­cio­nes, de­be cul­ti­var­se des­de den­tro. No se com­pra. No se fa­bri­ca. No de­pen­de de in­fluen­cias ex­ter­nas, es de­cir, de ami­gos, pro­fe­so­res, je­fes, co­le­gas o los me­dios de di­fu­sión. Es consecuencia de una decisión que la Pa­la­bra de Dios nos in­vi­ta a ha­cer:

«To­do lo que es ver­da­de­ro, to­do lo ho­nes­to, to­do lo justo, to­do lo pu­ro, to­do lo ama­ble, to­do lo que es de buen nom­bre; si hay vir­tud al­gu­na, si al­go digno de ala­ban­za, en es­to pen­sad» 1.

De­ter­mi­ne­mos te­ner to­dos los días una ac­ti­tud de fe, ale­gría, con­vic­ción y com­pa­sión.

Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

1. Fi­li­pen­ses 4: 8

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.